Público
Público

Díaz Ayuso Mónica García: "La sanidad en Madrid tiene tintes corruptos que deterioran y carcomen el sistema"

Mónica García atiende a 'Público' en el despacho de Más Madrid en la Asamblea de Madrid.
Mónica García atiende a 'Público' en el despacho de Más Madrid en la Asamblea de Madrid. FERNANDO SÁNCHEZ

Mónica García (1974) es diputada por Más Madrid y una de las caras visibles del partido en la Asamblea de la Comunidad. Anestesista de profesión, combina su trabajo con el espacio político, donde cada vez es más protagonista.

La oposición de García a la gestión de la pandemia de Isabel Díaz Ayuso y el PP es frontal y tanto ella como su partido insisten en que habría que organizar una moción de censura contra la presidenta, con el fin de que no acabe la legislatura al mando de la capital.

¿Cómo es compaginar una vida normal y un trabajo normal con la primera línea de la política?

Bueno, en mi caso, nunca he dejado de compaginarlas; creo que además en mi caso han sido complementarias, porque siempre he estado enfocada a la política sanitaria. Para mí era una ventaja tener un pie en esa realidad y otro pie en la política que determina cómo voy a trabajar. 

Es verdad que hay momentos en los que es complejo de compaginar, sobre todo por el factor tiempo y la conciliación, pero bueno, a lo largo de estos años he podido compaginarlo bien.

¿Sin ese pie dentro del mundo real, percibe que el político vive en una burbuja?

Percibo que hay un gran divorcio en general en la política entre la realidad y los intereses de la política. Es un divorcio y hay actitudes políticas como la del Gobierno de la Comunidad de Madrid que hacen que ese divorcio sea más manifiesto. La política tiene unos canales y unos intereses, y cuanto menos raíces haya echado en la realidad más irreal sentirá la política el ciudadano.

Ayuso empieza a interpelarla directamente...

Demasiado... (Risas).

¿Cree que se ha convertido en una líder de la oposición y una amenazada para ella?

Creo que hay dos cosas. Desde Más Madrid hemos hecho un gran trabajo de oposición y, por otro lado, hay una manera que tiene el Partido Popular de percibir la política, que es la de intentar desprestigiar al oponente. Yo me he visto interpelada varias veces personalmente, no interpelada por mi parte política o mis argumentos. Eso tiene que ver con la manera de hacer política del PP, que intenta castigar a la gente que nos metemos en política. Nos consideran intrusos. Este mantra del "no te metas en política" [frase que se atribuye a Francisco Franco] intentan hacerlo real porque te atacan personalmente. Tiene más que ver con un modus operandi del Partido Popular que con mi figura en concreto. Ya me gustaría que la interpelación fuera de confrontación de ideas.

Lo último de este Gobierno ha sido los contratos para la empresa del hermano de Ayuso. Las noticias ya empiezan a parecer las de siempre ¿Hay algún cambio respecto a Cifuentes?

Empezamos la legislatura con el escándalo de Avalmadrid, que tiene que ver con esa red clientelar que ha creado el PP en todas las instituciones de la Comunidad, y en particular de la sanidad. El caso del hermano de Ayuso tiene un curioso enganche con la sanidad. Siempre he defendido que la sanidad en Madrid tiene tintes corruptos que deterioran y carcomen el sistema.

Claramente, la sanidad madrileña se ha desviado de su objetivo y da de comer a muchas empresas que son accesorias y están desviando dinero a un lucro privado. Y en este intermedio aparecen familiares, amigos, exconsejeros... es una red clientelar tupida.

La gestión de la pandemia tiene como último episodio la creación de un hospital, con accidentes laborales y confusión sobre su organización por medio. ¿Era necesario este hospital?

Nos están demostrando que el Isabel Zendal es un pozo sin fondo de escándalos. Empezó por ser un hospital que no era necesario, ningún epidemiólogo ni ningún técnico sanitario lo avaló, hemos seguido con los sobrecostes, con accidentes laborales... Hemos estado con los trabajadores, que se quejan de la falta de seguridad laboral, todo porque [el hospital] esté a tiempo, no sabemos de qué.

El fin del hospital es más la foto que el propio hospital. La prueba más obscena es que no han pensado ni qué sanitarios deberían ir dentro. Hemos construido un hospital sin sanitarios, aquí parafraseamos mucho lo de "un aeropuerto sin aviones". Dice Ayuso que esto es marca España y no, es marca Partido Popular.

Tras la medida de restringir por áreas sanitarias la Comunidad se ha producido un descenso de contagios. ¿Causalidad o casualidad?

