Público
Público

Entrevista con el candidato de UP a la Xunta Antón Gómez-Reino: "Si Feijóo tiene un voto menos inmediatamente habrá un gobierno de cambio"

Antón Gómez-Reino, en entrevista con Público. JAIRO VARGAS
Antón Gómez-Reino, en entrevista con Público. JAIRO VARGAS
Alejandro lópez de miguel/ FOTOS-JAIRO VARGAS CÁMARA-JAIME GARCÍA-MORATO / Montaje- TONI DOMÍNGUEZ

El reinado de Alberto Núñez-Feijóo en Galicia está a punto de terminar, y su caída dará paso a un nuevo gobierno progresista de PSdG, BNG y el espacio en el que se integra Unidas Podemos. Ésta es la visión del flamante candidato de Galicia en Común-Anova, Antón Gómez-Reino Varela (A Coruña, 1980), para las elecciones a la Xunta de Galicia, el próximo 5 de abril. Secretario general de Podemos en Galicia y diputado en el Congreso, Gómez-Reino lidera una candidatura en la que han vuelto a unirse con las Mareas municipalistas, "por responsabilidad". Este sábado se verá arropado por el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, y por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, la "embajadora" de Galicia en el Consejo de Ministros. Niega que toque incidir en diferenciarse de los socialistas, presume de la labor del Gobierno de coalición, y espera que estos vientos de cola le permitan arrebatarle al PP un feudo histórico, que sigue brindándole oxígeno al líder nacional, Pablo Casado, a pesar de sus batacazos y electorales, y de la alargada sombra de la ultraderecha. 

Los sondeos, antes y después del CIS, vaticinan la victoria del PSdG. Prevén un escenario en el que Feijóo perdería la mayoría absoluta. ¿De qué depende que el PP pierda en Galicia, y de que pierda Galicia?

Hay una cuestión inicial fundamental. Feijóo no ha tenido un gobierno, sino una máquina de propaganda. Ha tratado de hacer ver una situación demoscópica y electoral que no es real. Empiezan a salir encuestas, el CIS y otras, que ya reflejan la clara posibilidad de que Feijóo pierda la mayoría, de que haya una clara mayoría progresista. Nosotros y nosotras llevamos mucho tiempo defendiendo que en Galicia existe una mayoría progresista. El desafío histórico que tenemos por delante es estar a la altura de esa mayoría que ya existe, y que debe tener herramientas electorales. Así que en este caso es especialmente relevante una movilización alta, sin duda aseguraría un gobierno progresista. A nadie se le escapa que, si Feijóo convoca elecciones un domingo de Semana Santa, lo hace precisamente buscando una baja movilización electoral.

Por otra parte, para que el PP pierda la mayoría creo que es fundamental el paso adelante que dimos hace unos días con la conformación de nuestra candidatura, una alianza muy amplia entre Unidas Podemos, los compañeros de Anova, del municipalismo y mucha gente de la sociedad civil. Creo que vamos a ser clave. Los otros dos partidos progresistas en el ámbito de la izquierda están en porcentajes correctos, y nosotros vamos a asegurarnos de que no se escape un solo voto progresista. Es clave para ganar el 5 de abril a Feijóo y acabar con 10 años de destrucción de lo público en Galicia, y es fundamental que nuestro espacio político vaya unido a estas elecciones.

¿Cuál ha sido la base del acuerdo para ir unidos? En anteriores elecciones no ha sido así.

La base fundamental es la responsabilidad histórica que todos y todas teníamos. Hay que recordar que en 40 años de democracia ha habido dos gobiernos que no fueran de derechas en el ámbito autonómico en Galicia, a pesar de que mantenemos que es una sociedad progresista. Creo que la argamasa para juntar a compañeros y compañeras que llevamos mucho tiempo haciendo política, muchos en los movimientos sociales, y en los últimos años también en las instituciones, es esa sensación que recibíamos en la calle, no sólo entre nuestro electorado. Lo fundamental es un trabajo mesurado de meses, especialmente en las últimas semanas, por intentar llegar a acuerdos. Éste es un momento histórico para una generación política que dio un paso adelante en 2015 y que, por primera vez, estamos muy cerquita de algo que ya entonces era fundamental: cambiar la política en nuestro país, acceder a gobernar la Xunta de Galicia y transformar nuestro país.

¿Cómo ha influido que las Mareas no pidieran el voto para UP en la última campaña electoral?

