Público
Público

"Abre tus puertas a las personas refugiadas"

Baltasar Garzón, Almudena Grandes y Carmen Machi, entre otros, participan en la nueva campaña de CEAR para promover la solidaridad en España, uno de los países que menos refugiados recibe en la UE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

'Si es que venías to'loco [sic], te has tragado el Frontex (Agencia Europea de Fronteras). Que sí, que yo te entiendo, pero es que sois 43 millones de refugiados en el mundo, es que no podemos dejar pasar a todo el mundo'. Así le responden tres agentes aduaneros a un inmigrante africano que se deja el aliento y los nervios en su lucha por escapar de la persecución que sufre en su país. 

En el vídeo de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), la víctima sólo es un actor pero, como apuntan el juez Baltasar Garzón, la escritora Almudena Grandes o la actriz Carmen Machi en dicha publicidad, 'podrías ser tú'.

Con esta campaña, titulada No entran, CEAR pretende denunciar la falta de solidaridad española con los solicitantes de asilo que, pese a haber repuntado el año pasado, en el que se llegó al récord de peticiones a nivel mundial, lleva una década descendiendo en España por diversas causas.

Para celebrar el Día Mundial del Refugiado, que se conmemora mañana, 20 de junio, CEAR también ha presentado su informe anual, en el que se pone de manifiesto que, desde 2001 hasta 2011, las peticiones se han reducido un 65%, pasando de 9.490 solicitudes de protección internacional a 3.414, respectivamente. ¿Los motivos? Principalmente, el endurecimiento de las políticas de control de las fronteras.

De esas 3.414 solicitudes contabilizadas el año pasado, 2.693 se registraron en territorio nacional, 344 en puestos fronterizos, 261 en los CIE y 116, en embajadas.

La cifra total supone un incremento del 24,4% respecto a 2010 (2.744 solicitudes). No obstante, CEAR tacha esta subida como “anecdótica” ya que esta tasa continúa siendo de las más bajas desde que se aprobó en España la primera Ley de Asilo (1984).

De hecho, España se sitúa en el decimotercer puesto de la Unión Europea (UE) en el ranking de países receptores de refugiados (baja hasta el vigésimo cuarto si la cuenta se hace en número de refugiados por millón de habitantes), frente a países como Francia o Alemania, donde se registraron 56.250 y 53.260 solicitudes, respectivamente, según Eurostat.

Además, sólo 326 personas (el 9,5%) consiguieron protección internacional gracias el Estatuto de Asilo, frente a las 2.512 que no la consiguieron. “Llama la atención –denuncia CEAR en su informe- las denegaciones de protección internacional que se producen de manera sistemática y constante, a pesar del elevado número de solicitantes que provienen de países donde se constatan graves violaciones de los Derechos Humanos, como Nigeria”.

En el conjunto de Europa, el aumento de solicitudes de asilo ha sido considerable, pasando de 259.000 peticiones en 2010 a 301.000 en 2011. Esta situación se explica, según CEAR, por la importante “crisis humanitaria provocada por las revueltas árabes en el Mediterráneo”.

El “bajo” índice de solicitudes en España, en cambio, se debe “a las enormes dificultades existentes para acceder al procedimiento de protección internacional en los CIE, puestos fronterizos y costas”, denuncia la ONG en su informe.

'Muchas personas no vienen a España a pedir asilo porque es uno de los principales países gendarmes, que bloquean la entrada de inmigrantes, y ellos saben que en España es más difícil que concedan el estatuto de refugiado', explicó en la presentación del informe la secretaria general de CEAR, Estrella Galán, informa Efe.

“Tanto en los CIE como en los aeropuertos se han detectado múltiples irregularidades que tienen que ver con el derecho a un asistencia jurídica especializada y con la ausencia de un procedimiento de identificación de personas que puedan requerir determinada protección: menores, víctimas de trata, etc., que hace que muchas de ellas no accedan al procedimiento de protección internacional”, continúa el informe.

En el documento, la organización destaca, además, los casos de Ceuta y Melilla donde “se recrudeció, más si cabe, la imposibilidad de libertad deambulatoria” de los solicitantes de asilo, “al serles impedido el acceso a la península”. Ello contribuye, explica CEAR, a “disuadir” a los solicitantes y, por tanto, en 2011 se produjo “un significativo descenso en las peticiones”.

Por todo ello, la ONG enumera ciertas propuestas para mejorar estas situaciones. Reformar la Ley de Asilo, crear una comisión de expertos que se encargue de realizar una evaluación imparcial de las solicitudes de protección internacional, o crear programas de reintegración en países de origen para quienes tengan opciones de retorno, son algunas de ellas.

En cuanto a los CIE, CEAR pide reducir los plazos de detención de inmigrantes, así como el establecimiento de medidas que permitan a las ONG acceder periódicamente a visitar a los internos, entre otras demandas.

Por último, el estudio denuncia las consecuencias “del recorte de las políticas sociales”, una situación “preocupante”, lamenta CEAR, “por el momento de profunda crisis económica que se está viviendo y cuando, con más claridad, se manifiesta la vulnerabilidad de las personas refugiadas y sus necesidades de protección”.

Galán, por su parte, especificó que, en el caso de CEAR, dicha reducción presupuestaria ascendió este año a un 31%, lo que supone la mitad de la financiación recibida en 2009. Asimismo, la secretaria general de la organización lamentó las consecuencias de este tijeretazo, ya que “puede incidir en las familias que habían conseguido estabilizar su situación y que podrían plantearse su retorno”, concluyó.