Público
Público

Elecciones Galicia Gonzalo Caballero: "Feijóo intenta ser un Gallardón, pero representa a la derecha conservadora y rancia"

Gonzalo Caballero | Alba Tomé
Gonzalo Caballero | Alba Tomé

El secretario xeral del PSdeG-PSOE, Gonzalo Caballero (Ponteareas, 1975), se presenta como candidato a la presidencia de la Xunta de Galicia. Actualmente es diputado en el Parlamento gallego y atiende a Público unas semanas antes del inicio de la campaña electoral.

¿Qué valoración hace de la gestión de la COVID-19 por parte de la Xunta?

Feijóo intenta trasladar un discurso de éxito, pero fueron las decisiones de confinamiento decretadas por el Gobierno de España las que impidieron una circulación más alta del virus, y en cambio, allá donde tiene competencias la Xunta, la gestión de Feijóo fue inexistente y ausente. La derecha estuvo más preocupada en el relato y en su versión parcial de la crisis que en estar acompañando a los profesionales sanitarios, a los trabajadores en las residencias y a los ayuntamientos a la hora de hacer frente a las dificultades de esta crisis.

¿Y del Gobierno de España? ¿Qué ha hecho mal?

Creo que hay que poner en valor las medidas que adoptó en un escenario tan complejo, en el que todos los gobiernos del mundo han tenido deficiencias y errores. Hay que reconocer que a principios de año ningún gobierno de occidente preveía lo que podía ocurrir en nuestros países. Todos fallamos a la hora de detectar con anticipación suficiente lo que iba a pasar.

Ustedes han criticado firmemente la celebración de elecciones en julio porque "está en peligro" la salud de los gallegos, sin embargo, fue el Gobierno de Pedro Sánchez el que llegó a ese acuerdo con País Vasco, ¿significa entonces que desconocen la realidad gallega de la civid-19?

Desde nuestra perspectiva, hubiese sido mejor no mezclar el proceso de desescalada con una convocatoria electoral. Creemos que era preferible acudir a la desescalada sin unas elecciones y, una vez superadas con éxito todas las fases, podríamos celebrar comicios a principios de septiembre.

¿Ha hablado con Pedro Sánchez sobre las elecciones autonómicas y por qué no apoyan la convocatoria de julio?

Hablo con el presidente y el secretario general de mi partido de muchos aspectos y coincidimos en el enfoque de cómo atender una crisis económica y social de esta dimensión.

¿Qué expectativas tiene el PsdeG para el 12J?

Siempre hay que salir a ganar. Galicia necesita un cambio progresista al frente de la Xunta. Somos el cambio con garantías en el que la mayoría puede confiar.

¿Le ha beneficiado a Feijóo encarar la pandemia para conseguir votos?

La campaña electoral aún no está abierta. Cuando se aplazaron las elecciones en marzo, el PSdeG-PSOE estaba como una moto para liderar un cambio. Esta crisis es de enorme profundidad y necesitamos un Gobierno.

¿Y al PSdeG? Ha hecho una dura oposición contra Feijóo.

Esta crisis no ha beneficiado a nadie. Desde que se aplazaron las elecciones tendimos la mano al presidente de la Xunta. Todas las fuerzas entendimos que había que aplazar los comicios y dejar que el presidente tomase las decisiones, pero Feijóo cogió ese depósito de confianza y lo ha querido convertir en un cheque de apropiación que no le corresponde. Incumple el acuerdo de convocar elecciones después del estado de alarma y de emergencia sanitaria e intenta buscar una estrategia personalista.

En Marea ha justificado como uno de sus motivos para concurrir a estas elecciones que la oposición ha estado desaparecida durante la gestión de la civid-19, ¿qué opina de esta valoración?

Respeto esas valoraciones, pero no hago ningún tipo de comentario. El 12 de julio hay dos grandes opciones: el bloque de la derecha, que integra a la ultraderecha, o el bloque progresista liderado por el PSdeG. Por eso le he pedido a Feijóo que tenga la valentía de debatir cara a cara conmigo.