Más allá de las formas en las que nos hemos presentado en diferentes momentos, creo que la sociedad, en particular la gallega, sabe identificar perfectamente. En ese momento diferentes compañeros y compañeras analizaron la cuestión, decidieron mantenerse al margen. En todo caso, en los dos últimos procesos electorales en Galicia nosotros fuimos tercera fuerza política de forma claramente consolidada, por detrás del Partido Socialista. En estos meses han sucedido muchas cosas, mucha gente ha visto cómo se constataban determinadas hipótesis que en algún momento algunos no tenían claras, como es el caso de la entrada en el Gobierno.

"Tenemos una ministra y embajadora gallega que está liderando las políticas más avanzadas y progresistas del Ejecutivo"

Además, también funciona que tengamos una ministra gallega [Yolanda Díaz], diría no solo ministra, sino embajadora gallega en el Consejo de Ministros, que es una de las personas que está liderando las políticas más avanzadas y más progresistas de un Ejecutivo de izquierdas. Interpela al conjunto del electorado y al resto de compañeros, al ver que la hipótesis de entrar al Gobierno era factible. Ahora mismo es absolutamente imprescindible que suceda exactamente lo mismo en la Xunta de Galicia

Este sábado hay un acto en el que participan la ministra de Trabajo y Economía Social y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, para apoyar su candidatura. Los últimos indicadores dicen que el PSdG tiene efecto arrastre por La Moncloa. ¿Cree que ustedes también lo tendrán?

Antón Gómez-Reino, en entrevista con Público. JAIRO VARGAS.

No contamos con el efecto arrastre de Moncloa, contamos con el efecto arrastre de miles de gallegos que ven en su nómina 50 euros más al mes por subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Con el efecto arrastre que puede tener en Galicia que haya más de 700.000 pensionistas que vayan a ver que lo que cobran a final de mes está garantizado, y que se ha visto aumentado por la acción política de nuestro espacio político, y tantas otras medidas. En nuestras ciudades es especialmente importante la derogación del artículo 52.d del Estatuto de los Trabajadores, que permitía que se despidiera a un trabajador por baja laboral. En Galicia, donde hay un enorme tejido de trabajadores en ámbitos como el telemarketing, puede ser fundamental. Además, creo que la gente sabe que cumplimos con lo que decimos. Sólo en un mes en el Gobierno hemos cumplido con una parte muy importante de nuestro programa, en las medidas más avanzadas.

¿Estas elecciones pueden servir de termómetro de cómo va, de cómo les sienta la coalición? El PSdG parte con mucha ventaja en las encuestas, mejora sus últimos resultados, y ustedes no llegan a los números de las últimas elecciones autonómicas. También es cierto que el trabajo de campo del CIS se hizo hace 20 días.

"No sobra nadie para acabar con Feijóo. Por eso nos hemos juntado con otros compañeros, como Anova, las Mareas..."

A nadie se le escapa que veníamos de un contexto complicado en el ámbito de nuestro espacio político. Sabíamos, y lo decíamos además, que no sobraba ninguna mano para acabar con Alberto Núñez-Feijóo. Ante ese análisis hemos incorporado a otros compañeros y compañeras, como Anova, las Mareas municipalistas… Partimos de una situación diferente en las encuestas, entre otras cuestiones por motivos técnicos, como el recuerdo de voto, pero en los datos que tenemos ya se empieza a notar un repunte. Se nota desde que aclaramos que íbamos juntos y juntas, y quiénes son las personas que se van a presentar, a liderar esta candidatura y también ese grupo parlamentario, que tiene que servir de sostén de un gobierno progresista.

Faltan por cerrar nombres en sus listas, tienen de plazo hasta el lunes. ¿Por qué han tardado tanto en tener todos los nombres?

Entre otras cosas hemos tardado por algo que es una virtud: nuestro espacio político en Galicia tiene muchos referentes. Si hay mucha gente con la que se puede contar, componer esas listas para que todo el mundo se sienta cómodo es siempre más complejo. Además, para nosotros es fundamental no sólo presentar un listado de candidatos y candidatas, sino también una propuesta plural, rica, diversa, de gente con experiencia en el ámbito académico, en la educación o la sanidad, que a nuestro juicio deberían ser parte del próximo gobierno gallego. No solo decir "estos van a ser nuestros diputados", sino "éste es nuestro proyecto y éstas son personas que podrían, y de qué forma, cambiar las políticas públicas en Galicia, que han sido de destrucción total de lo público".

