Público
Público

El Tesoro emitirá menos deuda de la prevista en 2018 y ahorra 1.500 millones en intereses

No descarta realizar otro préstamo a la Seguridad Social en 2019 y no convocará la subasta del día 13 de diciembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio Pardo, durante su toma de posesión en el Ministerio de Economía. EFE

El Ministerio de Economía español anunció el miércoles que la emisión de deuda pública neta prevista para este año será finalmente inferior a la prevista por menores necesidades de financiación, y prevé un ahorro de 1.500 millones en carga financiera.

En una presentación sobre el cierre del año, el secretario general del Tesoro, Carlos San Basilio, dijo que la emisión neta será finalmente de 35.000 millones de euros, 5.000 millones inferior a la estimada inicialmente y 10.000 millones de euros por debajo respecto a los 45.031 millones de cierre del año pasado, por los mayores ingresos tributarios y las menores necesidades de financiación.

A su vez, ha cuantificado en 1.500 millones de euros en términos de caja (2.000 millones de euros en Contabilidad Nacional) el ahorro en carga financiera gracias a la menor necesidad de endeudamiento y los bajos tipos de interés.

A falta de las tres últimas emisiones de diciembre, el organismo prevé cerrar el ejercicio con una emisión bruta de 213.687 millones de euros, también un 3% menos que los 220.145 millones de euros previstos y un 8,6% por debajo de los 233.900 millones de euros de 2017, pese a que este año se han realizado tres amortizaciones anticipadas del préstamos del MEDE (el fondo de rescate de la UE) por valor conjunto de 8.000 millones de euros. De esta forma, el importe pendiente de devolución es de 23.721 millones de euros, del total de 41.333 millones de euros prestados para el rescate del sistema financiero.

España tiene aún pendiente de devolver a la UE 23.721 millones del rescate de la banca

En todo caso, San Basilio ha indicado que el Tesoro continuará con la política de preamortizaciones "a buen ritmo" en la medida que resulta "más barato" su propia deuda que la de los préstamos, aunque ha precisado que hasta avanzado el año 2019 no se sabrá cuánto se podrá preamortizar.

La reducción de la emisión neta se producirá a pesar del aumento de la aportación a la Seguridad Social, que ha pasado de 10.192 millones en 2017 a 13.833 millones en 2018. El organismo no descarta tener que realizar más préstamos a la Seguridad Social el próximo año, según ha apuntado San Basilio, que ha matizado que el anuncio queda sujeto a las necesidades finales de la Seguridad Social.

El secretario general del Tesoro dijo a periodistas que a falta de un mes para cerrar el ejercicio, el programa de financiación para 2018 estaba prácticamente acabado y, como suele ser habitual en la recta final del año, probablemente no se convocará alguna de las subastas inicialmente programadas para diciembre.

De cara a 2019, el secretario general del Tesoro dijo que no podía avanzar cifras de colocación hasta el mes de enero al seguir negociando el Gobierno un acuerdo para los Presupuestos del año que viene, aunque apuntó que lo previsible es que la emisión neta siga la misma senda descendente que el déficit.

"En la medida que la senda del déficit es decreciente, ... la tendencia debe ser la misma", dijo Carlos San Basilio, recordando que el Gobierno se ha propuesto rebajar el déficit al 1,8% del Producto Interior Bruto en 2019, frente al 2,7% previsto para 2018.

San Basilio ha valorado que los costes de financiación a medio y largo plazo han sido muy bajos, por lo que confía en que se sigan reduciendo las necesidades de financiación futura en un entorno "previsible" de aumento "gradual" de los tipos de interés.

En cuanto a las tenencias de deuda, ha apuntado que el peso creciente del BCE se está estabilizando en niveles de en torno al 22% (211.400 millones), y aunque el programa de compra del Banco Central se agota en enero, se mantendrá la reinversión en los próximos años, de forma que aunque deje de aumentar la participación en la cartera, la reducción va a ser "muy, muy lenta".

También se consolidan los tenedores extranjeros de deuda española, que se situarán en el 44,5% (422.000 millones), frente al 16,8% de las entidades de crédito españolas (159.400 millones).