Público
Público

Perú Anahí Durand: "Seguiremos haciendo un acompañamiento crítico al Gobierno de Castillo frente a la derecha golpista"

exministra peruana y líder de Nuevo Perú, Anahí Durand
exministra peruana y líder de Nuevo Perú, Anahí Durand. Cedida

La izquierda peruana llegó al poder en julio del año pasado de la mano de un maestro rural, Pedro Castillo, prácticamente desconocido para la opinión pública. Su candidatura, al frente de Perú Libre, un partido de orientación marxista-leninista y valores morales conservadores, fue apoyada en la segunda vuelta por otros sectores políticos para impedir el triunfo de la derechista Keiko Fujimori. Castillo ganó de forma ajustada y ha gobernado desde entonces con el respaldo, entre otros, de Nuevo Perú, el partido que recogió el testigo del Frente Amplio y se presentó integrado en la coalición Juntos por el Perú. 

La socióloga y activista feminista Anahí Durand (Lima,1978) ha formado parte del Gobierno de Castillo como ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables hasta la penúltima remodelación de principios de febrero y acaba de sustituir a la excandidata presidencial Verónika Mendoza al frente de Nuevo Perú. Pese a perder protagonismo en el gabinete, la formación progresista seguirá respaldando al Gobierno, según confirma Durand en una entrevista telefónica con Público: "Seguiremos haciendo un acompañamiento crítico al Gobierno de Castillo".

El Congreso y el presidente Castillo acaban de firmar en Perú una suerte de tregua para no echar más leña al fuego a la inestabilidad política.

Esta tregua tensa no resuelve la crisis. Hay dos poderes del Estado que están bastante debilitados. El Congreso se puso en contra de Castillo desde el primer momento. Se expuso mucho ante la ciudadanía con la petición de "vacancia" (proceso de destitución que no salió adelante), y eso le quitó fuerza para seguir adelante con esa agenda, por ahora. Al Ejecutivo se le baja el perfil y posterga toda la agenda de cambios con la que llegó al poder: la segunda reforma agraria, la nacionalización de los recursos, la reforma tributaria, la mejora de los servicios de salud y educación. Todas esas banderas de cambios en los que la ciudadanía tenía muchas expectativas se postergan en pos de una convivencia forzada. Vamos a ver hasta cuándo dura.

Usted acaba de ser nombrada presidenta de Nuevo Perú. Y hasta hace unas semanas era ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables ¿Van a seguir apoyado a Castillo pese a haber salido del Gobierno?

"Todas esas banderas de cambios en los que la ciudadanía tenía muchas expectativas se postergan en pos de una convivencia forzada"

Nuestra participación en el Gobierno nunca estuvo supeditada a un par de ministerios. En la segunda vuelta electoral, nosotros firmamos el Compromiso por el Cambio con Perú Libre y Pedro Castillo, que planteaba una plataforma programática de cambios en el país. Y en ese contexto, la salida de Pedro Francke (ex ministro de Finanzas) y mía es algo que marca un distanciamiento. La formación del gabinete de (Héctor) Valer, que duró unos días (fue el tercer Gobierno de Castillo), se debió más a una improvisación que a una derechización del Gobierno. No era un tema ideológico, era la desesperación por sobrevivir dando cupos en el Ejecutivo a diversas fuerzas políticas del Parlamento. Nuestra posición entonces fue pedir una rectificación, no patear el tablero. En ese sentido, nos alegró mucho que se pudiera rectificar con el nombramiento como primer ministro de Aníbal Torres (exministro de Justicia y presidente del Consejo de Ministros desde el 8 de febrero), un conocido constitucionalista con una trayectoria política importante.

¿Nuevo Perú seguirá entonces apoyando a Castillo?

Más que apoyando, lo nuestro es un acompañamiento crítico, no somos complacientes tampoco. Las críticas hay que hacerlas, pero creemos que es un momento en que hay que tener una línea conjunta (con el Gobierno) frente a la derecha y ultraderecha golpistas y antidemocráticas que quieren tomar el poder como sea.