En lo que toca a lo programático, ¿cómo diferenciarse del PSdG si tienen que jugar a no hacer demasiado daño a un rival directo, que va a pescar en mismo caladero de votantes? Como diputado en el Congreso sabe que ahora mismo no están intentando diferenciarse del PSOE, sino más bien que todo sea uniforme, pero en campaña sí hay que diferenciarse.

"La ciudadanía quiere que gobernemos dando confianza, certezas. Eso es lo que estamos haciendo en el Gobierno central"

Estamos intentando lo que nos pide la ciudadanía, que es gobernar de forma consolidada, con un horizonte y dando confianza a la ciudadanía. En este momento, ante el ataque de la extrema derecha y una situación económica incierta, lógica y legítimamente lo que la gente quiere son certezas. Eso es lo que estamos haciendo de forma responsable en el Gobierno.

Tengo la intuición de que no tenemos que diferenciarnos porque la gente nos diferencia perfectamente. Después de cuatro años de muchas campañas electorales la gente sabe los matices, que muchas veces son muy relevantes. Por poner un ejemplo, la gente sabe la diferencia entre subir el SMI a x, o decir, como hacíamos nosotros, que había que subirlo a x+y. Finalmente, ahora vemos como tendemos más a x+y que a x. La gente nos identifica, entiende perfectamente los matices y las diferencias.

¿Han explorado las opciones con el PSOE? ¿Están en condiciones de garantizar que, si hay números, habrá un gobierno de izquierdas en Galicia?

Absolutamente, absolutamente.

Antón Gómez-Reino, en entrevista con Público. JAIRO VARGAS.

¿Absolutamente está hablado o lo pueden garantizar?

Creo que no habría ni que preguntarlo. El conjunto de fuerzas y personas progresistas y demócratas de este país se han dado cuenta de lo fundamental que es llegar a acuerdos entre progresistas y demócratas. Si no, lo que se abre es lo que estamos viendo en Gobiernos como los de Andalucía o la Comunidad de Madrid: la llegada de la extrema derecha que cabalga además sobre fuerzas políticas que han introducido hasta lo más hondo la corrupción en el Estado Español. Galicia debe tener un gobierno plural, porque afortunadamente es plural y no monocolor. Un gobierno con muchos matices, como debe ser, porque la Galicia actual es muy contemporánea, muy avanzada, muy moderna, a mi juicio muy progresista, y tiene muchos matices.

Pero no ha contestado a si lo han hablado con el PSOE.

"Vox no va a presentar candidato a la junta porque su candidato es Feijóo"

Como te puedes imaginar, hablamos sistemáticamente. En el ámbito del Congreso de los Diputados, de las otras cámaras y del Gobierno. Por otra parte, como me corresponde como secretario general, y como hacen otros compañeros y compañeras, estamos constantemente hablando con otras fuerzas, particularmente con el PSOE. Porque, bueno, creo que todos y todas tenemos muy claro que es una absoluta certeza que, si Feijóo tiene un voto menos y un escaño menos, inmediatamente, afortunadamente para todos y para todas, va a haber un gobierno de cambio.

Eso sí, también hay que poner encima de la mesa que ese voto menos no puede implicar que entre Vox, porque inmediatamente facilitaría un gobierno de Feijóo. Tanto es así que el otro día supimos que Vox no va a presentar candidato a la Xunta, porque su candidato a la Xunta evidentemente no es otro que Feijóo.

La cosa es si Feijóo puede mantenerse sabiendo que va a aceptar los apoyos de Vox. El PP los ha aceptado en otros lados, Feijóo ha sido más beligerante.

Beligerante porque Feijóo no hace política, sino una maquinaria de propaganda. De ninguna de las maneras Feijóo dejará el poder en Galicia si puede llegar a un acuerdo con Vox. Vox lo ha dicho ya, no lo tenemos que decir Galicia en Común o yo. Por eso creo que la gente tiene que salir a movilizarse, a defender la democracia y los derechos, y a votar para que salgan de una vez por todas, tras estos años de políticas públicas de destrucción de todo lo común en nuestro país.

¿Cómo se leería en Madrid un descalabro de Feijóo? A la interna, él ha representado el contrapeso al presidente nacional, Pablo Casado, en moderación, en distancia con Vox. ¿Sería una victoria o una derrota de Casado?

