Público
Público

Podemos Monedero, nuevo director de la Fundación Instituto 25-M: "Una FAES de izquierdas sería muy buena para España y para Europa"

Juan Carlos Monedero saluda a las bases / JAIRO VARGAS
Juan Carlos Monedero saluda a las bases / JAIRO VARGAS

Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos, ha sido designado como nuevo director de la Fundación Instituto 25-M, think tank ligado al partido morado que pretende servir de fuente del pensamiento crítico y estratégico para la formación. 

Monedero afronta esta nueva etapa al frente del laboratorio de ideas podemita después de que la formación desapareciera del Parlamento gallego y perdiera casi la mitad de sus votos en Euskadi. 

La Fundación, dirigida hasta ahora por Federico Severino, es la encargada entre otras cosas de la universidad de verano del partido.

Los movimientos inmediatamente posteriores a un resultado electoral se suelen entender como el reconocimiento de una crisis en el partido.

Ya estaba en la voluntad de la nueva Ejecutiva darle un impulso al Instituto. Podemos es un partido que se ha presentado a muchas elecciones, tiene muchos ataques exteriores, divisiones internas... Todo eso ha llevado a desatender tres cuestiones: la reflexión teórica, la formación y la articulación de un partido en movimiento. Una de las grandes promesas de Podemos era llegar al Gobierno y construir una base social que impulsara la profundización de la democracia en España.

¿Qué ha fallado para la caída en votos en Galicia y Euskadi?

La disolución de la marca Podemos. El partido se ha presentado a las cuatro últimas elecciones con cuatro nombres. Se han producido divisiones internas y las mareas se fragmentaron. Hubo una ausencia de presencia territorial, que se arrastra desde la decisión honesta de no presentarse a las municipales porque, al ser un partido muy joven, no se conocía a las miles de personas que se podían presentar a las alcaldías. Esa renuncia ha generado una enorme fragmentación y profundas dificultades para implantarse en los territorios.

Por último, creo que Podemos es un partido que en su generosidad y determinación por gobernar España ha pagado el precio de desatender la construcción del partido. 

Sobre la disolución de la marca, Errejón aseguró que Podemos "ya no existe. Se llama UP y tiene los resultados de siempre de IU".

Errejón tiene un problema. Tiene la mala cualidad de dañar a la gente que le quiere. Lo hizo con su mejor amigo [Pablo Iglesias], maltrató al profesor que más le ha cuidado, que era yo, y ha defraudado a la mujer que le permitió iniciar su vuelo propio, Manuela Carmena, la cual le ha repudiado. En lugar de hacer reflexión sigue alimentando su ira.

Sobre Errejón: "En lugar de hacer reflexión sigue alimentando su ira"

Podemos tiene que ser la nave nodriza que acompañe a las diferentes formaciones que constituyan una flotilla. El planteamiento de Errejón siempre criticaba la estrategia unitaria con IU, pero después, él pactó con los Anticapistlistas; creo que es un dislate.

Sin embargo, cuando formamos Podemos, Errejón llevaba la organización del partido y hubo mucha gente válida que trabajó con él. Ahora se han dado cuenta de que las estrategias de Errejón son personalistas, así que quiero intentar rescatar a mucha buena gente que hoy se siente muy huérfana.

¿Qué variaciones pretende llevar a cabo en la Fundación?

Una de las tareas del Instituto debe ser darle una oportunidad a la intelectualidad crítica, que ahora está huérfana de espacios de reflexión. Es una invitación a toda la gente que ha estado pensando en la amplia familia de la izquierda. Queremos estar lejos de los desencuentros del pasado.

"Queremos estar lejos de los desencuentros del pasado"

Vamos a empezar con una red de análisis de redes, para que se visibilice la estrategia desestabilizadora de la extrema derecha. El riesgo de que la tecnología se vuelva en contra de la democracia es muy alta. También tenemos que ayudar a construir la imagen de Europa del sur. Nuestra voluntad es la de formar. Anguita decía "programa, programa, programa". Nosotros diremos formación, formación, formación.

Contará con un consejo científico para enfrentar las vicisitudes.

Hay tres tareas pendientes. La primera es un modelo de España, no podemos improvisar este país, y esto urge. FAES [el think tank ligado al Partido Popular y presidido por Aznar] tuvo un modelo de España que nos llevó a la guerra de Irak. Obviamente, ese no es el camino. Tenemos la obligación de tener un modelo que termine con la fragmentación de las fuerzas progresistas.

Otra de las tareas pendientes es repensar Europa: no hay salida que no sea europea, aunque sigamos estando en manos de gente sin respeto por la democracia. Los holandeses, cuando hablan, recuerdan a los años 30. El sur tiene que recuperar esa mirada europeísta y progresista sobre Europa.

La otra tarea es definir la relación tanto atlántica como la china. Estados Unidos quiere poner de rodillas a Europa igual que ha puesto a Reino Unido y tenemos que tener una vía de discusión con Rusia y China. No podemos estar condicionados a los estados de ánimo de Trump, que un día apoya a Guaidó y al otro lo destierra.

FAES como referencia, por su impacto, no por sus políticas

Cuando la gente me preguntaba cuál era mi tarea, siempre lo he dicho: me gustaría hacer una FAES de izquierdas. FAES está en la definición de España. Nos subordinó a EEUU, nos metió en una guerra... en la lectura de Aznar, eramos socios preferentes de EEUU. Era mentira, pero era un proyecto. Unía a todas las derechas y todas las extremas derechas. Una FAES de izquierdas sería muy buena para España y para Europa.