Público
Público

Entrevista al secretario de Estado de Agenda 2030 Enrique Santiago: "El fin de la monarquía no depende de las actitudes de Casa Real, sino de la madurez democrática del pueblo"

Enrique Santiago
El secretario de Estado de Agenda 2030, Enrique Santiago, durante la entrevista con 'Público'. Fernando Sánchez

Enrique Santiago Romero (Madrid, 1964) acaba de ser nombrado como secretario de Estado para la Agenda 2030 del Gobierno de España, un cargo que compaginará con la portavocía parlamentaria de Izquierda Unida. Este movimiento forma parte de la reorganización del Ministerio de Derechos Sociales tras la salida de Pablo Iglesias del Ejecutivo de coalición para concurrir a las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid. Secretario general del Partido Comunista de España desde 2018 es uno de los máximos dirigentes de Izquierda Unida, desde donde apuesta sin tapujos por avanzar en la convergencia de las formaciones de la izquierda en Unidas Podemos.

La marcha de Iglesias de la política estatal, para quien Enrique Santiago es uno de sus hombres de confianza, ha abierto la puerta a una renovación de liderazgos en el espacio confederal liderada por la vicepresidenta de Trabajo, Yolanda Díaz; Santiago afirma que no está "preocupado" por formar parte de ese futuro liderazgo cuando su "currículum está muy cubierto desde hace muchos años", aunque precisa que "aportará lo que pueda, como tantas otras personas".

Desde la Secretaría de Estado para la Agenda 2030 apuesta abiertamente por garantizar el acceso de "todo el mundo" a las vacunas contra el coronavirus liberalizando las patentes, un supuesto que el Gobierno rechaza en la actualidad. También advierte de que, aunque los escándalos de la familia real puedan acercar a la monarquía al precipicio, no forzarán su desaparición, que a su juicio depende de "la madurez democrática de nuestro pueblo". Para él las elecciones de Madrid no van "de si creemos que es posible movilizar el voto" de los barrios populares, sino "que es nuestra obligación movilizar ese voto".

Hace unos días el exdirigente socialista José Bono aseguró en una entrevista que Anguita le parecía "intelectualmente más pobre" que Pablo Iglesias ¿A qué cree que se debe este comentario sobre uno de los dirigentes históricos de Izquierda Unida que tiene mayor consideración intelectual, y no solo en la izquierda?

Parece que Bono se ha quedado en la época de final de los 90 donde todas las fuerzas políticas de este país, incluido el PSOE, denostaban, insultaban y atacaban constantemente a Anguita. Fue el momento en el que el Grupo Prisa lideró una campaña de acoso que, no conviene olvidar, acabó con un infarto de corazón que le provocaron a Julio Anguita y que casi le ocasiona la muerte. Bono se ha quedado en aquella época y, sin duda, hizo un comentario injustificado, porque no es Bono la persona más adecuada para hacer comparaciones intelectuales precisamente sobre Anguita. Además, hoy en día hay una gran unanimidad en la clase política española sobre que Julio Anguita ha sido una de las personas más dignas de cuantas han realizado la función política en nuestro país desde la muerte del dictador.

El comunismo está de moda, pero en los espacios ideológicos más conservadores. Ayuso lo lleva a su lema de campaña, Vox lo menciona en muchas de sus intervenciones parlamentarias… Cuando se conoció su nombramiento como secretario de Estado la derecha apeló a su condición de secretario general del PCE ¿Cree que están convencidos de que les puede dar réditos entre la ciudadanía?

Esta campaña anticomunista que estamos soportando se ha repetido a lo largo de la historia en muchas ocasiones, siempre sin ningún sustrato material real porque es evidente que en la historia de nuestro país el PCE siempre ha estado en la primera línea de la defensa de las libertades públicas y de la democracia. No deja de sorprender que hoy pretendan ser abanderados de la libertad e, incluso, de los derechos fundamentales los que han dado golpes de Estado, han implantado dictaduras y han eliminado derechos fundamentales para todos los españoles que han sido recuperados gracias al esfuerzo del Partido Comunista. Esto pone de manifiesto su miedo a perder sus privilegios, y por eso intentan desprestigiar en un momento en el que hay un Gobierno de coalición de izquierdas que está intentado revertir los recortes, las políticas antisociales y neoliberales. Pero no se dan cuenta de que el PCE siempre ha sido sinónimo de libertad y de recuperación de derechos cercenados por una derecha que desgraciadamente en nuestro país si por algo se ha caracterizado siempre es por ser refractaria a la democracia.