"No sé hasta qué punto es progresista dejar un agujero de 13.000 millones de euros"

Primero, un apunte. No sé hasta qué punto es progresista dejar un agujero de 13.000 millones de euros por la gestión más que negativa, por ejemplo de la fusión de las Cajas en Galicia. O hasta qué punto es moderado ahogar al sistema sanitario, y particularmente cerrar la asistencia al parto a más de 20.00 personas en la comarca de Verín.

Moderado en lo dialéctico, en lo discursivo.

Las políticas públicas de Feijóo son de absoluto, claro y profundo neoliberalismo, y tienen todo lo malo que tienen las políticas conservadoras del Partido Popular. Vemos que Feijóo trata de separarse, pero Feijóo es el de la foto con el narco [Marcial Dorado], con el directivo de Pemex que acaba de ser detenido. Feijóo capitanea un partido que ha tenido innumerables casos de corrupción en los últimos años. Nosotros y nosotras tenemos que hacer pedagogía política, poner encima de la mesa que el PP de Galicia es la joya de la corona del Partido Popular, pero porque es exactamente igual de liberal y de conservador.

¿Y la lectura en Madrid, y para Casado?

Una derrota de Feijóo probablemente haría que el partido se deshiciera muy rápidamente en Galicia. Más allá de lo que se dice, el PP ahora mismo no tiene apenas poder municipal, no gobierna en ninguna ciudad, sólo gobierna en una de las cuatro diputaciones. Se daría un contexto de atomización del PP de Galicia.

"Para Casado son malos los dos escenarios, tanto si Feijóo pierde como si gana"

Sobre el señor Casado, creo que para él los dos escenarios son malos. Si gana Feijóo sería un mal escenario, evidentemente, porque disputaría el poder en Madrid a Casado, como siempre ha deseado. Si pierde, es malo porque es más que evidente que la consolidación del voto progresista, la consolidación de gobiernos progresistas en el Estado, sería una cuestión no couyuntural, sino de ciclo. Abriría cuatro años de gobiernos progresistas, no sólo en el Estado y en Galicia, estoy convencido de que también en otras partes. Y por cierto, resolverían o por lo menos intentarían resolver muchos de los problemas principales que atraviesa ahora mismo el Estado español. La cuestión territorial, nacional, las cuestiones sociales o la cuestión democrática, que probablemente son tres de los ejes fundamentales de debate en el Estado.

¿Qué proponen para Galicia? ¿Cuáles son sus prioridades programáticas?

Son tantas que es muy difícil, pero hay varios elementos absolutamente fundamentales. En primer lugar está lo que toca a la demografía, y ahí voy a meter otras dos cuestiones: defender y repensar completamente la economía productiva en el sector primario. La pesca, la ganadería, la producción láctea… Tiene que haber un gobierno gallego que entienda, conozca y defienda, en ámbitos como la Unión Europea, a nuestros sectores productivos. Tiene que haber un giro de 180 grados por parte de la Xunta para defender, por ejemplo en el ámbito pesquero, y resumiendo muchísimo, toda la pesca artesanal, el sector del cerco o a las mariscadoras, que sufren condiciones laborales absolutamente terribles.

En lo que toca al sector lácteo, es absolutamente desconocido, pero Galicia produce el 30% de leche del Estado. Uno de los grandes desafíos en Galicia siempre ha sido la construcción de un gran grupo lácteo gallego, tener un apoyo claro desde lo público, desde la Xunta. Un apoyo que además tenga que ver con acabar con lo que ahora estamos viendo en el resto del Estado: que la gran distribución y la industria se lleven la parte más importante, en este caso de la producción láctea. Por otra parte, lo hemos dicho y lo hemos traído muchas veces al Congreso, Galicia sufre un proceso de desindustrialización severo que hay que revertir. Eso quiere decir que hay que defender la economía productiva y los sectores industriales básicos de forma decidida.

"Cuando el PP habla de demografía sólo habla de políticas natalistas, pero lo único que hace es cerrar hospitales de asitencia al parto"

Y, sobre la demografía, hay algo que creo que pasa en Galicia, pero también en el conjunto del Estado. Vemos un PP que, cuando habla de demografía, lo único de lo que habla es de políticas natalistas, pero luego lo único que hace es cerrar hospitales de asistencia al parto. Creo que en Galicia un proyecto que tenga que ver con revertir la situación demográfica tiene que defender absolutamente todo lo que tiene que ver con los sectores públicos en el ámbito no urbano, en el ámbito rural, además de dar expectativas de vida.

