Público
Público

Coronavirus Catalunya Núria Marín: "Para la reconstrucción, el Estado pondrá 16.000 millones y la Diputació mil millones; de la Generalitat solo he oído quejas"

La alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat y presidenta de la Diputació de Barcelona, Núria Marín, evalúa el impacto de la crisis del coronavirus, pide elecciones en Catalunya y apuesta por el diálogo entre el Govern de la Generalitat i el Gobierno estatal
La alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat y presidenta de la Diputació de Barcelona, Núria Marín, evalúa el impacto de la crisis del coronavirus, pide elecciones en Catalunya y apuesta por el diálogo entre el Govern de la Generalitat i el Gobierno estatal. / PUBLIC

Núria Marín Martínez (L’Hospitalet de Llobregat, 1963). La alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat es todo un referente del mundo de la política local al frente de la segunda ciudad de Catalunya y con la alcaldía más importante del PSC en la actualidad con mayoría absoluta. Se consolida como una de las principales líderes del PSC, donde es adjunta a la primera secretaría. Y también es una voz catalana de peso en el PSOE, como miembro de la comisión ejecutiva federal. Marín es alcaldesa por encima de todo, pero ha añadido a su cartera de obligaciones la presidencia de la Diputació de Barcelona, tras un acuerdo con JxCat.

En julio cumplirá el primer año al frente de la Diputació de Barcelona. ¿Qué valoración hace y cómo le va gobernando con los independentistas de JxCat?

El PSC y JxCat pusimos en el centro del acuerdo lo que nos unía. Y esto no debe servir solo para el gobierno, sino para el conjunto de la Diputació. En la demarcación de Barcelona tenemos alcaldías de todos los colores y nosotros tenemos que trabajar para todos los ayuntamientos por igual. En el gobierno hemos profundizado en lo que nos une por parte del PSC y ­JxCat, aunque es evidente que si hablamos del Procés no nos pondremos de acuerdo. Pero en estos diez meses hemos tenido poco tiempo para hablar de esta cuestión. Hemos estado desarrollando nuestro programa de inversiones y después llegó la pandemia, que aún ha fortalecido más la alianza entre los grupos del gobierno, y creo que también la relación con el resto, porque todo el mundo ha manifestado la voluntad de sumar y trabajar juntos en beneficio de los ciudadanos.

Como dirigente del PSC, ¿cree que se necesitan elecciones en Catalunya?

No sé si se necesitan elecciones, pero debería haberlas. La situación de provisionalidad del Govern está bastante instaurada. Y sería bueno que pudiéramos trabajar por el futuro de Catalunya con un Govern fuerte en la Generalitat que permitiera poner sobre la mesa medidas que ayuden a todos a salir adelante. La situación actual es de una debilidad evidente.

¿Es necesario reactivar la mesa de diálogo entre el Govern de la Generalitat y el Gobierno español?

"En el pasado ha habido una falta de diálogo clamorosa"

Para mí todo lo que sirva para el diálogo es positivo. Durante toda esta crisis del coronavirus ha habido un diálogo permanente. No ha habido en la historia tantas conversaciones entre el Gobierno del Estado y el de Catalunya como en estos tres meses. Y eso es bueno. Como lo es el diálogo entre el Ayuntamiento de L’Hospitalet o la Diputació de Barcelona con la Generalitat. Otra cosa es que hablar sirva de mucho o de poco. Pero las líneas de diálogo y de comunicación siempre son buenas, aunque los frutos no sean siempre los que nos gustarían, y que a veces sea frustrante, porque a la hora de concretar no siempre los ritmos de los interlocutores son los mismos. Pero hay que hablar, porque en el pasado ha habido una falta de diálogo clamorosa.

El fichaje del expresident de la Generalitat José Montilla por el consejo de administración de Enagás ha generado muchas críticas. ¿Cómo lo valora?

