Público
Público

Wanda pone a la venta el rascacielos madrileño que compró en 2014

El grupo chino abandona el proyecto al no poder desmontar la fachada tal como quería. Pretende recuperar la inversión y vender el inmueble por el mismo precio por el que lo compró.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Imagen del Edifici España/EUROPA PRESS

MADRID.— Ya es oficial. El grupo chino Dalian Wanda ha decidido poner a la venta el Edificio España, el rascacielos ubicado en la emblemática Plaza de España de Madrid, que adquirió en el verano de 2014 al Banco de Santander por 265 millones de euros, renunciando así a sus planes iniciales de reformar el inmueble para convertirlo en un centro comercial y un hotel de lujo. El grupo chino quiere vender el edificio al menos por el mismo precio por el que lo compró y recuperar así la inversión.

Las diferencias de criterio entre la Comisión Local de Patrimonio Histórico de Madrid, que había impuesto conservar intactas la fachada de poniente y los laterales por su valor histórico y simbólico para la ciudad, y Wanda, que quería desmontar la fachada, son la razón principal del pinchazo del proyecto.

Ahora que no puede sacar adelante la reforma del inmueble como desea, Wanda ha decidido poner el edificio en el mercado. El grupo chino ha encargado a la consultora JLL la venta del rascacielos madrileño.

La decisión estaba cantada desde hace días a pesar que el Ayuntamiento de Madrid aún mantenía hasta ayer que las negociaciones seguían abiertas. Y eso que ayer, jueves, el Grupo Wanda emitió una aclaración en su página web en China explicando que estaba "reevaluando al completo" este proyecto que adquirieron en verano de 2014 para poner en marcha un hotel de lujo, entre otras cosas.

Por su parte, desde el Ayuntamientanto el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, detallaba que había asistido a una reunión con el grupo inversor chino y que las conversaciones aún se mantenían. El edil explicó que esa nueva propuesta contemplaba tanto la "viabilidad técnica" como dar "cumplimiento a la ley".

Según el concejal, en ningún momento se planteó la posibilidad de derribar la fachada y reconstruirla ladrillo a ladrillo, algo que, por otro lado, es inviable técnicamente. La solución pasaba —y pasa— por conciliar el cumplimiento de la ley y el mantenimiento de los elementos protegidos junto con la transformación del edificio que quiere hacer Wanda.

La fachada "por supuesto que se puede tocar", aclaró el concejal, que recordó que la consulta del grupo inversor chino pasaba por demolerla. Calvo añadió, además, que si las obras se ponen en marcha el Ayuntamiento se reserva la posibilidad de "garantizar avales" a Wanda para asegurar el desarrollo de los trabajos.

Ayer mismo, el delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, señalaba que la compra del Edificio España por el grupo chino Wanda supone únicamente el 10% de la inversión llegada a Madrid en el tercer trimestre de 2015.

Destacaba, en todo caso, que se trata de "un grupo más" y que si se comparan los datos del tercer trimestre de 2015 con los del ejercicio anterior en inversión extranjera directa queda patente el aumento del 46 por ciento siendo ya "Manuela Carmena la que dirigía el Ayuntamiento".

Compra en junio de 2014

Santander cerró en junio del pasado 2014 la venta del Edificio España a la sociedad Renville Invest, filial de Dalian Wanda Group, corporación del magnate chino Wang Jianli que engloba negocios hoteleros y comerciales, por un importe de 265 millones de euros.

El Edificio España, uno de los más emblemáticos de la capital, fue inaugurado en 1953 y tiene una altura de 117 metros repartidos en 28 plantas.

El inmueble, junto con el próximo de Torre de Madrid, fueron diseñados y realizados en la década de 1950 por los hermanos Joaquín y Julián Otamendi, que quisieron dotar a la ciudad de sus primeros rascacielos.

El edificio España albergó el Hotel Crowne Plaza, un centro comercial, apartamentos, viviendas y oficinas hasta 2006. Un año más tarde se inició su rehabilitación con el objetivo de que albergara un gran hotel y viviendas de lujo en 2010. Sin embargo, una vez finalizado el vaciado integral, el proyecto quedó paralizado.