Público
Público

Siemens despedirá a 6.900 trabajadores de las áreas relacionadas con el petróleo y el gas

Los despedidos representan cerca del 2% de toda la fuerza de trabajo a nivel global del grupo industrial alemán

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La sede del grupo industrial alemán Siemens, en Munich. REUTERS/Michael Dalder

El grupo Siemens ha anunciado este jueves que despedirá a 6.900 empleados de su negocio relacionado con el petróleo y el gas en todo el mundo, debido al rápido crecimiento e inclusión de las energías renovables, que están "sometiendo a presión" a las fuentes tradicionales de generación energética, según informó en un comunicado.

En concreto, los recortes se producirán en la división Energía y Gas (PG), en la de Industrias de Procesos y Propulsores (PD) y en la división de Servicios de Generación de Energía (PS). En total, los despedidos representarán cerca del 2% de toda la fuerza de trabajo a nivel global del grupo.

"Con su fuerza innovadora y su capacidad de generación, actualmente en rápida expansión, las energías renovables están sometiendo a otras formas de generación de energía a una presión cada vez mayor", asegura Siemens.

"La industria de generación de energía fósil está experimentando cambios estructurales y una disrupción de alcance", señaló la miembro del consejo de administración de Siemens Lisa Davis. "Esta decisión se enmarca dentro de la intención del grupo de reducir el tamaño del negocio energético, que se inició hace tres años", sostuvo la directiva.

Asimismo, Davis subrayó la importancia de estos recortes para garantizar la competitividad del grupo en el largo plazo. "Las medidas implican adaptar las capacidades globales de las divisiones afectadas al volumen de mercado esperado", indicó.

Según la compañía, de los 6.900 despidos, decisión con la que además busca aumentar la capacidad de utilización de las instalaciones de producción e impulsar la eficiencia, aproximadamente la mitad afectará a Alemania.

Más allá de Alemania, las medidas de reestructuración recortarán un total 1.100 puestos de trabajo en los países europeos. Asimismo, otros 2.500 empleados se verán perjudicados por este plan, de los que 1.800 se ubican en Estados Unidos.