Público
Público

El aguijón de los Tigres de Arkan

El arsenal de Bojovic incluía tres Scorpio, el subfusil de los sicarios en los Balcanes

Ó. L. F.

El piso de lujo que Luka Bojovic ocupaba en la novena planta del número 3 de la calle Nino Bravo, en Valencia, no sólo era el refugio de este jefe de los Tigres de Arkan, el grupo paramilitar serbio que asesinó en 2003 al primer ministro de este país, Zoran Djindjic, sino también el lugar donde atesoraba un auténtico arsenal. Allí, ocultas en cajas de cartón y bolsas de plástico, los agentes encontraron la mayor parte de las 14 armas que se intervinieron a Bojovic y a los otros tres mafiosos serbios detenidos el jueves. Entre ellas, unas muy especiales: tres subfusiles Scorpio.

Este arma, de origen checoy poco más de un kilo de peso, es una de las preferidas por los sicarios de las mafias de los Balcanes para cometer sus crímenes, entre otros motivos, por su reducido tamaño es el subfusil más pequeño del mundo y su elevada capacidad de disparo, cercano a los 900 disparos por minuto, según los expertos consultados.

Además de subfusiles, el grupo tenía una escopeta, diez pistolas y 557.000 euros

Sin embargo, los tres Scorpio no fueron las únicas armas intervenidas a los detenidos. La Policía española también encontró nueve pistolas semiautomáticas, un llavero pistola y una escopeta, además de silenciadores, cargadores y abundante munición. Bojovic tenía también 557.000 euros en efectivo, además de documentos de identidad falsos, en los que aparecían fotografías de los arrestados con distintas caracterizaciones, y material informático que los expertos están analizando.

Bojovic y los otros tres detenidos, entre los que están Vladimir Milisavlejic, autor material del crimen de Djindjic, y Sinisa Petric, catalogado por Interior como un sicario, se negaron ayer a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. Este ordenó después el ingreso en prisión de todos ellos por los delitos de depósito de armas de guerra, pertenencia a organización criminal, falsificación documental y resistencia a la autoridad. Además, la Justicia española ha iniciado los trámites para extraditarlos a Serbia, país que los reclama por una larga lista de delitos, entre los que se incluyen el asesinato de Djindjic y el tráfico de personas, armas y drogas.

El juez envió ayer a los detenidos a prisión a la espera de su extradición

No es la única reclamación internacional que pesa sobre los integrantes de los Tigres de Arkan, rebautizados como Clan Zenum. Holanda también acusa a Bojovic de varios delitos de asesinato y otro de blanqueo de capitales. Por su parte, Hungría señala a Sinisa Petric como a uno de los autores de varios asaltos violentos a casas de este país en el que se produjeron muertes, entre ellas la de un menor de edad.

Más noticias de Política y Sociedad