Público
Público

Sara Socas Sara Socas: "No creo que Dios ni la sangre otorguen a la monarquía ningún tipo de poder sobre los demás"

Concierto de Sara Socas en el WiZink Center. / MARTA MAS GIRONES
Concierto de Sara Socas en el WiZink Center. / @LEENTRELINEAS

La rapera tinerfeña Sara Socas se ha vuelto un fenómeno cultural en los últimos dos años por sus réplicas mordaces en las batallas de gallos de freestyle. Así se ha ganado su espacio como una de las pocas mujeres en participar de forma destacada en eventos de rap. Su colaboración en un spot publicitario de Correos ha enervado las sensibilidades de la ultraderecha, lo que convirtió su nombre en viral esta semana.

Sara Socas Martín (1997) ha estudiado Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid, pero por lo que realmente es conocida es por su faceta más artística al participar en competiciones de freestyle rap, las conocidas como batallas de gallos. No suele haber muchas mujeres en este entorno "aún", comenta la rapera entre risas, por lo que Sara ha tenido que hacerse valer el doble. Considerada el futuro y presente del rap femenino en España, Sara Socas se sienta con Público para comentar su trayectoria y su última 'aventura' en las redes sociales, donde ha sido tanto venerada como criticada por su colaboración en el spot publicitario de Correos

Concierto de Sara Socas en el WiZink Center. / @LEENTRELINEAS

La frase de su rap que más ha calentado las redes ha sido "ser patriota no es izar una bandera ni pisar al que lucha por llenarse la nevera". Unos la han aplaudido, mientras que otros la han tachado de "rapera podemita", ¿cómo les explicaría a esos últimos lo que es ser patriota?

La propia campaña pedía polémica, todos lo que formábamos parte de ella sabíamos que iba a pasar. Parece que es mojarse en el tema, aunque son declaraciones que para mí son coherentes y normales, que ser patriotas no se trata solamente de darle importancia a símbolos, escudos o banderas, que no tienen en sí un tinte patriótico, sino partidista. Yo creo que ningún partido tiene derecho a hacerse con la bandera de un país como símbolo propio, por mucho que les funcione bien en campaña.

La ultraderecha tuitera también criticó, en su momento, la campaña del Orgullo de Correos y usted siempre has sido defensora de los derechos LGTBQ. ¿Por qué les enfadará tanto? ¿A qué le tienen tanto miedo?

Es un tema que me toca de cerca porque tengo novia, pero, aunque no formase parte del colectivo también sentiría empatía. La lucha entre partidos se basa en acusarse unos a otros de lo que hacen mal, en vez de buscar puntos en común para mejorar la vida de la ciudadanía; es una lucha de poder. Del mismo modo que la derecha se ve atacada por criticar su uso de la bandera de España, como te comentaba antes, parece que su contraataque es criticar la bandera del colectivo LGTBQ, cuando no tiene nada que ver dar visibilidad a un colectivo históricamente oprimido con utilizar en tu beneficio la bandera de una nación. Está claro que, aunque la mona se vista de seda mona se queda, y que cuando los partidos que apoyan a la ultraderecha utilizan la bandera del Orgullo se sabe que lo hacen para lavarse las manos, por mucho que intenten mostrar que les preocupan los derechos del colectivo.

Concierto de Sara Socas en el WiZink Center. / @LEENTRELINEAS

Hay quien cree que ser patriota y monárquico es casi lo mismo, ¿cree que este paralelismo se puede seguir produciendo?

Creo que ser patriota está culturalmente ligado a una serie de acciones y pensamientos determinados que identificamos con el "español bien", véase apoyar la tauromaquia o la monarquía. Pero no creo que todas las personas patriotas se identifiquen con ello, ni mucho menos, por mucho que pertenezca al imaginario cultural e incluso religioso. En mi opinión no tiene nada que ver, yo no apoyo a la monarquía porque lo veo como algo arcaico. Su acumulación de poder económico y social por herencia es un sinsentido, y no creo que ni Dios ni su sangre les otorgue ningún tipo de poder o privilegio por encima de los demás.

En esta línea también se podría hablar de los escándalos del rey emérito, cuyos privilegios se han debatido por encima de los de los demás, aún por ver si quedan impunes.

Lo peor es que no son los primeros que se producen en torno a su figura, o a de la Casa Real. Ya no es un debate entre monarquía o república como modelo político, sino un debate ético sobre sus actividades. Esas noticias nos deberían hacer replantearnos qué sentido tiene que sigan ahí, porque para mí mucha lógica no tiene.

