Público
Público
'Una niña'

Sébastien Lifshitz: "Las personas trans son las que deben decidir su propia identidad, no los demás"

Sébastien Lifshitz
El guionista y director de cine Sébastien Lifshitz. LA AVENTURA AUDIOVISUAL

El cineasta francés Sébastien Lifshitz muestra la tragedia íntima de Sasha, una pequeña de siete años con disforia de género, en Una niña, una emocionante película documental que reivindica el derecho de las personas trans a decidir su propia identidad.

"De mayor seré una niña", dijo Sasha cuando tenía cuatro años. "No", le contestó su madre. "Se puso a llorar con angustia, tenía una mirada de pánico". El desconsuelo que esta mujer vio en su hija entonces la llevó a vivir unos años infernales, acorralada por un poderoso sentimiento de culpa que, sin embargo, no impidió que dedicara todos los esfuerzos posibles a entender a la pequeña y a intentar ayudarla. Ese proceso, desde los siete años de Sasha, es el que sigue el cineasta francés Sébastien Lifshitz en su nueva película, Una niña.

Emocionante y oportunamente didáctico, el filme, que ganó el Premio a la Mejor Película de No Ficción en Las Nuevas Olas del Festival de Sevilla, no solo revela la tragedia íntima de esta niña con disforia de género, sino que sirve de denuncia del abandono institucional en que vive la comunidad trans hoy en la mayor parte del mundo, la pereza política y social y una colosal ignorancia sobre el tema. Una niña reivindica el derecho de las personas trans a decidir su propia identidad y a liberarse de la autoridad que sobre ellas ha mantenido siempre la clase médica y política.

En España hay una gran polémica por la ley 'trans'. Uno de los partidos en el gobierno quiere que cada individuo elija su género, mientras que el otro partido de la coalición de gobierno considera esto peligroso...

No sé exactamente qué es lo que pasa en España, pero sí sé que durante años y años, las personas trans han sido maltratadas, ha sufrido muchísimo y durante demasiado tiempo. La dependencia de las personas trans de la comunidad médica existe desde siempre y ahora lo que quieren es que la decisión de su identidad no dependa ya de otras personas. Lo consideran un derecho. Las personas trans son las que deben decidir su propia identidad, no los demás. A nosotros ahora nos toca escucharles, porque ellos son los que mejor saben lo que necesitan. Es un shock ver como políticos, científicos... conocen a la comunidad trans peor que ellos, claro, pero sin embargo son la autoridad en el tema. Ese es el problema real. Por supuesto, estas personas necesitan asistencia médica para los tratamientos, la cirugía... necesitan ayuda, pero la cosa es que los cambios de identidad ahora dependen de la autoridad del hospital, de la ley...

¿Cuál es la situación hoy Francia para las personas trans?

La dificultad hoy es para los niños. Si eres un niño y sientes en lo más profundo de ti que eres un niño trans, no hay instituciones que te ayuden. Solo hay un hospital en Francia que puede darles asistencia, así que las familias tienen que esperar meses y meses y meses. Los padres están completamente perdidos, no saben cómo manejar esta situación, cómo ayudar a sus hijos... Y en las escuelas hace falta mucha educación. No hay formación, ni información para los profesores, los directores de centros, ellos no saben nada. No hablan con las familias ni con los niños...

Se sabe muy poco aún de la disforia de género, ¿hay muchos prejuicios en la ciencia también?

Depende del país en el que vivas. Algunos países dedican más a investigación y otros menos. Algunos son más tolerantes y comprensivos, como Canadá o algunos en el Norte de Europa. Pero entonces está el resto del mundo, en la mayoría de los países es muy difícil. De todos modos, yo no soy un historiador ni un especialista en la comunidad trans, mi deber es hacer películas, los que deberían hablar son las personas trans. Hay que dejar hablar a las personas trans y nosotros debemos escucharles.

Sasha, la pequeña protagonista de esta película. LA AVENTURA AUDIOVISUAL

¿En situación de niños trans, quién se involucra más la madre o el padre?

La familia entera es muy importante para el niño, pero en la mayoría de países es tradición que la que se ocupa de criar y educar a los hijos es la madre, incluso aunque haya cambiado mucho el papel del padre en la educación de los hijos. La realidad es que la madre es la referencia principal de los niños. En muchas familias, a veces el padre no lo comprende y la situación es problemática. Sasha tiene mucha suerte porque tiene una familia que la cuida y es comprensiva.

Buscando a la familia para la película, ¿pensó en algún perfil especial?

No, buscaba una familia con un niño trans, fuera cual fuera la familia. Quería hacer un retrato de todos, de cómo afrontan la situación, con la escuela, el colegio... Tuvimos mucha suerte encontrando esta familia por el amor que se tienen y por cómo cuidan a Sasha.

La madre tiene un terrible sentimiento de culpa ¿es algo muy común?

Creo que en todas las madres existe ese sentimiento de culpa. Se preguntan a sí mismas si tienen la culpa de lo que les pase a los hijos. Los padres en esta situación... el padre de Sasha, por ejemplo, no tiene sentimiento de culpa, no se cuestiona a sí mismo.

La comunidad trans se enfrenta a muchos prejuicios y a la ignorancia, pero ¿no hay también una especie de indolencia social?

Sí, absolutamente, la sociedad es perezosa con este problema, pero es porque no sabe qué hacer. En muchos colegios de muchos países no saben qué hacer, no tienen información, nadie les explica qué es un niño trans y cómo tratar con él y con la familia. Son ignorantes y ese es el problema mayor. No saben qué es la disforia de género y no saben enfrentarse a ello.

En clase de baile, no la dejaban vestir como a las demás. LA AVENTURA AUDIOVISUAL

Finalmente, es un asunto político...

... por supuesto, es un asunto político, el gobierno debe disponer herramientas, ha desatendido el problema demasiado tiempo. Hace muchos años teníamos este mismo problema con el autismo y los niños autistas, el gobierno tenía que ocuparse de ellos, pero fueron las madres las que lo hicieron. Fue horrible para las madres. Hoy está resuelto, porque todo el mundo sabe que las madres no tienen la solución y se han creado colegios especiales y lo hacemos muchos mejor ahora. Con la disforia, espero que los políticos estén más informados y por tanto más preparados para afrontar este problema.

Usted habla de la ignorancia, pero ¿ésta es peor que la falta de empatía?

Ambas. Cuando alguien es diferente a ti, te asustas. Todos pensamos en la sociedad como una duplicidad de ti mismo, pero si eres diferente, negro, chino, musulmán, hindú... hay una especie de temor. Para mí la diversidad del mundo y de creencias y de comportamientos es riqueza para todos, la diversidad del ser humano es algo precioso y necesitamos entender y encontrar un camino de estar juntos. No tiene sentido querer destruir las diferencias. La diversidad humana es la cosa más preciosa que tenemos que cuidar.

Para hacer la película ha tenido que meterse en la vida íntima de una familia, ¿no se crea así demasiado vínculo?

La interferencia no es tan grande, intenté que esta familia siguiera con su vida diaria y no desestabilizara su rutina. No cambiar nada es mi meta. La simple relación y trato amistoso, poco a poco, te dejan ser parte de la familia. Para mí ha sido un encuentro hermoso, cada nueva persona es importante para mi vida y mi conciencia, me ayuda a entender el mundo y a la gente, para mí ha sido una bendición.

Un momento de Sasha en una consulta con la psicóloga. LA AVENTURA AUDIOVISUAL