En su Secretaría de Estado recae el impulso de los denominados Objetivos de Desarrollo Sostenible que tienen que ver con derechos fundamentales ¿Cree que determinados objetivos, como la igualdad o garantizar una vida sana para todos, son compatibles con la posición del Gobierno, o de la parte mayoritaria, de rechazo a liberar las patentes de las vacunas contra la covid-19?

La Secretaría de Estado de la Agenda 2030 es la única dependencia de la Administración Central del Estado que se ocupa de la implementación y la garantía de todos los derechos humanos, y en ese sentido su acción tiene que ser transversal y en coordinación con todos los ministerios según las competencias de cada uno. Es evidente que, en general, el acceso a los medicamentos tiene que estar garantizado a toda la humanidad y no puede ser un objeto de comercio, sobre todo en momentos como estos de pandemia mundial, cuando incluso las normas del mercado capitalista y los acuerdos multilaterales contemplan mecanismos para garantizar que las vacunas o los remedios médicos están al acceso de todo el mundo y, por lo tanto, liberalizados. Nosotros vamos a seguir trabajando para que España también garantice el acceso a las vacunas poniéndolas al servicio de todo el mundo y que no dependan del control que empresas privadas tienen sobre ellas.

La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, va a continuar al frente de las negociaciones de la ley de vivienda en las que participaba hasta ahora en condición de secretaria de Estado de Agenda 2030, un puesto que ahora recae en usted ¿Cree que habrá una nueva ley de vivienda consensuada entre el PSOE y Unidas Podemos que incluya la limitación de los precios del alquiler? ¿Estará aprobada antes de las elecciones madrileñas?

Ley de Vivienda en los términos que establecimos en el acuerdo de coalición tiene que haber sí o sí. Ojalá esté aprobada antes de las elecciones madrileñas, porque eso será una buena señal para todos los electores de que las fuerzas del Gobierno de coalición están defendiendo el derecho a la vivienda en condiciones que posibiliten que todo el mundo accede; y, desde luego, que las dos fuerzas del Gobierno están trabajando para evitar que la vivienda sea un objeto de especulación y de enriquecimiento y sea un derecho fundamental. Todos los electores y ciudadanos y ciudadanas de este país saben que esa es la posición de Unidas Podemos y saben que somos la fuerza política que está impulsando la aprobación lo más rápidamente posible de esa ley, y además con unos contenidos que garanticen efectivamente que no se especula con la vivienda. Espero que el PSOE también haga lo posible para que quede constancia antes de las elecciones de Madrid de que es una fuerza política que defiende eso mismo que defiende Unidas Podemos.

El secretario de Estado de la Agenda 2030, durante la entrevista con 'Público'. Fernando Sánchez

Con su nombramiento en el Gobierno, usted gana peso dentro de una confluencia en la que ha sido y es una de las personas de confianza de Pablo Iglesias. El líder de Podemos siempre menciona a Díaz, Belarra y Montero cuando habla de los nuevos liderazgos del espacio confederal ¿Se ve acompañando a las ministras en el Unidas Podemos 'post Pablo Iglesias'?

Yo soy el secretario general del Partido Comunista de España, llevo muchos años trabajando sobre todo por garantizar los derechos humanos y los derechos fundamentales y, francamente, mi currículum lo tengo muy cubierto desde hace muchos años con mi actividad profesional y defensa de los derechos humanos. Lo que menos me preocupa en estos momentos de mi vida es liderar nada, yo lo que pretendo es aportar a la buena marcha de mi país y a conseguir que todas las personas de este país tengan garantizada una vida digna y el máximo disfrute de todos los derechos fundamentales. Para eso hay que garantizar que este Gobierno dure mucho tiempo y que en los futuros gobiernos va a seguir estando Unidas Podemos para llevar adelante esa agenda; esa es mi preocupación. Las personas que ha mencionado son mucho más jóvenes que yo todas ellas, con grandes cualidades todas ellas, y no me cabe ninguna duda de que el futuro de Unidas Podemos descansará en ellas y en muchas otras personas, y yo aportaré lo que pueda.

¿Puede la izquierda en Madrid dar la vuelta a las previsiones electorales actuales? ¿Cómo se moviliza a un electorado obrero históricamente desmovilizado en un día laboral y no lectivo?