"Siente orgullo, de nuestra diversidad, de tu barrio, de tu pueblo, de tu propia realidad, del que no quiere cerrar, del que cuida su local, del que mima cada miga y cada pedazo de tu pan". Esta es una de las primeras frases del spot publicitario que ha sacado con Correos Market. ¿Por qué es especialmente importante apoyar los negocios locales este 12-O?

Tanto el capitalismo como la globalización son los que han acercado las multinacionales a todo tipo de barrios, desde casas de apuestas que han sustituido negocios locales hasta bares de barrio que han sido sustituidos por un KFC. Está claro que la crisis económica causada por la covid-19 nos afecta a todos, y lo que tendríamos que entender que nuestra inversión es especialmente importante en el comercio local, tanto ahora como en cualquier otro momento. Es, sin duda, otra forma de ser patriota, no porque no debas consumir nada de fuera, sino porque ayudas a enriquecer tu entorno.

Hace unos días, en la Cadena 'SER', le reprochaba a Ayuso su inacción frente a la pandemia, y ahora vuelve a hacer un guiño a su gestión criticando que "aquellos que dividen y la gentrificación" no pueden presumir de patriotismo. ¿qué opina de su gestión?

Tampoco es que tenga nada en contra de Ayuso personalmente. Simplemente desempeña el papel que tiene que desempeñar con su partido, tampoco creo que ella tenga la conciencia muy tranquila con la situación. Yo también he tenido muchas incongruencias en mi carrera y eso es lo que quería mostrar con el rap de la SER, aunque fuese irónico. El problema es que ha dado prioridad a lo que no la tenía, como aquello de que este semi-confinamiento eran mediadas intermedias, cuando la situación en la que está Madrid es muy seria, aunque yendo por la calle parezca que todos cumplen con las medidas.

Una de las últimas polémicas en círculos feministas que comentó fue acerca de una publicación que acusaba al colectivo bisexual de acostarse con "el bando opresor". ¿Cuánto daño puede hacer comentarios como este a la lucha feminista?

Imponer cómo debe de ser el feminismo, sobre todo desde la orientación sexual, me parece desvirtuarlo. Es un movimiento crucial y solo genera divisiones y debates que, para mí, ni deberían existir. Es una incriminación al colectivo LGTBQ y soy incapaz de defenderlo, porque me parece hasta peligroso. El feminismo no es un dogma inamovible cuyos pilares están recogidos en una Biblia intocable. La sociedad avanza y el feminismo y su debate con ella. No creo que debamos seguir a rajatabla las palabras de feministas "ilustradas", nunca mejor dicho, para meterse en estos berenjenales, que ahora mismo invisibilizan a una parte del colectivo feminista y que tratan al hombre como enemigo. El "enemigo" es el sistema patriarcal y todas nosotras, yo incluida, hemos podido tener comportamientos machistas por ello.

La lucha contra el machismo, además de ser una razón para sentirse patriota, ha marcado los inicios de su carrera en un mundo de hombres.

Por supuesto. Incluso pertenecer a un ámbito predominantemente masculino ya es feminista, aunque no te consideres parte del movimiento como tal. Estás representando a la mujer donde no está tan visibilizada, y eso ya es feminismo. Al principio para mí era casi una carga, yo iba a las batallas a rapear y ya está; quería ser uno más. Pero me di cuenta de que por ser mujer podían no ver igual mis capacidades o mis argumentos, sino solo mi género. Me dio miedo que muchas chicas me viesen como ejemplo, porque sufro mucho el 'síndrome del impostor', y es algo que veo que afecta a muchas otras artistas.

Creo que, por estar menos escuchadas, por tener menos en cuenta nuestras opiniones, por interrumpirnos más, nos acabamos infravalorando y creando inseguridades. Por ello, durante mucho tiempo he caído en depresión y en episodios de ansiedad, además de porque tengo TLP (transtorno límite de personalidad), y creo es algo que nos afecta especialmente a las mujeres. Aunque en la competición de Red Bull, o en cualquier otra, he recibido un trato ejemplar por parte de mis compañeros, he caído en la conclusión de que durante todo este tiempo he sido mi propia enemiga, creyendo que no me merecía todas las oportunidades que se me presentaban. A veces ser feminista también es darse cuenta del mal que nos hacemos a nosotras mismas.