Público
Público

Sira Rego: "La pelota para la Presidencia del Parlamento está en el tejado de los socialdemócratas"

Sira Rego
Sira Rego confirma que Unidas Podemos se mantendrá en el grupo del GUE e IU en el grupo del PIE / Fernando Gómez.

Sira Rego es la candidata española para convertirse en la tercera mujer con las riendas de la Eurocámara. La maltesa Roberta Metsola, del Partido Popular Europeo, parte como favorita. "Que la derecha dirija el Parlamento Europeo hace más fácil que penetre la agenda de la extrema derecha", advierte la eurodiputada de Izquierda Unida. En las quinielas también se encuentran el polaco Kosma Zlotoswski, de los Conservadores y Reformistas y Alice Bah Kuhnke, postulada por Los Verdes. La votación, que es secreta, tendrá lugar el próximo martes en el Pleno de Estrasburgo.

Para los que no la conocen, ¿cómo Sira Rego definiría a Sira Rego?

En el terreno de lo político vengo del ámbito municipalista y de la gestión local. Soy muy consciente de cómo el marco político europeo afecta a la vida de la gente. Muchas veces pensamos en Europa como esa zona lejana, pero realmente es ese lugar donde se toman grandes decisiones que afectan a la vida cotidiana de muchas personas. A nivel personal soy muy sencilla. Me gustan las cosas que seguramente le gustan a la mayoría de la gente como leer o ir a la montaña.

Fue la primera candidata en presentarse para liderar el Parlamento Europeo. ¿Cuáles son sus prioridades? ¿Cómo marcaría la diferencia si el martes es elegida?

Estos dos años y medio han sido muy complicados, pero nos han enseñado un camino interesante que habría que seguir reforzando. Un camino en el que el Parlamento Europeo tenga un papel mucho más importante (la institución que se elige por sufragio directo). Hay que profundizar en la cuestión de la democracia y en el papel de la Eurocámara.

La alianza progresista del Parlamento Europeo ha permitido tomar decisiones muy importantes y valiosas. Por ejemplo, los fondos de recuperación son más ambiciosos por el papel de esta cámara. También ha sido muy importante la posición en defensa de los derechos de las mujeres o en la transparencia de los contratos de las vacunas. En estos elementos ha primado el sentido común de este bloque progresista. Creemos que este es el camino. Desde la Izquierda planteamos un trabajo de refuerzo en estos aspectos porque la salida a la crisis ecosocial tiene que ser una salida progresista y de izquierdas.

¿Cómo han ido los encuentros con los grupos políticos de la Eurocámara? ¿Con qué votos cuenta para el martes?

No sería capaz de decir con qué votos contamos, pero sí puedo decir que las reuniones han sido muy positivas. Con Los Verdes y los Socialdemócratas hemos planteado que más allá del resultado, lo fundamental es abrir una discusión que permita afianzar al bloque progresista. También hay que aprovechar el proceso, no solo el resultado. Los debates han sido muy ricos y con muchos puntos en común. Somos optimistas porque creemos que puede salir algo positivo más allá del resultado.

¿Qué espera que hagan los socialdemócratas? Parece que están divididos pero que una parte importante podría votar por Metsola, la conservadora anti-abortista. ¿Cree que puede contar usted con algún voto de los socialistas españoles?

En general, nos presentamos con la esperanza de conseguir más votos de los que tenemos en nuestro grupo. Aunque el debate ha sido muy fructífero, no sería capaz de determinar qué va a suceder. La pelota está ahora en su tejado. Han decidido no presentar candidatura, pero esto no significa que no haya candidatas progresistas. No hay ninguna razón para que finalmente sea Metsola. Es decir, hay margen para que haya al menos un debate político y se posicionen muy bien las fuerzas progresistas del Parlamento Europeo. Lo que suceda depende en buena forma de los socialdemócratas.

¿Cree entonces que no hay que dar por sentado que vaya a ganar Metsola? ¿Qué opina sobre sus postulados en contra del aborto, en un momento de restricción de derechos a las mujeres en países como Polonia?

Más allá del perfil de Metsola, que es una persona con talante dialogante, políticamente no compartimos nada con ella ni con su grupo parlamentario. Es importante señalar que el hecho de que la derecha dirija el Parlamento Europeo hace más fácil que penetre la agenda de la extrema derecha. Hemos visto que tienen puntos en común. Nos inquieta y no es deseable una dirección que sea permeable a estas cuestiones.