Se generan polémicas sobre muchas cosas, pero el expresident Montilla es una persona que siempre ha mostrado honradez, que siempre ha trabajado mucho en todo lo que ha liderado y ahora ha tomado la decisión personal de dar este paso hacia el sector privado. Tiene mi máximo respeto.

¿Cree que la Generalitat debería gestionar el Ingreso Mínimo Vital?

Lo que hace falta es que llegue a los ciudadanos lo más rápido posible. Y la mejor gestión de estos recursos, como tantos otros, es desde la proximidad. Los municipios somos los que acabaremos haciendo esta tarea, en colaboración con el resto de Administraciones. Directamente a través del Gobierno de España o indirectamente con el Govern de la Generalitat. Todas las Administraciones tenemos que ser conscientes de que este es un nuevo pilar del Estado del bienestar que era necesario desde hacía mucho tiempo, y lo que hace falta es que seamos eficientes y eficaces para buscar el sistema que garantice al ciudadano recibir esta ayuda lo más rápidamente posible, con todas las garantías. Y que lo hagamos los municipios creo que es una buena fórmula, especialmente en el caso de los ayuntamientos grandes.

L’Hospitalet de Llobregat es el municipio con mayor densidad de población. ¿Ha sido difícil el confinamiento y la gestión de la pandemia con estas características?

La respuesta de la ciudadanía de L’Hospitalet ha sido muy positiva y se han cumplido las normas mayoritariamente. Y desde el Ayuntamiento hemos ayudado a las autoridades sanitarias a que la gente pudiera cumplir las instrucciones decretadas. Es cierto que tenemos una gran densidad de población, pero la gente reaccionó con un gran comportamiento.

¿Le preocupa el paro en Fira de Barcelona y las dificultades para recuperar una actividad importante para L’Hospitalet y basada en grandes masas de visitantes?

Fira tiene una repercusión muy positiva para L’Hospitalet. La prueba es cómo hemos logrado desarrollar el Distrito Económico a su alrededor en los últimos años. Queremos que se recupere lo antes posible una actividad ferial lo más normalizada posible. Pero para nosotros es prioritaria la seguridad sanitaria, y por lo tanto iremos al ritmo que las autoridades sanitarias nos marquen. Seguramente la reanudación requerirá de ajustes y varias fases hasta recuperar eventos feriales de la magnitud del pasado.

¿Cuáles son los costes que ha supuesto la crisis generada por el coronavirus?

En costes extraordinarios de aumento del gasto para el Ayuntamiento, lo hemos cifrado en 20 millones por los servicios municipales imprevistos que hemos tenido que poner en marcha y por el descenso de la recaudación. Pero la factura para la ciudad es mucho más elevada por el paro de la actividad económica. El impacto es muy fuerte.

¿Y cómo piensan hacerle frente?

Esperamos que se produzca una reactivación de la actividad económica

Creo que es muy importante sumar entre las Administraciones, pero también a nivel local. He planteado hacer un Pacto de Ciudad para superar la crisis económica y social generada por la pandemia. No solo entre los grupos políticos municipales, sino también con los agentes sociales y las entidades. Siempre que hemos ido juntos hemos superado los problemas de la ciudad. Tenemos un borrador y estamos en fase de recibir aportaciones y propuestas. También esperamos que se produzca una reactivación de la actividad económica y esperamos que lleguen hasta los ayuntamientos los recursos previstos de Europa.

¿Una herramienta sería que los ayuntamientos puedan utilizar su superávit? ¿Ve lógico que se les impida hacer frente a la crisis con los recursos sobrantes?

Lo hemos pedido al Gobierno de España.

¿Y cuál es la respuesta?

Creo que hay una buena predisposición y que se permitirá. Vamos en esa dirección y tengo muy claro que con un Gobierno del PP esto no sería posible. El presidente ­Sánchez es muy consciente del papel fundamental de los municipios, y creo que habilitará que se pueda devolver a los municipios lo que es nuestro.

