Público
Público

Viviendas turísticas Competencia pide eliminar restricciones a Airbnb y no ve "evidencia empírica" que indique que presiona al alza los precios

La CNMC sale nuevamente en defensa de las viviendas turísticas que, según un informe suyo, “contribuyen a un uso más racional de los espacios urbanos, aportan riqueza a los ciudadanos y tienen un efecto positivo sobre el comercio local”.

Publicidad
Media: 2
Votos: 3

La sombra de una persona frente al logotipo de Airbnb. EFE

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) recomienda revisar en profundidad la normativa sobre apartamentos turísticos aprobada en los últimos años para unificar criterios y eliminar algunas restricciones (en la línea del propio lobby), como la prohibición de nuevas licencias o el establecimiento de moratorias.

Estas recomendaciones están incluidas en un informe elaborado por la CNMC, que ha analizado las normas autonómicas y locales y las ha comparado con las vigentes en las principales ciudades europeas. En el informe, Competencia no detecta “evidencia empírica robusta” que respalde afirmar que estos servicios sean responsables, aun parcialmente, de la presión sobre los precios de la vivienda. Todo ello pese a las protestas y los datos aportados por los propios afectados.

El organismo regulador considera que en España existe una gran disparidad normativa en materia de viviendas turísticas por la proliferación de normas autonómicas y locales heterogéneas, y subraya que el marco resultante es "heterogéneo" y "altamente restrictivo".

Según la CNMC, la popularización de plataformas digitales como Airbnb o HomeAway y la consiguiente expansión de las viviendas turísticas han traído beneficios para los usuarios y para la economía de las ciudades, pero también inconvenientes para los modelos de negocio previos.

En su opinión, la proliferación de viviendas turísticas ha intensificado la competencia, ha rebajado los precios y ha aumentado la calidad de los alojamientos.

La CNMC destaca que las viviendas turísticas contribuyen a un uso más racional de los espacios urbanos, aportan riqueza a los ciudadanos, contribuyen a recuperar barrios degradados y tienen un efecto positivo sobre el comercio local.

¿Presión sobre el precio? No hay "evidencia empírica"

A su juicio, algunos de los efectos negativos atribuidos a las viviendas turísticas, como los derivados de la congestión -ruido o efectos sobre el medio ambiente-, "son en realidad consustanciales al conjunto de la actividad turística y precisan de un enfoque regulatorio global". “Otros, como la presión sobre los precios de la vivienda, no cuentan con evidencia empírica robusta que respalde su magnitud”, afirma el organismo regulador.

La CNMC recalca que la regulación de las viviendas turísticas tiene que estar motivada por "la existencia de un fallo de mercado o una razón imperiosa de interés general", y debe ser "proporcionada".

En el análisis efectuado, el organismo regulador concluye que muchas normas autonómicas y locales "no superan el test de necesidad y proporcionalidad", por lo que es necesaria "una revisión en profundidad" de la legislación vigente.

La CNMC recomienda eliminar restricciones especialmente graves en la regulación de las viviendas turísticas, como la prohibición de licencias, la aplicación de moratorias, el establecimiento de cupos por zonas, la limitación de la duración de la estancia o la fijación de tamaños y precios.

Además, el regulador pide evitar requisitos y obligaciones que supongan una carga para los titulares de viviendas, como las exigencias de equipamiento y servicios mínimos, los regímenes de autorización previa o la exigencia de comunicar los precios a la Administración.