Público
Público

ENTREVISTA Joaquín López Contreras: "La epidemia está evolucionando con una pendiente muy alta"

Joaquín López Contreras en una entrevista recent a TV3. CCMA
Joaquín López Contreras en una entrevista reciente en TV3. CCMA

El jefe clínico de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Sant Pau, el doctor Joaquín Lopez Contreras, explica a Público que "la extensión de la epidemia del coronavirus es importante, pero la velocidad de la epidemia en este momento lo es más". Recuerda que el factor de estrés ha generado miedo entre los profesionales y hace una llamada a la calma para que el personal sanitario pueda trabajar mejor.

La pandemia del coronavirus se extiende a una velocidad que ni siquiera el jefe clínico de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Sant Pau, el doctor Joaquín López Contreras, se esperaba. "Teníamos un plan de contingencia, pero nos estamos encontrando con cuellos de botella como el desabastecimiento de mascarillas o alcohol", ha reconocido a Público. "Es un factor de estrés, de generación de miedo a los profesionales. No contaba con una situación de alarma social que ha provocado que nos quedáramos con muy poco material", ha explicado el doctor, quien ha recordado que al inicio de la epidemia las farmacias ya no tenían el material que los pacientes necesitaban.

"Yo cuando vi lo que estaba pasando China nunca pensé que fuera una gripe, pero de aquí a pensar que es el fin del mundo hay uno salto bastante importante", ha valorado. "Si nos ponemos nerviosos, tendremos que hacer todo lo necesario para tranquilizarnos para que nuestra conducta sea la adecuada, y esto es un círculo vicioso que es mucho peor", ha insistido.

Lo que sabemos (de momento) del coronavirus

Para intentar frenar la histeria colectiva, López Contreras insiste que "ya sabemos muchas cosas del Covid-19", aunque puntualiza que con esta enfermedad "no podemos hablar con seguridad".

Porcentaje de complicaciones severas  del 5 o 6% y una mortalidad por debajo el 1%

Algunas de las semicertezas que tenemos al respeto es que no hay transmisión vertical (de madre a hijo a través del embarazo o del parto), tiene un porcentaje de complicaciones severas (que necesitan cuidados intensivos) del 5 o 6% y una mortalidad que en principio está por debajo el 1%, según ha indicado.

En este sentido, las tasas de mortalidad varían según el país y el mes. Según él, hay varios factores que podrían explicar esta modificación en el porcentaje: la posible variación del virus, la respuesta de los sistemas sanitarios o el grado de conocimiento adquirido que ha permitido planificar mejor la atención sanitaria. No ha afirmado nada de forma contundente, puesto que el doctor ha insistido que no hay "respuestas fijas" al Covid-19.

Según el experto, la media de transmisión se da entre cuatro y cinco días, pero se establece una cuarentena de unos 14 días por seguridad. "Si la mayoría de los pacientes presentan los síntomas entre el cuarto y quinto día, ponen catorce días [de cuarentena], porque hay personas a quienes les aparecen más tarde. Si cojo 14 días, estoy teniendo en cuenta al 99% de la población y esto es una medida de seguridad para evitar nuevos contagios", ha especificado.

Por otro lado, el doctor ha explicado que los estudios más recientes indican que hay nueve días de convalecencia (de replicación viral), mientras que al inicio se esperaba que los síntomas durarían hasta tres semanas.

Las dificultades de la atención médica en plena crisis

En el caso de Catalunya, donde hay 903 contagios y 12 muertos por coronavirus, el doctor ha alertado que la epidemia "está evolucionando con una pendiente muy alta", puesto que ha habido "un aumento muy rápido de los casos". A pesar de que desconoce cuando frenará la curva de contagios, ha afirmado que tiene "esperanzas no científicas".

903 contagios y 12 muertos por coronavirus en Catalunya

En este sentido, el experto tiene en cuenta que los virus de dolencias respiratorias tienen un comportamiento estacional, lo que implica que baja su efecto en los meses más cálidos, aunque reconoce que el Covid-19 aguanta "aceptablemente bien las temperaturas altas". "Si solo fuera por las temperaturas, no tendríamos esperanzas que en verano fuera a mejor, pero los rayos ultravioleta, la ventilación y el no confinarnos tanto quizás ayudaría a la reducción del contagio", ha augurado.

También ha reconocido que frenar el virus es "muy complicado", y por lo tanto, la prioridad de los médicos es que no vaya "a las velocidades de vértigo que está yendo". Es por eso que ha valorado positivamente el semiconfinamiento anunciado por el Gobierno estatal a través del Estado de alarma y el confinamiento de la Conca d'Òdena (Barcelona), para que así el virus "se propague más lentamente y el personal sanitario pueda aguantar." "La extensión de la epidemia es importante, pero la velocidad de la epidemia en este momento lo es más", ha sentenciado. Aunque rechaza la expresión colapso, López ha confirmado que los hospitales están en una situación "tremendamente compleja y difícil para los profesionales y para los pacientes"

Aunque el médico puede atender a los pacientes, ha afirmado que los turnos son mucho más largos, que atender a sospechosos de tener Covid-19 exige un sobreesfuerzo físico al tener que protegerse, y que todo esto genera más agotamiento. Además, hacer circuitos diferenciados entre los pacientes que pueden ser contagiosos supone luchar por los mismos recursos que los de un "paciente normal". "Están compitiendo por el mismo recurso con unas velocidades de atención que son más lentas del habitual", ha lamentado.

Para evitar un colapso en los centros sanitarios, ha insistido que las personas tomen las medidas indicadas por los políticos y los sanitarios. "No puedes ir a ver a tu madre estando resfriado ahora mismo, porque quizás es Covid-19, le puedes contagiar a ella y puede tener una mala evolución", ha alertado. Aun así, ha insistido que una gran parte de los enfermos tienen una evolución benigna (tos, fiebre, dolores musculares). En este sentido, ha recordado que personas infectadas con síntomas leves tendrán que estar en una habitación individual, utilizar un lavabo diferente del resto de los miembros de la casa, y si solo hay uno, usarlo en momentos diferentes. "Para moverse por la casa tienen que ponerse una mascarilla y respetar la distancia de dos metros", ha puntualizado.

Sobre la utilización por parte del Estado o de las Comunidades autónomas de los centros sanitarios privados, ha considerado que "cualquier aumento de los recursos que se pueda hacer para atender los pacientes, ¡bienvenido sea!". A pesar de que prefiere no valorar las medidas, ha puntualizado que si se pueden aumentar espacios, respiraderos, personas y se puede dar servicio a los ciudadanos desde lugares donde en teoría no estaba pensado que se diera, “¡bienvenido sea!". "Incluso los hoteles, que creo que pueden ser una opción para los pacientes leves", ha valorado en relación con los hoteles que han ofrecido sus habitaciones para hospedar a pacientes con coronavirus.