Público
Público

Tipos de interés Nueva Zelanda, India y Tailandia bajan los  tipos por la guerra comercial EEUU-China

Las autoridades económicas mundiales toman medidas para sostener sus economías por el temor al impacto de la disputa entre Pekín y Washington.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sede del Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ), en el centro de Wellington. REUTERS/David Gray

La escalada en la guerra comercial entre EEUU y China, tras la decisión de Pekín de permitir que su moneda, el yuan, se debilite más allá de las 7,0 unidades por dólar,  ha elevado los temores sobre el impacto de esta disputa en la economía global. Las autoridades económicas mundiales han empezado a considerar la necesidad de aplicar más medidas de estímulo.

La semana pasada, la Reserva Federal de los EEUU bajó sus tipos de interés por primera vez en más de una década, mientras se esperan movimientos en esa dirección por parte del Banco Central Europeo y el Banco de Japón. Adelantándose a estos bancos centrales, las autoridades monetarias de Nueva Zelanda, India y Thailandia han acordado esta madrugada recortar el precio del dinero para sostener sus economías, que han comendado a mostrar señales de debilitamiento.

El primero en actuar fue el banco central de Nueva Zelanda, que ha sorprendido con un recorte  de tipos en medio punto, y ha apuntado la posibilidad de llegar a tasas por debajo de cero, en un giro radical de su política monetaria que llevó su divisa, el dólar neozelandés, al su nivel más bajo en tres años y medio.

Así, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda (RBNZ) redujo su tasa de efectivo oficial (OCR) al mínimo récord del 1% y abrió la puerta a una acción realmente drástica: "Es muy posible que tengamos que recurrir a los tipos de interés negativos", afirmó el gobernador del banco central neozelandés, Adrian Orr, en una conferencia de prensa después de la reunión del consejo de la entidad.

Los mercados, que habían pronosticado un recorte de 25 puntos básicos después de una rebaja similar en mayo pasado, ni siquiera habían soñado que tal medida sería necesaria salvo una recesión global o un desastre natural, y el impacto fue inmediato. El dólar kiwi cayó un 2%, para cambiarse en los 0,6378, su nivel más bajo desde principios de 2016 y la caída diaria más pronunciada en un año.

Las actas de la reunión de la RBNZ revelan cuán alarmados se han vuelto por la reciente escalada en la disputa comercial entre China y EEUU, temiendo su impacto negativo sobre la inversión y el crecimiento. El comité dio a conocer su mensaje moderado al predecir que no había posibilidad de un aumento del precio del dinero hasta finales de 2021, una perspectiva que también fue adoptada recientemente por el Banco de la Reserva de Australia (RBA).

El logo de del Banco de la Reserva de la India (RBI, en sus siglas en inglés), en su sede en Mumbai. REUTERS/Francis Mascarenhas

Tras Nueva Zelanda, el Banco de la Reserva de la India (RBI, según sus siglás en inglés) anunció una rebaja de sus tipos por cuarta vez consecutiva, para tratar de impulsar una economía que crece a su ritmo más lento en casi cinco años. El banco central indio recortó el precio del dinero en 0,35 puntos, hasta el 5,40%.

En su comunicado, el comité de política monetaria del RBI subraya que su "máxima prioridad en este momento " es impular la economía ante las preocupaciones por el crecimiento del país. De hecho, el banco central indio redujo su pronóstico de crecimiento económico al 6,9% desde 7% para el año fiscal actual. 

El banco central indio ha bajado los tipos en 1,1 puntos en lo que va de 2019. Pero no ha logrado que los bancos del país trasladen esa rebaja a sus préstamos.
de la India pasen recortes de tasas a los prestatarios. La ministra de Finanzas de la India, Nirmala Sitharaman, en una entrevista la semana pasada, expresó que le gustaría ver una reducción "significativa" en las tasas del RBI, para impulsar una economía débil.

El logo del Banco de Tailandia (BoT en sus siglas en inglés), en su sede en Bankok. REUTERS

El banco central de Tailandia se sumó a esta tendencia, y también por sorpresa ha bajado sus tipos por primera vez desde 2015, para apoyar respaldar el crecimiento vacilante y restar fortaleza a su divisa, el baht. El comité de política monetaria del Banco de Tailandia (BOT en sus siglas en inglés) ha recortado el precio de dinero en un cuarto de punto, hasta el 1,5%, el nivel es que se encontraba en diciembre (cuando realizó su primera subida desde 2011).

Titanun Mallikamas, secretario del comité de política monetaria del BOT, dijo en una conferencia de prensa que el recorte busca "ganar tiempo" mientras el banco central evalúa los mayores riesgos de guerras comerciales y factores externos.

El banco central tailandés ha expresado también su preocupación por la fortaleza de la moneda local, el baht, la divissa asiática que más ha subido en lo que va de año, al revalorizarse un 6% frente al dólar.

"Todas las herramientas disponibles"

"Se han usado casi todas las herramientas disponibles para facilitar un aterrizaje suave en la actual desaceleración del ciclo económico", dijeron analistas de OCBC en Singapur en una nota, apuntando al problema que representan las limitadas opciones de estímulo en un panorama de tipos por lo general muy bajas.

"Podríamos mantener a raya esta recesión con recortes de tipos, pero cuando se produzca una acumulación de estrés en la próxima desaceleración, es probable que la falta de espacio de política monetaria resulte en un aterrizaje más duro para la economía global", indicaron.

La volatilidad vivida esta semana en los mercados por el recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China se sumó a las preocupaciones de los bancos centrales. En Corea del Sur, las autoridades monetarias afirmaron estar listas para recortar los tipos si es necesario para lidiar con el impacto de la ansiedad de los mercados.

Las autoridades del Banco de Japón (BoJ, por sus siglas en inglés) también se refirieron a preocupaciones similares sobre el panorama de la economía global y pidieron a la institución que hable de un incremento del estímulo, de acuerdo a las minutas de su reunión de julio.

Ahora que los tipos rondan en torno a cero, al BoJ le queda poca munición para combatir una desaceleración. Los prolongados tipos ultrabajos han elevado también el costo de un alivio adicional, al afectar a los márgenes de los bancos.