Público
Público
Únete a nosotros

La tarifa plana del PP no consolida emprendedores: solo uno de cada nueve sigue como autónomo

Los datos de la Seguridad Social confirman los escasos efectos de esta medida, que ha mermado en 2.000 millones los ingresos de la Seguridad Social por cotizaciones, en la generación de autoempleo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 3

Apenas una de cada diez ayudas de tarifa plana se traduce en un nuevo autónomo de ocupación estable. Foto: Andrés Nieto Porras

“La cruda realidad es que dos millones de autónomos se han beneficiado de la tarifa plana, pero eso no se corresponde con el crecimiento del autoempleo, que ha sido apenas de 200.000 en ese periodo”, explica Eduardo Abad, secretario general de UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos).

La tarifa plana, una rebaja de las cotizaciones sociales que en la práctica se traduce en el descuento de la mitad de la cuota mínima (283 euros mensuales) para los autónomos durante dos años y por tramos ascendentes, fue una de las medidas estrella de la ministra de Trabajo con Rajoy, Fátima Báñez, para fomentar el autoempleo en un momento en el que, según la EPA (Encuesta de Población Activa), el paro llegó a afectar a más de seis millones de personas.

Los datos de la Seguridad Social indican que entre el cierre de 2012, el año anterior a la entrada en vigor de la tarifa plana, en febrero para menores de 30 años y en septiembre para todos los nuevos trabajadores por cuenta propia, y el final de 2018, la cifra de autónomos creció de 3.022.980 a 3.253.039, lo que supone un avance de 230.259, una media de 38.343 por ejercicio.

Si se toma como referencia 2014, primer año completo de aplicación de la medida, el aumento de la afiliación al RETA (Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos) en el quinquenio fue de solo 201.244, ya que había inscritos 3.051.795 al acabar el ejercicio anterior.

En esos seis años, según recoge un informe elaborado por UPTA, se acogieron a la tarifa plana 2.026.001 nuevos autónomos (1.788.689 si se cuenta a partir de 2014), lo que reduce los efectos de la medida en la generación de autoempleo a una escuálida horquilla del 11,25% al 11,36%.

Es decir, que apenas se consolida un trabajador autónomo por cada nueve emprendedores con descuento en la cuota, con una bonificación que ha supuesto para las arcas públicas una elevada merma de ingresos, de alrededor de 2.000 millones de euros.

“La mitad se han caído en dos años”

“Existe una desproporción entre los beneficiarios de tarifa plana y la evolución de los afiliados al RETA”, señala el informe de UPTA, que anota, no obstante, que si bien esa medida sí llegó a suponer “un fuerte incremento” del número de afiliados en su primer año de aplicación, “dejó de tener efectos significativos en la afiliación” a partir de 2016.

“Ha tenido una escasa incidencia en el autoempleo”, añade Abad, que destaca los datos de este invierno: a 31 de enero seguían vigentes 379.527 tarifas planas (129.863 para menores de 30 años y 249.664 para mayores de esa edad) cuando en los dos años anteriores se habían acogido a esa medida 710.655, lo que significa que “en los dos últimos años casi la mitad de los nuevos negocios se han caído, se han quedado en el camino” cuando las jubilaciones en ese periodo no llegar a 25.000. “Es una sangría”, anota.

En este sentido, el informe señala que “un porcentaje superior al 60% de los autónomos menores de 30 años permanecen en alta un periodo inferior a los 12 meses”, mientras los de mayor edad “igualmente presentan un alto porcentaje de cortas permanencias”, con un 49,54% por debajo del año.

Efectos heterogéneos por comunidades

La distribución territorial de los efectos de la tarifa plana son heterogéneos. Así, mientras en comunidades como Madrid, Baleares y Canarias el ratio ha superado el 20% y en otras como Andalucía, Murcia y el País Valencià ha llegado a pasar del 15%, no ha alcanzado el 5% en otras como Galicia Asturias, La Rioja o Aragón.
Y el resultado ha sido negativo en Euskadi y en Castilla y León, donde el número de afiliados al RETA se ha reducido a pesar de superar entre las dos los 130.000 beneficiarios de la tarifa plana.

La aplicación de la tarifa plana, por otro lado, ha llevado a algunas comunidades a suprimir las ayudas a la inversión y la adquisición de material para los nuevos autónomos. Con las cuotas actuales, un emprendedor se ahorra 3.999,84 euros los dos primeros años, mientras que algunas líneas autonómicas de apoyo llegaban a los 7.000.

Un apoyo perverso para la falsa economía colaborativa

“Hay que cambiar el apoyo al emprendimiento, queremos calidad y no cantidad”, indica Abad, cuya organización remitió el jueves a los partidos políticos una propuesta de medidas para mejorar el trabajo autónomo la próxima legislatura, tras la fallida reforma impulsada en la recién terminada, varias de cuyas medidas son inaplicables en la práctica.

Para Abad, el acceso a la tarifa plana debería estar vinculado a la presentación de un plan de negocio creíble para evitar los fracasos que están reventando la burbuja del emprendimiento y, como consecuencia, lastrando las cuentas de la Seguridad Social.

El sistema de la tarifa plana, por otro lado, también está generando una bolsa de falsos autónomos que empresas que explotan modelos perversos de economía colaborativa aprovechan para reducir sus costes laborales. “La burbuja del emprendimiento tiene un componente perverso que ha disparado la presencia de falsos autónomos en negocios que encuentran un aliciente en la tarifa plana”, indica el secretario general de UPTA.

En cualquier caso, la apuesta fundamental de la organización pasa por modificar el sistema de cotización de los autónomos vinculándolo a sus ingresos reales, una medida que se quedó en el cajón con el adelanto de las elecciones generales.

“Ese sería el momento de suprimir la tarifa plana y las bonificaciones -explica Abad-, de manera que los trabajadores por cuenta propia tuvieran una cotización menor que permitiría acabar con una medida cuya universalización, en la práctica, acaba pervirtiendo la finalidad de una ayuda que resulta fundamental para apoyar a la gente que empieza”.