"Científicamente, las medidas de Ayuso han sido incapaces de hacer que la curva tuviera una inflexión"

Es la gran pregunta que nos hacemos en ciencia. Hemos hecho un estudio y comparamos aquellas zonas básicas con incidencias de mas de mil contagios. Comparamos aquellas que fueron confinadas perimetralmente con las que no, y el resultado es el mismo. Cuando en ciencia haces a dos grupos diferentes intervenciones y el resultado es el mismo, significa que esa intervención no ha influido nada. Científicamente, tenemos que decir que las medidas de la señora Ayuso, que iban a maravillar al mundo, han sido incapaces de hacer que la curva tuviera una inflexión.

Si a esto le añadimos que las medidas las pone durante el pico de la curva, con barrios a 1.800 casos por cada 100.000... Podemos concluir que las medidas llegaron tarde, mal, fueron laxas y no han cambiado el rumbo de la curva. Ahora dicen que han bajado los casos, pero, claro, por eso se llaman olas, porque suben y bajan. Lo que hay que demostrar es que el coste en ingresos, en fallecidos, en colapsos del sistema sanitario sea el menos posible. Y ella no ha hecho nada por evitarlo.

¿Y el toque de queda es efectivo?

Cualquiera de las medidas que se tomen dependen de cuándo las tomes y de cuánto sea la intensidad. Si tomas una medida cuando ya hemos llegado al pico, las medidas llegaron tarde. Hemos dejado que la ola nos arrastre. Nosotros en agosto ya decíamos que subían los contagios. En el resto de comunidades subió en septiembre. Los ingresos son el canario de la mina, son el aviso que te da la pandemia para decirte que se ha ido de las manos. Es muy difícil comparar unas comunidades con otras por el decalaje temporal y porque no tenemos condiciones ideales para comparar y avalar científicamente.

La segunda ola nos ha dejado un coste en ingresos y fallecidos muy altos. El 39% de los ingresos en UCI de toda la pandemia han ocurrido en esta segunda ola, y el 36% de todos los ingresos totales ha sido en esta segunda ola. Nunca sabremos cuantos fallecimientos podríamos haber evitado.

Por eso, ¿el toque de queda ayuda a frenar esos casos?

El toque de queda es que depende de cómo se traduzca. A cerrar establecimientos, a no salir a la calle... una de las cosas que hemos aprendido es que está bien ocupar el espacio urbano, los parques... porque el riesgo de transmisión comunitaria en espacios abiertos es menor, pero la Comunidad de Madrid parece no haberlo aprendido.

Mónica García durante su entrevista con 'Público' en el despacho de Más Madrid en la Asamblea de Madrid. FERNANDO SÁNCHEZ

El debate público sobre la pandemia es elegir entre economía y salud.

Ese debate es falso, totalmente. Nos ha metido en una dicotomia en la que hay que elegir, y no podemos cambiar economía por fallecidos. Si no eres capaz de cuidar la salud, es imposible que seas capaz de cuidar la economía. No es una elección de negro o blanco. Nuestros datos dicen que la Comunidad de Madrid no sale bien parada ni en salud ni en economía. El haber tenido este nivel de incertidumbre ha sido igual o más dañino, porque una de las cosas que más denunciamos es que si se ponen medidas drásticas hay que dar ayudas drásticas, y la señora Ayuso no ha querido dar ayudas.

Díaz Ayuso y Pedro Sánchez llegaron a dar una rueda de prensa conjunta. ¿Qué queda de eso? ¿Había algo de real en esa cordialidad?

Su estrategia nunca ha sido de tender la mano. Su estrategia inicial política ha sido confrontar con todo aquello que ha podido: las medidas, el estado de alarma, pasar a Fase 1... Cuando había estado de alarma quería quitarlo y cuando no estaba quería que lo pusieran. No ha habido ningún momento en el que la señora Ayuso no tomara alguna medida para confrontar. Esa ha sido su hoja de ruta. Esa y hacer un hospital innecesario. Creo que somos de los pocos países donde ha habido tan poca lealtad en un momento de gravedad extrema y creo que la deslealtad de la Comunidad de Madrid pasará a los anales de la Historia.

¿Qué opinión les merece en Más Madrid la oposición que están haciendo el PSOE y Gabilondo?

Nosotros, desde el primer momento, hemos dicho que de alguna manera vamos a lo nuestro y creo que era un momento en el que la oposición de Más Madrid, que somos regionalistas y no tenemos más responsabilidades en el Gobierno central ni bicefalias, se ha mostrado más firme.

La defensa de la salud de los madrileños no ha sido interferida por ninguna otra cuestión política. El resto de fuerzas habrán tenido que bailar con otro tipo de juegos políticos.

Percibo algo de hastío con el PSOE...

