Público
Público

CINE E IGUALDAD Guillermo Ríos: "Las mujeres tienen que esforzarse mucho más que los hombres para que la sociedad las crea"

Ariadna Gil con el director del rodaje.
Ariadna Gil con el director de 'Solo una vez', Guillermo Ríos. — ACONTRACORRIENTE FILMS

Dieciocho mujeres han sido asesinadas en este 2021. Ocho de ellas en un solo mes, mayo. Desde que se tienen datos, año 2003, ya son 1.096 las víctimas. La violencia machista es una de las peores lacras que sufre esta sociedad y, sin embargo, la evidencia se niega incluso en el Congreso de los Diputados y algunos medios de comunicación insisten en servir de altavoces a representantes de la ultraderecha que rechazan esta siniestra realidad. Comprender y conocer la mecánica del maltrato machista tal vez permitiría que muchos hombres y mujeres detectaran comportamientos que más tarde derivarán en control, vejaciones, golpes o muerte. La ópera prima de Guillermo Ríos, Solo una vez, adaptación al cine de la obra de teatro de Marta Buchaca, pretende exactamente esto, revelar las mentiras repetidas que la sociedad ha terminado creyéndose, hacer pedazos las excusas perpetuas del "yo no soy así" y del "ha sido solo una vez, no volverá a pasar" y desmontar convicciones erróneas. El maltrato machista está en todas partes, en las clases altas y en el mundo de la cultura, también.

Aunque esta sea una película de encargo, el maltrato machista no es un tema ajeno a usted, ¿no?

Sí. El productor no me encargó cualquier cosa, ya había hecho antes cortometrajes con carga social. Uno de ellos, un documental sobre una mujer sentenciada a morir por lapidación por adúltera y deshonesta. Era una denuncia de la injusticia y de la violencia machista en los países africanos que es mucho más potente que aquí. La película relataba la historia de esa mujer y de cómo llegó hasta ahí.

Para usted, entonces, ¿el cine sirve de herramienta social?

El cine es una herramienta que no solo sirve para entretener, también es útil para ayudar a reflexionar sobre muchas cosas que tenemos que mejorar. Sé que es romántico, pero algunos trabajamos para crear un mundo mejor.

Hay mucha información en la película, ¿algo que usted destacaría?

Como hombre, creo que es esencial identificar la evidencia machista de la que no somos a veces conscientes. Este ha sido para mí un viaje para mejorar como persona. Hay muchas cosas que no contamos, pero en las relaciones se ejerce mucha violencia física y psicológica, se invade el espacio del otro, se intenta tener control sobre su vida…

El carácter didáctico de 'Solo una vez' ¿ayudará a eso?

Absolutamente, al estar tan bien documentado y asesorado se consiguen distintas visiones sobre el tema. Ojalá ayude a algunas personas y sean capaces de detectar la primera piedra que luego ser convertirá, si no, en un gran problema, detectar que estamos ante casos de posible violencia machista. Lo más difícil es lo psicológico, por los vínculos emocionales y sentimentales que conlleva.

Álex García y Silvia en 'Solo una vez'. AContracorriente Films

El discurso repetido de muchos hombres del "Yo no soy así" ¿no suena ya demasiado cínico?

Sí, sí, baladí y en los tiempos que corren más. Muchas veces no nos damos cuenta de lo que tenemos dentro por cómo nos han educado. A mí me han educado de una forma más abierta, pero aun así, en mi infancia la mujer era la que se quedaba en casa. Es difícil darse cuenta de ciertos aspectos, lo más importante es educar en casa y siempre desde la igualdad. Yo tengo un hijo y dos hijas y ahora me doy cuenta de que a veces les he tratado diferente.

La mujer maltratada de la historia no acepta el maltrato…

Era importante que Silvia Abril entrara con fuerza, porque los casos de mujeres así son tan habituales como los de que las mujeres que llegan derrotadas y aceptándolo. Además, era importante hacerlo desde una clase social media alta, con formación, y decir no a los tópicos.

Los personajes son del mundo de la cultura, ¿qué aporta a la película ubicar a los personajes en este sector?

El maltrato machista está presente también en la cultura, en todos los ámbitos, sectores, profesiones… en la sociedad en general. Ubicar la historia en el mundo de la cultura lo hace huir del tópico. Marta y yo nos basamos en casos de personas brillantes, con cultura, que han estado en esas situaciones. Es importante hacer ver que es un problema de la sociedad en general.

Ariadna Gil con el director del rodaje. AContracorriente Films

Del mundo en general…

No debería existir este mundo que mata a sus mujeres. Hay mucha gente intentando evitar todo eso y el cine es una de las herramientas para poder mejorar. Hay que sensibilizar y tratar de mejorar el mundo y esta película es mi granito de arena.

Como en la película, ¿el ego masculino y el miedo son elementos presentes en estos casos?

En el caso de él, su ego le sobrepasa y eso hace daño, pero él no puede o no es capaz de admitirlo. Es común, por eso está ahí, había que hacer creíbles y cercanos a los personajes. En cuanto al miedo, las mujeres viven en la sociedad del miedo que provocan los hombres. Pero la mujer utiliza la inteligencia para superar dificultades y eso me parece maravilloso, inteligencia para sobrevivir y resolver los conflictos. Un hombre cuando cree que no hay opción, apuesta por lo físico, por la violencia física. Las mujeres no apuestan por la violencia.

¿'Solo una vez' intenta revelar también la manera en que la sociedad ve este problema?

Sí. La película pretende ser un reflejo de cómo ve la sociedad estos casos. De entrada, no se culpa al hombre, se pone en duda a la mujer. Socialmente siempre vamos a perdonar al hombre, pero yo quiero creer que en eso estamos mejorando. En este mundo las mujeres tienen que esforzarse mucho más que los hombres para que la sociedad las crea.