Público
Público

Toni Bestard: "Detrás del éxito del turismo hay un submundo al que damos la espalda"

El director Toni Bestard con los actores de la película 'Pullman'.
El director Toni Bestard con los actores de la película 'Pullman'.

El cineasta mallorquín explora en ‘Pullman’, desde la mirada de dos niños, la trastienda del turismo en la isla, un submundo de pobreza, racismo, abusos a menores, drogas y prostitución.

A 600 metros del Palacio de Marivent, la lujosa residencia de verano de la familia real, se levantan los apartamentos Pullman, un antiguo hotel que hoy es un edificio colmena en el que viven familias de inmigrantes. De esta realidad, la de la abismal desigualdad de la España del siglo XXI, parte la historia de Pullman, nueva película de Toni Bestard, que se estrenó online el 24 de abril, en Filmin, antes de llegar a los cines.

Dos niños, Keba Diedhou y Alba Bonnim –Daren y Nadia en la película- se lanzan en su primer día de vacaciones a una aventura por la isla. Desde su casa en los apartamentos Pullman recorren un camino de iniciación en el que van descubriendo la cara menos amable de un mundo consagrado al turismo. "Así van descubriendo lo que les espera", dice el director que revela al espectador las partes oscuras de una realidad que muchos adultos de clase media no quiere mirar.

"Detrás del éxito del turismo hay un submundo al que damos la espalda. Es la trastienda que no queremos mirar. Familias que viven y dependen de pequeños trabajos en ese mundo y que son las que más van a sufrir ahora", alega Bestard durante una entrevista con Público.

El turismo al que hemos apostado tanto tiene también un lado oscuro ¿quería mostrarlo?

El tema del turismo está de trasfondo, pero en la película lo que prevalece es el viaje iniciático de los niños. Pero, por supuesto, detrás del éxito del turismo hay un submundo al que damos la espalda. Es la trastienda que no queremos mirar. Familias que viven y dependen de pequeños trabajos en ese mundo. Pero la película es más la relación de esos niños y cómo descubren su propio destino.

Esas personas, en esta crisis de la Covid-19 sin turismo, ¿qué pueden esperar?

Bueno, es una catástrofe, en realidad es una catástrofe para toda nuestra isla y para cualquier destino que viva solo del turismo. Sin duda, las que más van a sufrir son estas familias.

Los niños protagonistas son primera generación de españoles hijos de inmigrantes…

Sí y viven más o menos integrados. Es una cosa que se ha trabajado mucho desde la educación pública. En Mallorca conviven muchas culturas y es así desde los años cincuenta. Hoy es fácil encontrar a niños como Daren y Nadia en cualquier escuela.

Sin embargo, en la película se muestra racismo y xenofobia en la isla, ¿existe de forma menos aguda que en otros sitios?

Sí, es un racismo menos agudo, más bien son una serie de prejuicios. Pero es verdad que para hacer el casting para el niño, tuvimos que ir a las escuelas de un barrio que está ocupado por familias africanas. Hay cierto aislamiento y su integración no es total.

Daren y Nadia viven en los apartamentos Pullman, a 600 metros del Palacio de Marivent. Es una buena imagen de la desigualdad en España. ¿Qué piensa de este país?

Pues pienso que España no es tan moderna como pensamos ni como queremos vender. Esta imagen es real, los apartamentos Pullman y el Palacio están exactamente a esa distancia. Y, claro, te preguntas ¿cómo es posible ese contraste? Es verdad que la monarquía ha dado muy buena publicidad a la isla, pero eso no impide que de vez en cuando nos quitemos la venda que llevamos en los ojos.

Elegir a dos niños para mirar este mundo ¿qué intención esconde?

Quería la mirada inocente de unos niños sobre asuntos y situaciones del mundo de los adultos. Nosotros lo vemos con otros ojos. Eso me servía para que ellos tuvieran conciencia de lo que les espera y, al mismo tiempo, para abrir los ojos del espectador. Nosotros a veces nos comportamos como niños cuando damos la espalda a ciertas cosas.

Racismo, xenofobia, abusos a menores, prostitución, pobreza… ¿es lo que les espera a los niños de hoy?

Todo eso aparece en la película porque todo eso existe, pero ello no quiere decir que los niños se vayan a encontrar con eso. Hemos tenido un problema muy grave con el tema de los abusos a menores en las islas... pero no todo es negativo en el futuro de esos niños. Sus madres y padres son trabajadores que se esfuerzan para que sus hijos sean un ciudadano más en este mundo. Aunque es verdad que el peligro acecha en la esquina.

¿Cómo ha trabajado con los niños? ¿Ha tenido que explicarles qué estaban contando?

Ha sido complicado, los niños quieren jugar y hay que respetar sus tiempos, pero dan mucha verdad. Con cada uno ha sido diferente. La niña, que es de clase media alta y es más jovencita, entendía las cosas de una forma distinta, mucho más como un juego. El niño, sin embargo, tiene una vida más parecida a la situación del personaje y entendía todo perfectamente.

¿Cómo se vive estrenar online una película grabada para exhibirse en pantalla grande en el cine?

Es verdad que no era el objetivo, estaba previsto el estreno en mayo, pero ésta es una película independiente, pequeña y eso hace más difícil el estreno en cines. Se nos abrió esta ventana y nos gustó eso de poder ofrecer la película antes, aunque pensemos estrenarla de todas formas en el cine. Nos puede beneficiar de alguna manera. Además, ahora la gente necesita poder aferrarse a la cultura.