¿Inevitable que gane Metsola? Pensamos que no, que hay margen para que no sea tan inevitable porque hay alternativas. Creo que sigue habiendo juego y seguiremos trabajando a ver si somos capaces de cambiar la tendencia.

¿Qué va a ocurrir el martes? ¿Cuál es su quiniela?

Metsola cuenta con el apoyo de Renovar Europea, que ya ha manifestado que la apoyarán. La pelota está en el tejado de Socialdemócratas, veremos al final lo que sucede. Planteamos que esto es un proceso político que más allá del resultado tendrá que ver en cómo se construyen los debates y las reflexiones en común. No hemos hablado en el grupo sobre qué sucedería en una virtual segunda ronda, pero estamos en condiciones de abrirnos al diálogo para reforzar la alianza progresista. En este sentido, siempre la mano tendida.

Nos decía Alice Bah Kuhnke, candidata de Los Verdes a la Presidencia, de usted que es una persona comprometida y válida. ¿Qué destacaría de sus oponentes?

Creo que ambas son mujeres inteligentes. De esto no cabe duda. Es una buena noticia que Los Verdes hayan reaccionado presentando una candidata progresista, ya que permitirá abrir un debate que plante cara a la narrativa de derecha y extrema derecha. De Metsola, más allá de las diferencias políticas, es una persona dialogante con la que es bastante fácil trabajar.

¿Cómo ha vivido desde Bruselas la polémica de las macrogranjas en España?

Ha quedado absolutamente acreditado que las palabras del ministro Garzón van en línea de lo que está planteando Europa en torno a la sostenibilidad, producción del sector primario a todos los niveles. Y también recordar el expediente que tiene abierto España por contaminación de ganadería industrial. Lo contradictorio es quienes en Bruselas se posicionan de una manera y en España de otra completamente diferente. Las indicaciones y directrices europeas no desaparecen cuando llegamos a la frontera española. Aquí hay que ser más serios y coherentes. La crisis ecosocial, climática y el modelo de producción agroalimentarios son elementos centrales que tienen que preocuparnos a todos. Y no solo es el ministro Garzón, otros ministros europeos se están posicionando en el mismo sentido. Es de sentido común: solo hay que ir a una macrogranja para ver cómo están destrozando los ecosistemas locales y afectando a la dinámica de la economía local expulsando a mucha gente que vive de la viabilidad de estos. La ciencia y las posiciones europeas nos dan la razón.

¿Ha hablado de ello con sus colegas socialistas aquí en el Parlamento Europeo?

No he tenido oportunidad de hablar con ellos. Pero insistimos en lo mismo: defender una posición lógica y de sentido común. Un Gobierno de coalición está formado por fuerzas políticas diferentes. Es normal que no haya una homogeneidad. También es interesante el debate, pero ahora mismo no hay ninguna duda acerca del impacto de las macrogranjas. Lo importante ahora es profundizar el debate para avanzar hacia una ganadería más sustentable y que cubra las necesidades de la economía local y de la España vaciada.

David Sassoli ha fallecido recientemente. Todas las personas han coincidido en su calidez humana. Pero, ¿cuál será su legado en las páginas de la historia europea?

Deja un legado muy importante. Me subo a esa valoración y destacaría su capacidad de consenso, de diálogo y diría de consenso de progreso y posicionándose muy a favor de la defensa de los derechos humanos. Ha sido una persona absolutamente impecable y desde nuestro grupo sentimos que ha sido una persona con la que ha sido muy fácil trabajar, absolutamente amable y respetuosa, con una talente democrático tremendo. Además, le ha dado un papel muy importante al Parlamento Europeo posicionándose en momentos muy complicados defendiendo el interés general.

La UE afronta tiempos muy convulsos tanto a nivel interno como fuera de sus fronteras. ¿Cuáles son los principales desafíos y dónde deberían enfatizarse las energías en estos dos años que quedan de legislatura?

El mayor problema de vulnerabilidad y seguridad que tienen los europeos es la crisis ecosocial, que nos pone frente al espejo de lo vulnerable que somos y de la necesidad de articular una respuesta que no deje a nadie atrás. También la crisis de la Covid evidencia la necesidad de impulsar el Estado social y servicios públicos. Y también está todo lo que tiene que ver con el auge de la extrema derecha. Este es un problema grave y central en Europa porque plantean una salida en la que caben muy pocas personas. Mantienen una guerra abierta a los derechos humanos. Frente a ese modelo hay que tener una alternativa social y progresista que ponga a los trabajadores europeos en el centro.