Público
Público

Aguirre cree que igualar a los alumnos empobrece a la sociedad

La presidenta madrileña insiste: "El igualitarismo intelectual es un atentado a las libertades individuales"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Uno de los argumentos esgrimidos por el PP para justificar los recortes de 10.000 millones de euros en Educación y Sanidad es que servirán para mantener —cuando no mejorar— el actual sistema. Pero no todos en el PP sostienen el mismo discurso: Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, no esconde sus preferencias y este viernes las ha vuelto a mostrar en lo que se refiere a la enseñanza pública, según recoge Europa Press: 'La escuela igualitaria impide el progreso de los alumnos'. 

Aguirre, que ya introdujo a principios de curso lo que ella denominó bachillerato de excelencia, afirmó durante su participación en el Congreso Mundial de Educación 2012 celebrado por ACADE, Asociación de Centros Autonómicos de Enseñanza Privada, que el 'igualitarismo intelectual y profesional es un atentado a las libertades individuales'.

La presidenta de Madrid defendió que sus políticas en Educación 'están basadas en la libertad'. 'Educar en libertad supone respetar la peculiaridad'. 'Esa pretensión de que todos han de ser iguales en capacidades intelectuales y profesionales en realidad lo que hace es terminar por impedir el desarrollo de cada uno', añadió.

Aguirre cree queel concepto de escuela igualitaria, propio de la enseñanza pública, 'está empobreciendo también al conjunto de la sociedad que se encuentra sin cauces para que los alumnos puedan dar lo mejor de sí mismos'.

'La escuela igualitraria empobrece a la sociedad'

Aguirre insistió en su conferecia en que la educación es la 'mejor herramienta para poder eliminar las diferencias que provienen del origen social' y reiteró una vez más la idea de que 'los principales responsables de la educación de sus hijos son los padres', y que esa responsabilidad 'les confiere el derecho a elegir la educación. Esta libertad fomenta la competencia entre los centros escolares y conduce a la mejora de la calidad de la enseñanza'.

También lamentó las críticas al bachillerato de excelencia: 'Aspiramos a la excelencia, y eso significa que cada uno desarrolla al máximo sus capacidades. Los dogmaticos del igualitarismo consideran que esto es segregar. Vienen a decir que todos excelentes o mucho mejor, ninguno. Excelentes no podrán ser todos', incidió la lideresa.

Aguirre reconoció que ante la mayoría de sus medidas, como la desgravación por los costes en la enseñanza privada, se ha encontrado con una 'tenaz resistencia'  de la oposición política —y de los propios alumnos, se le olvidó decir— pero aseguró que no la importa porque sus decisiones corresponden a sus convicciones y principios, algunos recogidos en la Constitución como la 'libertad de los padres a elegir la educación para sus hijos'.

Más noticias en Política y Sociedad