Castillo ha formado en seis meses cuatro gabinetes y en el último, que encabeza Torres, también hay ministros muy cuestionados.

El Gobierno ha seguido esa lógica de sobrevivencia, al situar por ejemplo como ministro de Finanzas a un neoliberal (Oscar Graham), o un ministro de Salud (Hernán Condori) que también está cuestionado, o un ministro de Cultura (Alejandro Salas) con comentarios racistas… Se impone así esa lógica de postergar la agenda de cambios y mantener esta necesidad de sobrevivir, dando espacio a diferentes fuerzas políticas con presencia parlamentaria. Y ahí nuestra posición no es sumarnos a las peticiones de "vacancia", sino más bien exigir que se cumplan los cambios y que el compromiso firmado esté más plenamente vigente.

¿Hay tensiones entre las diferentes familias de la izquierda peruana? Se lo pregunto por las críticas que han recibido ustedes por parte del líder de Perú Libre, Vladimir Cerrón, quien los sigue calificando despectivamente como "izquierda caviar".

"Las críticas hay que hacerlas, pero creemos que es un momento en que hay que tener una línea conjunta (con el Gobierno) frente a la derecha y ultraderecha golpistas y antidemocráticas"

Perú Libre cubre un sector de la izquierda regional, es una plataforma más ortodoxa, más pragmática, como se ha visto. Nuevo Perú todavía no tiene una inscripción como partido (está representado en el Congreso con cuatro diputados dentro de la alianza con Juntos por el Perú). Lo que diga o no diga Cerrón a estas alturas no tiene para mí mayor trascendencia. Estamos en una situación muy compleja, con unas elecciones regionales y locales en octubre, donde la misma inestabilidad y crisis política termina perjudicándonos a todas las izquierdas. La derecha peruana busca anular la posibilidad de que en los próximos 20 años cualquier proyecto de izquierda pueda ser electo. Todos vamos a ser cuestionados. Por eso necesitamos tener una mirada más estratégica y trabajar entre todos líneas programáticas cuando se pueda. Hay espacio para esta izquierda más diversa que nosotros queremos representar. Y también hay espacio para Perú Libre. Nos hace falta tener esa mirada unitaria más estratégica de cara a un adversario que está muy bien posicionado y que tiene un apoyo internacional evidente… Y nosotros estamos en este pleito menudo del caviar.

Esos apoyos internacionales que menciona se han evidenciado recientemente con el posicionamiento del 'Financial Times' sugiriendo la necesidad de unas nuevas elecciones.

El drama para la derecha y los grupos de poder es que ellos quieren que se vaya el presidente mientras ellos se quedan en el Congreso. Están probando diversas vías, como la "vacancia", y en esa línea hay una coordinación muy activa con el escenario internacional. Se trata de generar la idea de un país ingobernable, pero en Perú la vida continúa: vamos a iniciar las clases en marzo, la economía va bien, y eso es algo que no soportan, no hay un escenario de movilización o estallido que les pudiera sumar a su propuesta de nuevas elecciones... Creo que eso lo entendieron para dar esta tregua momentánea. Y creo que ha sido muy activo el escenario internacional desde la segunda vuelta, con actores como (Mario) Vargas Llosa moviendo todo su concierto de opinólogos para hablar de un fraude electoral que nunca existió. O con los posicionamientos de la CNN o el Financial Times. Todo esto va apuntando a generar condiciones internacionales para que haya una aceptación de un hecho claramente antidemocrático.

A esas presiones se suma el hecho de que Castillo no parece encontrar el rumbo adecuado y ha hecho nombramientos polémicos en sus diferentes gabinetes.

Hay que hacer hincapié en un tema: ha habido en el pasado ministros en este país acusados de asesinato y violación y jamás hubo este énfasis. Se está abusando de la figura parlamentaria de la interpelación para bajarse ministros y desestabilizar el gabinete. Es cierto que ha habido ministros muy cuestionados que han tenido que renunciar, pero también ha habido una exacerbación de la figura de la interpelación parlamentaria.

exministra peruana y líder de Nuevo Perú, Anahí Durand
exministra peruana y líder de Nuevo Perú, Anahí Durand. Cedida

¿Qué errores se le pueden achacar a Castillo?

