Público
Público

21 etarras seguirán presos al no acumularse sus penas

La ‘doctrina Parot’, aplicada por el Supremo desde 2006, alarga las condenas. Antes de final de año, otros cuatro reclusos de la banda, entre ellos la ‘histórica’ Inés del Río, se verán afectad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fernando Etxegarai Gastearena fue detenido en 1987 por la Guardia Civil acusado de ser miembro del comando Aizgorri de ETA. La Audiencia Nacional le condenó a 99 años de cárcel de los que cumplió 21. A principios de enero, los magistrados que sustituían a los jueces de la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, de vacaciones, liberaron a Etxegarai Gastearena. Ahora los magistrados titulares han rectificado y dictado un auto de detención. Al etarra se le aplicará la doctrina Parot de forma que la condena efectiva se alargue. Volverá a prisión.

Su caso es el primero de un preso ya en libertad a quien se le aplica la llamada doctrina fijada en 2006 por el Tribunal Supremo en una controvertida decisión en la que impedía que las condenas impuestas a presos con delitos graves, no sólo de terrorismo, se refundieran en una sola de 30 años y sobre ella se aplicaran los beneficios penitenciarios (en torno a un tercio de la condena). Con ello se alargan las penas reales que cumplen los presos de los 20 a los 30 años. En total ya son 21 los etarras afectados.

Trece el primer añoEl primero fue José Ignacio Gaztañaga Bidaurreta, que debería haber quedado en libertad en marzo de 2006 y que, sin embargo, permanecerá en prisión hasta el año 2018. Tras él, y ese mismo año, otros doce reclusos de ETA (ver recuadro) vieron como su excarcelación quedaba aplazada entre ocho y trece años. Entre ellos estaba José Antonio López Ruiz, Kubati –asesino de la reinsertada Dolores Cataraín, Yoyes– y Domingo Troitiño Arranz, histórico del comando Madrid. Ninguno de los dos saldrán a la calle antes de 2017.

Cuatro al año siguiente

Durante 2007, fueron sólo cuatro los miembros de ETA afectados por la doctrina Parot. Es el caso de Fernando de Luis Astarloa, integrante del comando Orbaiceta y condenado a 65 años de cárcel por varios delitos, entre ellos el asesinato de un comisario de Policía. Iba a salir en libertad el 24 de marzo de 2007 y ahora tendrá que esperar diez años más.En lo que va de 2008, ya son cuatro los etarras afectados. Además de Fernando Etxegarai Gastearena, los reclusos que han visto retrasada su excarcelación han sido Francisco Javier Lujanbio Galdeano, Juan Carlos Pérez Ojuel e Inmaculada Pacho. A ellos se sumarán en los próximo meses Pedro Juan Odriozola, Ignacio Fernández de Larrinoa, Ignacio Orotegi y la histórica miembro del comando Madrid en los años ochenta, Inés del Río Prada.

Diez años más para Parot

El preso cuyo recurso dio pie a la doctrina, el etarra francés Henri Parot, también se verá afectado por la misma. A pesar de estar condenado a casi cincuenta siglos de reclusión por 82 asesinatos, su intención era salir de prisión en 2010 y por eso recurrió ante el Tribunal Supremo una sentencia de la Audiencia Nacional que se lo impedía. La jugada le salió mal y ahora tendrá que esperar hasta 2020. Él es uno de la otra veintena de presos que en los próximos años se sumarán a los que ya han visto retrasada su excarcelación.