No cabe duda de que el PP ha buscado la desmovilización del electorado más popular, que sabe que es el que objetivamente no coinciden sus intereses con los del PP. Nuestro gran reto es, en primer lugar, conseguir vencer esos factores de disuasión del voto y, en segundo lugar, contrarrestar o vencer lo que siempre es una limitación para la izquierda, y es que el voto popular es un voto con menos conciencia de la importancia que tiene el mero gesto de votar. Nosotros creemos que en la Comunidad de Madrid, igual que en nuestro país, hay una mayoría social claramente progresista y de izquierdas, o desde luego claramente contraria a las políticas que hace la derecha para privilegiar a las élites de nuestro país. No es tanto si creemos que va a ser posible o no movilizar ese voto, es que nuestra obligación es conseguir movilizar ese voto y que sea para las opciones de la izquierda en la Comunidad de Madrid.

El Gobierno llegó hace meses a un acuerdo con ERC para acabar con el denominado 'dumping' fiscal de la Comunidad de Madrid. El candidato socialista, Ángel Gabilondo, ha prometido en varias ocasiones que no va a tocar los impuestos si gobierna después del 4 de mayo ¿Es para Unidas Podemos una línea roja una reforma fiscal?

El secretario general de las Naciones Unidas acaba de decir que es imprescindible que en esta crisis se cree un impuesto que sea sufragado por las personas, físicas o jurídicas, con más patrimonio. A nadie se le escapa que las crisis no consisten en que desaparezca el dinero, consisten en que el dinero se redistribuye de forma inequitativa y, como en todas las crisis, en esta también ha habido personas que se han enriquecido. Hay que dejar una cosa clara: cuando hablamos de subir los impuestos no hablamos de una subida a todo el mundo por igual; en un sistema fiscal democrático los impuestos se pagan en función de la capacidad adquisitiva de cada quien. Una reforma tributaria que gravara la capacidad adquisitiva como debe ser recaudaría mucho más entre los grandes patrimonios y bajaría la presión fiscal de las personas que están en una situación más difícil. Lo que se trata es de conseguir que en el global la recaudación sea muy superior a la que hay ahora mismo, y eso es posible hacerlo. Entiendo que esa es la posición, desde luego, del Gobierno de coalición, y eso es lo que hemos firmado en los acuerdos del Gobierno de coalición.

El secretario de Estado de Agenda 2030, Enrique Santiago, durante la entrevista con 'Público'. Fernando Sánchez

En la XII Asamblea Federal de IU, celebrada hace unas semanas, se acordó avanzar en la confluencia con Podemos iniciada hace ya unos años ¿Qué consecuencias tendría esto exactamente para la estrategia de colaboración que mantienen con los de Pablo Iglesias? ¿Está esta confluencia en su mejor momento o cree que hay que pulir cosas?

El proceso de convergencia en Unidas Podemos es un proceso irreversible y necesario para fortalecer la base material de la izquierda de este país, de la izquierda alternativa con vocación de transformar y mejorar las condiciones de vida de las personas en España. Tenemos que consolidar Unidas Podemos y eso significa que hay que democratizarlo, hacerlo más participativo, dotarlo de una fortaleza organizativa que hoy no tiene, y todas las fuerzas políticas que forman parte de Unidas Podemos tienen plena coincidencia en esto. La mesa confederal de Unidas Podemos, que es el organismo de coordinación, acaba de acordar hace unas semanas una resolución llamando a que ese proceso de estructuración, democratización e incremento de la participación se generalice en toda España. Es una necesidad para nuestro pueblo; a la gente no le interesan tanto las distintas organizaciones donde cada quien se encuadra, sino que le interesa que haya una sólida fuerza política que defienda sus intereses, y esa fuerza política hoy en España no cabe duda de que es Unidas Podemos.

En esta misma Asamblea, aprobaron el llamamiento 'Horizonte República' que definen como una hoja de ruta para salir "a la ofensiva con una propuesta republicana, feminista y ecologista". Unidas Podemos ha intensificado en este último año su rechazo a los escándalos de la Corona y su apuesta por avanzar hacia una república ¿Cree que las actitudes y los presuntos delitos atribuidos a miembros de la familia real acercan a la institución a un final más o menos cercano?

Izquierda Unida siempre ha manifestado su opción por la República porque es la de la plena democratización de las instituciones del Estado. También es la opción en Unidas Podemos, como no puede ser de otra forma, porque en una democracia moderna y avanzada la Jefatura del Estado no se puede heredar de padres a hijos. La monarquía española nunca se ha caracterizado por su ejemplaridad y hoy tampoco lo hace; son demasiados escándalos de una institución que, precisamente por no estar sometida al control electoral, debería tener una solidez ética y moral incuestionable, y no es el caso. Sin embargo, tampoco creo yo que el fin de la monarquía o el advenimiento de la república vaya a depender de las actitudes de la Casa Real, si no de una madurez democrática de nuestro pueblo. Ya ocurre con la gente más joven, a la que le resulta un poco sin sentido que haya instituciones que se mantengan en el siglo XXI como si estuviéramos en el siglo XV. La monarquía es una anormalidad y una excepción en el mundo en el que vivimos.