Parece que este año por fin se habla más de la España vaciada, de la España rural. ¿Qué se hace para que en esos entornos rurales tengan las mismas oportunidades y más o menos las mismas infraestructuras que quienes viven en ciudades?

Una intervención pública decidida, lo contrario a lo que se está haciendo. Se están cerrando farmacias, servicios públicos. Cualquiera puede entender que tiene que tener un centro de salud, la posibilidad de llevar a sus hijos a un colegio que no quede a 50 o 60 kilómetros. Lo primero que hay que hacer es garantizar los servicios públicos en el ámbito rural.

En segundo lugar hay que generar economía. Estamos viviendo un ciclo económico en el que se concentra la economía en torno a las grandes áreas metropolitanas, especialmente en Madrid, y creo que en Galicia habría que hacer eso también. Se tienen que garantizar los servicios públicos, pero también dar oportunidades de vida, y eso significa generar economía en muchos ámbitos.

Por ejemplo, en lo que respecta al sector lácteo, la provincia de Lugo está absolutamente irrigada de producciones lácteas, pequeñas y medianas explotaciones que son además las que asientan el territorio, las que evitan que haya incendios, las que ordenan el ámbito forestal. También pasa en Pontevedra o A Coruña. Lo que hay que hacer en un país como el nuestro es alimentar lo que ya existe, generar economía y fortalecer y garantizar los servicios públicos.

Antón Gómez-Reino, en entrevista con Público. JAIRO VARGAS.

Sobre las diferencias con el PSOE…. si mañana o dentro de seis meses hubiera elecciones a La Moncloa, lógicamente los partidos que pescan en el mismo caladero irían a por sus respectivos votantes. ¿Cuáles son las diferencias en lo programático? ¿Por dónde se van a distinguir?

Ahora mismo vivimos en un proceso de renovación programática, pero creo que hay muchas diferencias. Es evidente que nosotros siempre proponemos medidas que van más allá en lo que tiene que ver con la defensa de la democracia, de los derechos sociales, y lo que tiene que ver también con una economía productiva y una fiscalidad que se repartan entre la población. Pero, y esto para mi es importante, ésta no es una campaña de diferenciarnos o de enfrentarnos con el Partido Socialista, ni siquiera con los compañeros y compañeras del BNG. No es para nada esa campaña. Creo que los gallegos quieren tener la certeza de que va a haber ese gobierno progresista que va a hacer políticas públicas, a nuestro juicio transformadoras, y no una campaña de golpear o diferenciarnos del PSdG o de los compañeros y compañeras del BNG.

¿Por qué ha optado por presentarse? En un principio no quería hacerlo. ¿Es porque se lo ha pedido Pablo Iglesias?

No, no, en absoluto. Fui uno de los primeros firmantes del manifiesto Mover Ficha, que dio lugar a Podemos. En Galicia existía el debate sobre construir herramientas municipalistas, que creo que fueron muy positivas e hicieron un cambio muy importante, fueron un terremoto para la política gallega. En esos días yo recordaba, por ejemplo, mis conversaciones con una persona, un amigo que además es un referente, Xulio Ferreiro. Mis discusiones eran, fundamentalmente, sobre qué tipo de herramientas construir para transformar Galicia. Esto fue lo que en las últimas semanas y meses más me volvía a la cabeza.

Lo que me fue llevando a dar finalmente este paso fue estar, como generación, ante la responsabilidad histórica de saber que sin nosotros es absolutamente imposible un cambio en la Xunta de Galicia. Esto es algo compartido por cualquiera que sepa que se tiene que movilizar todo el voto progresista el 5 de abril. Para hacerlo creo que era bueno que no sólo yo, sino también diferentes compañeros que, desde diferentes posiciones políticas, llevamos años caminando juntos, diéramos un paso para construir una herramienta muy amplia.

Hay compañeros y compañeras que fueron claves, como pueden ser Yolanda, Martiño Noriega o muchos otros y otras que han hecho que nuestro espacio político esté en periodo de maduración. Madurar a veces te hace correr menos rápido, pero seguro que tenemos una visión más amplia para operar políticamente desde la Xunta de Galicia.