"Yo creo que un error del presidente es tener una coalición débil que no pudo fortalecer de cara al pueblo"

Yo creo que un error del presidente es tener una coalición débil que no pudo fortalecer de cara al pueblo. Hay que reconocer eso: una dificultad grande para tomar decisiones rápidamente de cara a las organizaciones sociales para tratar de variar una correlación de fuerzas que era muy frágil, porque no hay que olvidar que Castillo ganó por 45.000 votos y con una derecha muy empoderada, muy envalentonada, que denunció fraude, que anunció que iba a hacer "vacancia", con unos grupos de poder absolutamente atemorizados porque no tienen ya los vínculos que siempre tuvieron con los Gobiernos… El error es no haber variado esa correlación desde una agenda de cambios y apoyándose más en la ciudadanía y en las organizaciones sociales. Y el hecho de estar permanentemente a la defensiva. A eso se agrega, efectivamente, que hubo funcionarios cuestionados con determinados temas que se exacerban en un escenario de inestabilidad gubernamental.

Ustedes abogan por una nueva Constitución para Perú que entierre la aprobada en 1993 por Alberto Fujimori, condenado por violación de derechos humanos.

Pedimos en primer lugar la convocatoria de un referéndum, para que la gente se exprese y diga si quiere o no una Constitución y si tendría que ser a través de una Asamblea Constituyente, como sucedió en Chile. La cerrazón del Congreso en este tema quedó clara al sacar una ley antireferéndum y eso es una situación antidemocrática bastante preocupante. Creemos que debería haber una Asamblea Constituyente plurinacional, paritaria, donde estén representadas las diferentes fuerzas de la sociedad, porque la Constitución de 1993 fue hecha a espaldas de la gente. Es el momento de dar ese debate para darle una salida de fondo a la crisis.

Usted estuvo al frente del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables hasta hace poco ¿Pudo impulsar en ese tiempo medidas en favor de estos colectivos?

Durante mi etapa sentamos varias líneas de gobierno que espero que continúen ahora con la nueva ministra (Diana Miloslavich). Son líneas orientadas a recuperar el rol del Estado como garante de derechos. Tuvimos una preocupación compartida con el presidente: qué hacer con los 98.000 niños huérfanos que hubo a causa del covid y que situaba a Perú como el país con más niños huérfanos del mundo, según publicó la revista The Lancet en junio. Nuestro proyecto de pensión y orfandad va a mejorar la vida de más de 80.000 familias. En el caso de las mujeres, marcamos una pauta de trabajar con las organizaciones sociales para frenar la violencia y garantizar los derechos de la mujer.

¿Qué le parece el hecho de que haya habido tan pocas mujeres en los cuatro gabinetes de Castillo?

"De 1800 alcaldes, apenas 90 son mujeres"

Es un tema estructural que lamentablemente también ocurre a nivel de autoridades locales. De 1800 alcaldes, apenas 90 son mujeres. Las mujeres estamos subrepresentadas y yo creo que ahí también hace falta un compromiso más decidido desde el Ejecutivo. Hay avances y retrocesos. Primero hubo dos ministras, luego seis, ahora tres... Tenemos que empujar en esa necesidad de representación, no solo desde las instancias gubernamentales, sino también desde la calle.

Hace un mes se produjo un gran vertido de petróleo en la costa central peruana que involucra a la compañía Repsol. ¿Cómo está actuando el Gobierno en esta grave crisis medioambiental?

Es absolutamente preocupante lo que ocurrió. Se ha cumplido un mes y estamos viendo cómo todos los temas de compensación y remediación avanzan lentísimos. La inestabilidad del Gobierno hace que su acción no sea tan contundente. Y de fondo, hay una permisividad de los últimos Gobiernos con todas las empresas privadas. En el tema de contaminación es importante dar una muestra de que eso no puede volver a pasar. Se ha dañado todo el ecosistema, pero también la vida de miles de familias que vivían de la pesca… Creo que es muy preocupante y hace falta mayor contundencia en las acciones para la sanción, la remediación y la compensación.