¿Hasta qué punto las diferencias sobre la Corona y la forma de Estado pueden tensar las relaciones entre el PSOE y Unidas Podemos? No me refiero solo a los discursos o ideas que se defienden, sino a las votaciones en el Congreso para impedir comisiones de investigación sobre las finanzas de la monarquía, al papel del Gobierno en la huida del emérito a los Emiratos Árabes…

"Cada vez que el PSOE u otro partido trata de argumentar que la monarquía está por encima de las leyes, se retrata"

Cualquier intento por limitar la transparencia y la investigación de cualquier actividad presuntamente criminal que pueda afectar a la monarquía tiene los días contados. El problema es la justicia en este país, porque es un poco lamentable que los tribunales no hayan sido capaces de abrir una investigación cuando es flagrante que el anterior jefe del Estado ha cometido una cadena de hechos ilícitos; no lo digo yo, lo dice la fiscalía suiza, que sí que está investigando. En España no hay ninguna investigación judicial y se ha permitido la absoluta impunidad de esos presuntos crímenes, igual que se ha permitido acceder a determinados privilegios de regularización fiscal. Eso es una vergüenza, toda la sociedad española lo percibe claramente y la impresión que da es que fuera de nuestras fronteras hay bastante estupefacción por la forma en la que las instituciones de un país democrático como España tratan de forma privilegiada a una determinada familia.

¿El PSOE forma parte de eso?

Hay muchas instituciones que están en esa anomalía histórica y creen que tiene alguna justificación mantener esa situación de impunidad. Cada vez que viene una comisión de investigación al Congreso y el PSOE o cualquier otra formación intenta argumentar que la monarquía está por encima de las leyes se retrata ante la sociedad, es evidente.

Usted ha sido el portavoz de Unidas Podemos en la Comisión de Interior ¿Cuánto tiempo de vida le queda a la ley mordaza? ¿Es posible un gran consenso en la derogación de esta ley que incluya al PP? Hace dos legislaturas, cuando Vox no estaba en la Cámara, estuvo a punto de producirse este consenso.

"No reconozco al PP de Miguel Herrero de Miñón en las declaraciones infantiles y simplistas de los actuales dirigentes"

A nosotros nos sorprende que a estas alturas el PSOE no se haya sentado a tratar con nosotros la derogación de la ley mordaza. Insistentemente desde el inicio de la legislatura lo hemos planteado. Primero, es que estuvo a punto, como bien dices, de cerrarse hace dos legislaturas, pero además es un acuerdo expreso del acuerdo programático del Gobierno de coalición, y la verdad es que nos sorprende. Llevamos año y medio de legislatura y le hemos manifestado varias veces al PSOE que esto es un tema urgente, igual que es urgente reformar el Código Penal para recuperar la libertad de expresión plenamente y, de hecho, hemos tenido que presentar una proposición de ley como grupo porque no entendemos por qué el PSOE no le da la prioridad debida a esto. Vamos a seguir insistiendo y si no, ya valoraremos si tenemos que hacer lo mismo que con la reforma del Código Penal para cumplir con el acuerdo de coalición.

Yo con el PP tengo pocas expectativas porque ha entrado en una deriva de competencia con la ultraderecha y en estos momentos mi impresión es que no van a sumarse a nada que tenga que ver con la recuperación de los espacios de libertad y democracia. El PP de hoy, desgraciadamente tiene muy poco que ver con el PP de la transición, el que intentó desmarcarse del franquismo. Yo no reconozco al PP de Miguel Herrero de Miñón, que reconoció al PCE públicamente y su papel en la transición, en las declaraciones infantiles, simplistas, muestra de ignorancia de los actuales dirigentes del PP en ese absurdo discurso guerracivilista, anticomunista primario, en competencia con la ultraderecha. La sociedad española debe darse cuenta de que desgraciadamente el PP cada vez está más alejado de los espacios de defensa de las libertades públicas. Ojalá vuelva al mínimo consenso constitucional de defensa de estas libertades. La prueba podremos verla cuando debatamos sobre la reforma de la ley mordaza.