Público
Público

Telefónica Los sindicatos se abren a negociar con Telefónica el plan de bajas voluntarias para mayores de 53 años

Se calcula que a este Plan de Suspensión Individual podrán acogerse unos 4.200 trabajadores, con el que la compañía registrará ahorros anuales de 220 millones desde 2021.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, en la junta general de accionistas de 2019. E.P.

Telefónica España propondrá a los sindicatos, en el marco de la negociación del nuevo convenio colectivo, un nuevo plan que, ente otras medidas, contempla bajas voluntarias para mayores de 53 años y que tendrá un coste previsto de 1.600 millones de euros, aunque registrará ahorros anuales de 220 millones desde 2021.

Este plan, debatido este martes en el marco de la reunión del consejo de administración de la compañía, está orientado a evolucionar la plantilla y adaptarla los desafíos del futuro, para lo que se intentará simplificar el actual marco laboral y llevar a cabo un programa de readaptación de sus trabajadores.

Este plan de salidas afectaría a más del 15% de la plantilla, es decir unos 4.200 empleados de un total de más de 30.600 empleados de filial española de la operadora. Los empleados de más de 53 años que se acojan a estas bajas cobrarán entre el 65 y el 70% de su salario.

La compañía estima que este programa, con las mismas condiciones que el anterior, tendrá un gasto estimado de 1.600 millones de euros, aunque los ahorros anuales promedio de gastos directos se situarán en el entorno de 220 millones de euros a partir de 2021. "En cualquier caso, el impacto en generación de caja sería positivo desde el primer año si bien dependerá de las condiciones finales negociadas y el grado de adhesión del plan", apunta.

"El convenio colectivo firmado hace cuatro años nos ha permitido grandes avances y nos ha dotado de estabilidad sociolaboral en este período. Pero ahora tenemos que ser más ambiciosos y evolucionar hacia una compañía más digital y preparada para los desafíos futuros", explicó el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo.

De esta forma, la intención de la entidad es dotar de nuevas habilidades a los trabajadores y continuar en los avances para la digitalización y robotización de procesos. La previsión es que en los próximos años más de la mitad de sus ventas se generen a través de canales digitales y que cada vez más usuarios se relacionen con la compañía desde la app MiMovistar.

Telefónica, que seguirá implementando nuevos despliegues de fibra y el apagado progresivo de la red de cobre y de las primitivas redes de telefonía móvil, señala que el plan tiene el objetivo de adaptar a la plantilla a las necesidades de los desafíos del futuro.

El mayor programa de formación de España

De esta forma, la corporación pondrá en marcha un programa de formación para mejorar las capacidades de los trabajadores y aprovechar las oportunidades que ofrecen los empleados actuales, por lo que ofrecerá a los representantes sindicales llevar a cabo "el mayor programa de formación desarrollado en España, cuyo contenido se decidirá de forma conjunta".

Esta iniciativa supondrá que más de 6.000 empleados participen en programas de 'reskilling', centrándose en áreas como seguridad, robotización, analytics, desarrollo web, consultoría de negocio, capacidades en TI o metodología Agile.

También se mejorarán las habilidades de trabajadores, para lo que el presupuesto de formación se duplicará y las horas dedicadas a ello por empleado aumentarán un 40% a lo largo del período de implementación del plan.

Por otro lado, al compañía destacó que el nuevo convenio debe dotar de un marco de estabilidad laboral en los próximos años, en línea con lo logrado con el documento anterior, y que permita una gestión "más flexible" y que avance en la diversidad.

Por ello, la firma tiene intención de poner en marcha un plan de suspensión individual (PSI) de empleo para un período de un año para trabajadores de 53 años, que tendrá carácter voluntario y cuyas condiciones concretas se decidirán en el marco de la negociación.

Unos 4.200 trabajadores podrán acogerse

En este sentido, UGT ha confirmado que al plan propuesto por Telefónica podrán acogerse unos 4.200 trabajadores, los nacidos en 1966 (unas 2.200 personas) y los nacidos en años anteriores (unas 2.000 personas), lo que permitirá que podrán beneficiarse de dicho plan aquellos empleados que no pudieron participar en anteriores ERE o PSI.

En un comunicado, el sindicato asegura que con esta medida la compañía pretende un ahorro de la masa salarial futura con el que paliar la "difícil situación económica" que atraviesa el grupo Telefónica en España y con la que trata de recuperar la confianza de los inversores y accionistas.

"Las fuerzas sindicales se ven, una vez más, ante la disyuntiva de tener que afrontar un nuevo plan de adecuación de plantilla que impactará directamente en la actividad futura de la compañía", lamentó UGT, tras asegurar que no rehuirá una negociación para obtener las mejores condiciones para los trabajadores que decidan adherirse al PSI, así como garantizar las condiciones laborales para los que continúen en la empresa.

"Voluntariedad, universalidad y no discriminación"

Por tanto, para el sindicato cualquier posibilidad de acuerdo pasa por mantener los principios de "voluntariedad, universalidad y no discriminación" establecidos en planes anteriores, así como prolongar las condiciones firmadas en el pasado PSI, y mantener la referencia de las condiciones económicas y sociales para la plantilla que permanezca, o lo que es lo mismo, firmar el II Convenio de Empresas Vinculadas de Telefónica, que no externalice actividades y que suponga un aumento del poder adquisitivo de la plantilla.

Mientras, el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha defendido que el proceso de negociación del II Convenio de Empresas Vinculadas de Telefónica resulte en mejoras a las plantillas para que puedan afrontar con serenidad el futuro más inmediato en un momento "tan convulso".

La organización sindical apuesta por la garantía del empleo como algo "fundamental" en estos tiempos "revueltos", así como por la mejora del poder adquisitivo, a tenor de las cuentas de la empresa. Además, resalta que la no movilidad geográfica interinsular o interprovincial "cobra aún más importancia" que en convenios anteriores.

En este sentido, destaca que, en caso de que hubiera salidas de la empresa, estas tendrían que ser "con garantías y en las mismas condiciones que las anteriores", es decir, "universales, voluntarias y que enlazasen con la jubilación", mientras que las condiciones económicas también deben estar "en paralelo con las anteriores", lo que, según CCOO, "todo indica que va a ser así".