¿Por qué insiste tanto en tener un cara a cara con él?

Es lo que ocurre en las democracias avanzadas y sería bueno en Galicia.

¿Qué hará el PSdeG si no gana las elecciones?

A Galicia le conviene un cambio de Gobierno y que el PSdeG lo lidere, y ese es el escenario que contemplo y por el que trabajo.

¿Con qué se queda de estos 11 años de mandato del PP?

Feijóo nos deja una Galicia con menos posibilidades de futuro. Recortó y privatizó la sanidad pública, abandonó el medio rural, debilitó las políticas sociales y careció de política económica e industrial. Destruyó 70.000 empleos en 11 años.

¿Ve factible un Gobierno de coalición en Galicia como el de Madrid?

Creo que es un fundamental un gobierno de progreso. Feijóo es Partido Popular en vena, intenta ser un Gallardón en apariencia muy moderado, pero por dentro, representa a la derecha conservadora y rancia.

¿Está en contacto con los miembros de la oposición?

Comparto actividad parlamentaria y la relación política y personal es cordial y positiva.

¿Estaría dispuesto a gobernar con ellos?

Uno siempre aspira a gobernar con su partido. Tenemos un partido con mucho poder municipal y con muchos representantes en Madrid. Los ciudadanos decidirán cuál es la representación que obtiene cada uno.

Gómez Reino habló de que tanto a usted como a Pontón no les considera rivales. Y usted, ¿opina lo mismo?

Todos los que queremos un cambio en Galicia somos aliados por el futuro y el progreso en nuestro país.

¿Cómo va a encarar la campaña?

Con ganas en un momento muy complicado que evidencia que de esta crisis hay que salir por la izquierda. En otras crisis los gobiernos de derechas salvaron a los bancos. En estos tres meses el Gobierno central ha estado pegado a los ciudadanos. El PP ha optado por convertirse en un actor-competidor de la ultraderecha para ver quiénes podían intentar hacer estrategias de mayor acoso y derribo. Feijóo ha sido un peón en la estrategia de confrontación con el Gobierno de España. Intenta aparentar ser un moderado, pero es tan irresponsable como Casado poniendo cara de más bueno.

¿Estaría dispuesto a acortar la campaña?

La legislación electoral establece que el mínimo deben ser 15 días. Respetamos las normas y creemos que eso debe hacer todo el mundo. Hay que tener un desarrollo de precampaña y campaña en los cuales se den todas las garantías democráticas y sanitarias. ¿O es que acaso alguien está intentando reducir las garantías democráticas en un país avanzado?

¿Vendrá Pedro Sánchez?

El presidente está muy centrado en atender una crisis económica y social de enorme envergadura. Esperemos que la desescalada evolucione para llegar a la campaña con las máximas posibilidades de movilidad y de presencia en diferentes territorios.

Después del verano, los expertos coinciden en un repunte de la covid-19 teniendo en cuanta el turismo y la baja inmunidad de los gallegos, ¿qué haría el PSdeG si le tocase gestionarlo? ¿Qué han aprendido con esta primera ola?

La evolución del virus es imprevisible. Sé que gobernar Galicia en una situación postcrisis va a ser complejo, pero afronto ese reto con un equipo de profesionales sanitarios que me da firmeza para poder presentarme delante de los gallegos y las gallegas.

Y para finalizar, volvamos al presente por un momento. Alcoa. Ministerio de Industria o Xunta de Galicia, ¿quién tiene que impedir los 534 despidos?

Todos tenemos que tener la cooperación sanitaria para poder mantener el empleo en la planta de Alcoa. El Gobierno de España destinó 38 millones de euros y ha puesto en marcha el Estatuto de Empresas Electrointensivas. Tenemos que mantener toda la presión sobre la multinacional y la Xunta tiene que dejar de ponerse de perfil y contribuir en la solución de problemas industriales.