 Como presidenta de la Diputació de Barcelona, ¿cuál ha sido el papel de la institución en esta crisis?

El objetivo que me marqué desde el primer momento fue el de prestar toda la ayuda necesaria a todos los municipios. Ayudar a los municipios es la mejor manera de llegar a los ciudadanos. En un primer momento, vertiendo recursos materiales y económicos especialmente en la Conca d’Òdena por el problema grave de contagios y confinamiento que sufrieron. Con atención a la gente más débil, como los ancianos, poniendo en marcha un operativo de atención a aquellos que estaban solos en sus domicilios. Y después al resto de municipios, para garantizar los servicios básicos de todos los ayuntamientos, la distribución de material de protección sanitario para todo el personal municipal y la ayuda técnica referente a la notificación e interpretación de todos los decretos del estado de alarma que se iban aprobando.

¿Qué recursos han invertido en el conjunto de la demarcación de Barcelona?

Desde la Diputació de Barcelona hemos presentado un plan de choque de 100 millones de euros a los que hay que añadir 900 millones más hasta el final del mandato con un nuevo Plan Red de Gobiernos Locales. Mil millones en total. Todos los municipios saben a estas alturas que contarán con estos recursos de la Diputació. Ahora es necesario que la Generalitat concrete también cómo llegarán los recursos del fondo estatal y los europeos a los ayuntamientos. Aún no lo ha hecho.

¿Cómo valora que el Gobierno español haya cambiado a última hora los criterios de distribución del fondo estatal de 16.000 millones de euros?

Tiene que haber unos criterios para que se reactive la economía española y que nadie se quede por el camino. El Gobierno español es quien tiene la suficiente información para marcarlos en esta línea. Puede que alguna propuesta no tenga en cuenta todos los elementos, pero el Gobierno de Pedro Sánchez escucha a todo el mundo y es lógico que perfile las decisiones en función del conjunto de las consideraciones que le llegan con el objetivo de mejorar la propuesta inicial. En ningún gobierno tenemos una varita mágica.

Quim Torra ha pedido 15.000 millones al Gobierno y le acusa de estrangular a Catalunya. ¿Cómo lo valora?

"No he oído que la Generalitat ponga ni un euro. Pedir, piden todos."

A veces lo que hace falta es dar ejemplo. Yo también le podría reclamar a la Generalitat los 20 millones que corresponden al Ayuntamiento de L’Hospitalet, pero creo que aquí tenemos que poner todos de nuestra parte. De momento yo he oído al Estado que pondrá 16.000 millones, he oído a la Diputació que pondrá 1.000 millones y no he oído que la Generalitat ponga ni un euro. Solo he oído quejas de lo que hacen los demás, como siempre, pero nada de recursos y propuestas en positivo. Por lo menos hasta ahora. Pedir, piden a todos: Estado, Ayuntamiento y al que se ponga por delante. Pero ellos de momento no han puesto ni un euro de recursos propios para los ayuntamientos como plan de choque y reactivación.

Usted acusó al principio de la emergencia al president Torra de electoralismo. ¿Lo sigue pensando?

Cada uno tiene sus prioridades. Las mías pasan por poner a los ciudadanos en el centro de la política. Otros dirigentes no lo hacen. Por eso fui muy crítica con cómo se gestionó la situación en las residencias de ancianos o inicialmente en el retraso en la distribución de las becas comedor de los niños, haciéndonos repartir a los ayuntamientos unas tarjetas en pleno confinamiento, cuando se podían haber utilizado mecanismos telemáticos. Se han cometido errores y pienso que la gestión de esta crisis por parte de la Generalitat de Catalunya podía haver sido muy mejorable. Pero creo que hay que mirar adelante.

¿Quizá si no se hubieran centralizado las competencias la relación entre los Gobiernos habría sido mejor?