No, no, en absoluto. Insisto, hemos hecho nuestro trabajo y lo vamos a seguir haciendo. El Gobierno de Ayuso merecía una oposición contundente y poner sobre la mesa el caos que representa y ha heredado. No olvidemos que llevamos 15 años de recortes y descapitalización. Yo llevo desde el principio de la Marea Blanca y he continuado con ese trabajo necesario, de conocer y denunciar todos los atropellos de Ayuso y que lejos de frenarlos durante la pandemia ha seguido su propio manual.

Desde hace meses se habla de una moción de censura en Madrid. ¿Se lo plantearon ya de una manera más definitiva?

Nos lo hemos imaginado siempre de la misma manera. La pelota no está en nuestro tejado. Pusimos en marcha la mesa de emergencia madrileña para que pudiéramos hablar esas fuerzas que estamos de acuerdo en el desastre de la gestión de Ayuso. Dimos el impulso y primer paso que de alguna manera tiene que llegar para que Ayuso salga de la Puerta del Sol. En ese paso invitamos también a Ciudadanos, que básicamente es quien tiene la llave desde el principio de la legislatura y no fueron capaces de sentarse. Por salud física, democrática y clientelar, Ayuso no debe estar un minuto más en la Puerta del Sol.

¿Contemplarían la posibilidad de hacer a Aguado presidente?

Llamaría mucho la atención que Aguado tenga de rehenes a todos los madrileños a cambio de ser presidente. Toda la retórica de que no querían puestos y ser útiles se vendría abajo, aunque no es la primera vez que se contradicen. No hay que olvidar tampoco quién es el señor Aguado y quién es Ciudadanos en la Comunidad de Madrid. Son los que han votado "no" a una mejora de atención primaria, a tener presupuestos que no se vayan a privatizaciones y fondos buitres, son los que han votado "no" a una farmacia pública en la Comunidad, una de las más ricas de Europa para ello... Son los que han votado que "no" a poder contratar a extracomunitarios... Eso no se puede olvidar. Son años y años de un apoyo incondicional a la descapitalización de nuestra sanidad, de nuestra educación... de un modelo ideológico que hemos visto que hace aguas. Ahora ya no hablan de la mejor sanidad del mundo, porque se ha visto que el laboratorio neoliberal que nos han impuesto en la Comunidad de Madrid ha hecho aguas con la pandemia.

Entonces, ¿considerarían una evolución o no pasar de Ayuso a Aguado?

Creemos que una moción la tendría que liderar la persona que ha ganado las elecciones y tiene más votos en la Asamblea. Queremos saber el quién y el para qué, porque esta comunidad tiene unas brechas sociales muy profundas, agudizadas en diferentes momentos, y requiere de unas políticas valientes que reconstruyan socialmente la región, que redistribuyan y terminen con una de las enfermedades sociales más importantes de esta región, que es la desigualdad. ¿Están dispuestos a hacerlo los que nos ofrezcan un gobierno alternativo? No es solo hablar quién ocupa el sillón, sino para qué. Y creo que necesitamos una reconstrucción profunda.

Hay una oposición muy frontal contra el PP en la Asamblea, pero lleva casi 30 años gobernando ininterrumpidamente. ¿Cómo explican eso?

Es una muy buena pregunta. Creo que hay que tener en cuenta que en las últimas dos legislaturas ha perdido más de la mitad de los escaños. En 2015 se pudo sostener gracias a Ciudadanos y ahora ha necesitado dos partidos [Ciudadanos y Vox]. El partido de la Púnica, de la Gürtel y de la Lezo no tiene un apoyo en la calle como nos intentan vender en la Asamblea. Lo que tienen es dos partidos que han venido a sujetar el deterioro y la descomposición interna de un partido que está tachado de organización criminal. Creo que los madrileños no han avalado esa gestión.

¿Descabezó Más Madrid la marcha de Errejón? ¿Se ha tardado demasiado en volver a presentarse como una alternativa a Ayuso?

Bueno, yo creo que nos hemos mantenido casi como el principal grupo de la oposición, me atrevería a decir. Errejón e Inés Sabanés hacen una buenísima labor en el Congreso. Muchas de las medidas del Gobierno de España han sido de alguna manera recomendadas por Más País y creo que no hay nada más que ver sus intervenciones bastante afortunadas para saber que están haciendo una gran labor pese a tener un grupo pequeño.

¿Cree que Ayuso terminará la legislatura como presidenta?

Lo que quiero o lo que deseo... (Risas). No debería, la verdad. La señora Ayuso no debería acabar esta legislatura. Sería una mala imagen para la política en general. Sería una mala imagen que alguien que ha gestionado de la peor manera y ha cometido los mismos errores que las legislaturas anteriores, que ha seguido un manual ideológico para ser la comunidad más devastada en el sistema público se mantuviera. De una manera un poco romántica, yo digo que no debería acabar la legislatura alguien que, para mí, ha hecho tanto daño a nuestra sanidad y nuestros sistemas públicos.