Público
Público

Aguirre: "Aznar es el presidente de todo"

El ex jefe del Ejecutivo arenga a los diputados del PP en la Asamblea de Madrid

MARÍA JESÚS GÜEMES

'Es el presidente de honor del PP, el presidente de FAES (la macrofundación ideológica del partido), el presidente de todo...'. Así de rotunda, y entusiasmada, se mostró ayer Esperanza Aguirre al recibir a José María Aznar en la Asamblea de Madrid.

La visita estaba revestida de un gran morbo político. Tanto Aznar como Aguirre han sido dos de las personas que más han cuestionado el rumbo que emprendía el PP con Mariano Rajoy al frente. Pero ayer ni se le citó. No era el protagonista.

El ex presidente del Gobierno dio primero un paseo por las instalaciones acompañado por el portavoz del grupo parlamentario, David Pérez, y la vicepresidenta de la Cámara, Cristina Cifuentes. Al llegar al salón de plenos se les sumó Aguirre.

Después, ya a puerta cerrada, Aznar tomó la palabra para dirigirse a los suyos, que aún le contemplan, según algunos de los presentes, con 'auténtica devoción'. Ante los diputados autonómicos, Aznar habló de la crisis económica. Dijo que Zapatero no había sabido reconocerla y que las medidas que estaba aplicando eran equivocadas. Su discurso no fue muy diferente del balance político que realiza rutinariamente Rajoy, pero los asistentes lo encontraron 'enormemente interesante'.

Ni una palabra de Gürtel, aunque tres diputados están imputados

Sobre todo por una idea que lanzó. Aznar señaló que Madrid podía aprovechar la ocasión para convertirse en uno de los grandes centros financieros internacionales, al estilo de Londres, Nueva York o Shangai.

Aguirre tomó nota. Pero ella estaba más interesada en abrir otro debate sobre dos temas: el nuevo modelo de financiación autonómica y el agua. Sobre el primer asunto, lamentó que el sistema se haya modificado de tal modo que 'no se aplique el concepto de equidad' y que 'sólo se pueda obtener más dinero ganando competencias a través de una reforma estatutaria'.

Del segundo, defendió que 'el agua es de todos' y recalcó que a los madrileños les afecta 'cualquier pretensión de querer apoderársela'. No hubo una referencia concreta a Castilla-La Mancha, que en estos momentos negocia su Estatuto en el Congreso. Este lleva meses bloqueado por las diferencias entre comunidades. Dentro de las filas conservadoras, el enfrentamiento se dirime entre la secretaria general y presidenta del PP castellano- manchego, María Dolores de Cospedal, y los líderes valenciano y murciano, Francisco Camps y Ramón Luis Valcárcel. Hace unos días Aguirre se alineó con estos últimos.

Aznar señaló que siempre le había parecido peligroso abordar cambios estatutarios una vez cerrado el modelo autonómico. Y respondió que con el agua, el PP había tenido la solución en sus manos con el Plan Hidrológico Nacional. También se habló de inmigración. Y se reivindicó que fue una norma del Gobierno de Aznar la que estableció que los ayuntamientos incorporaran al padrón a los inmigrantes.Sobre el PP, nada fuera de tono. La única referencia a nivel interno se produjo cuando el ex jefe del Ejecutivo, hablando de 'los problemas de España', manifestó que la llegada de su partido al poder era algo prioritario para solucionar la situación. Y mostró su confianza en que su formación 'estará a la altura'.

Aznar dijo que Madrid podía convertirse en Nueva York

Aznar le echó flores a la presidenta de la Comunidad de Madrid. De lo bien que lo estaba haciendo al frente del Gobierno regional y, por supuesto, de lo bien que lo hizo cuando fue ministra suya.

La invitación fue cursada por el portavoz del Grupo Popular, David Pérez. Fue a él a quien se le ocurrió instaurar este tipo de actividades a la que ya han asistido otras figuras como Arantza Quiroga, Fernando García de Cortázar o Pedro Shwartz. Para algunos es un acontecimiento que viene bien para focalizar la atención sobre el Grupo en 'sentido positivo'. Más después unos meses en los que se han visto azotados por el caso Gürtel. No hay que olvidar que tres diputados del PP fueron expulsados del Grupo por su vínculo con la trama corrupta de Francisco Correa. Ayer, era una historia tabú.

Más noticias