Esta crisis no llegó con un libro de instrucciones. Lo que sí sabíamos es que había que tomar medidas excepcionales para contener los contagios. Creo que las propuestas del Gobierno central y del Ministerio de Sanidad en particular han sido acertadas. No podemos olvidar que durante la pandemia ha muerto mucha gente. Pero también es cierto que los estudios apuntan a que se han salvado muchísimas vidas. Seguro que podía haber habido otras formas de gestionar esta crisis, pero la que se escogió creo que ha dado un resultado adecuado.

¿El proyecto del Parque Biomédico de L’Hospitalet tiene ahora más sentido que nunca tras la pandemia? ¿En qué punto se encuentra?

"Durante la pandemia hemos tenido que adquirir productos sanitarios hasta fuera de Europa"

Es un proyecto que llevamos muchos años trabajando y que justamente ahora ya está muy maduro. Estamos listos para la licitación de las obras del soterramiento de la Gran Via que unificará todo el territorio de L’Hospitalet de Llobregat donde hay varios centros sanitarios importantes y permitirá conectarlos. Son hospitales de referencia como el de Bellvitge y el Duran i Reynals; dos centros de investigación muy potentes como son el Idibell y el ICO; también la Universidad de Barcelona, entre otros. Y esto permitirá la instalación de empresas del sector. Durante la pandemia, hemos visto que hemos tenido que adquirir fuera gran parte de los productos sanitarios necesarios, incluso fuera de Europa. Es la hora de que la industria productiva del sector sanitario pueda estar arraigada en nuestro territorio.

Usted también reivindica que Salut construya el nuevo Hospital General de L’Hospitalet de Llobregat. ¿Se ha visto todavía más necesario ahora?

Lógicamente, con un nuevo hospital, que hace años que debería estar en funcionamiento, hubiéramos afrontado mejor la pandemia. Sin embargo, pienso que hay que reivindicar el papel que han realizado los profesionales de la sanidad de nuestra ciudad, desde los que han pilotado buena parte de la lucha contra el coronavirus en el área metropolitana desde el Hospital de Bellvitge, hasta los del resto de centros sanitarios de la ciudad, pasando por los hospitales de campaña que hemos abierto o los hoteles.

¿Cómo valora la situación que se ha vivido en las residencias geriátricas? Hay quien las considera el agujero negro de la crisis del coronavirus.

Creo que sí. Las residencias han sido el sector y el colectivo más débil, con un impacto evidente de la pandemia. Se ha puesto de manifiesto la falta de habilidad del Govern de la Generalitat para gestionar esta situación.

¿Se han visto afectados en L’Hospitalet de Llobregat?

Como alcaldesa he creado un pequeño equipo de supervisión de todas las residencias de la ciudad para saber diariamente cuál era su situación. Sabemos de lo que hablamos, aunque L’Hospitalet no ha sido una ciudad con un gran impacto de la pandemia en las residencias.

¿La gestión de la desescalada ha puesto de manifiesto la falta de coordinación del área metropolitana de Barcelona?

"¿Cómo le puedes decir a un vecino que no cruce la calle para ir a la acera de enfrente para comprar el pan o ir a la farmacia?"

Lo que ha puesto de manifiesto es que a veces se toman decisiones desde los despachos sin conocer el territorio. Separar la ciudad de Barcelona de L’Hospitalet o de Badalona, por citar algunas ciudades vecinas, es no conocer la realidad. L’Hospitalet y Barcelona estamos separados y al mismo tiempo unidos por una calle. ¿Cómo le puedes decir a un vecino de cualquiera de las dos ciudades que no cruce la calle para ir a la acera de enfrente para comprar el pan o ir a la farmacia? Eso era querer poner puertas al campo. ¡Es imposible! Tomar medidas que no se pueden cumplir da poca credibilidad. Y posiblemente es por el desconocimiento de la realidad metropolitana y de cómo funciona la movilidad en esta área en todos los ámbitos. No ha faltado coordinación: es que no se nos ha preguntado en el área metropolitana.