Público
Público

Aguirre defiende a sus imputados porque lo están "por tonterías"

Minimiza los casos de algunos acusados por delitos graves. Asegura que no quería incomodar a Rajoy al presumir de listas limpias de la 'Gürtel'

MARÍA JESÚS GÜEMES

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, volvió a liarla ayer al reconocer que en sus listas lleva imputados pero que estos lo están "por tonterías" y no por sacar provecho personal de su cargo público.

La dirigente conservadora, que presumía de haber sacado de sus candidaturas a todos aquellos dirigentes salpicados por el caso Gürtel, cuenta con un mínimo de nueve alcaldables y de un aspirante a diputado autonómico. Se trata de Íñigo Henríquez de Luna, que va en el puesto 37. Este ganó mucho protagonismo durante la crisis interna del PP tras la derrota electoral de 2008 al tratar de impulsar las primarias dentro de su formación.

Dice que para evitar "el follón" ella habría pagado las facturas de los trajes

En el PP de Madrid intentan minimizar algunos procesos en los que algunos de sus cargos se han visto envueltos y defienden que para Aguirre lo "más grave" es todo aquello que tiene relación con la trama dirigida por Francisco Correa. Pero lo cierto es que hay algunas imputaciones muy serias. Entre ellas se incluyen prevaricación, malversación de fondos públicos, tráfico de influencias o delito contra la ordenación territorial. En algunos casos, como en Coslada, están arropadas por la petición fiscal de hasta dos años de cárcel y ocho de inhabilitación.

"Yo he visto alcaldes imputados por tonterías, como por romper el precinto de una obra que era imprescindible para su pueblo", aseguró ayer la presidenta madrileña en una entrevista en Antena 3. En ella también abogó por cambiar el actual "sistema electoral de listas proporcional" por uno "mayoritario". Aunque terminó por reconocer que con ello no se garantizaba que no fueran a figurar cargos con asuntos pendientes con la Justicia.

Aguirre insistió en que ante la más mínima sospecha de que un político pudiera haber utilizado su cargo público para enriquecerse, lo que tenía que hacer es "asumir su responsabilidad" y tratar de "defenderse desde fuera".

Evita responder si aceptaría llevar a Camps en sus candidaturas

En cuanto al caso de los trajes del presidente valenciano Francisco Camps, dijo que si ella hubiese estado en su lugar con el tema de las facturas, habría actuado de otra manera. Y explicó que al no tener "ni idea" de dónde están, habría preguntado "qué se debe pagar" y "ya está". "Si se organiza este follón, yo lo hubiera hecho. Pero cada uno es cada uno", apuntó.

También sostuvo que se siente "querida y apoyada" por Mariano Rajoy y que sus declaraciones no habían sido intencionadas ni dirigidas contra él. En la cúpula conservadora no sentó muy bien que presumiera tanto de haber prescindido de imputados en la trama Gürtel. Con ello ponía en evidencia a su presidente que avaló las listas del PP del País Valencià donde van dos por la misma causa. También levantó ampollas entre sus compañeros valencianos, que salieron a defender automáticamente su "autonomía".

Barranco acusa a la presidenta madrileña de "frivolidad"

Para intentar arreglarlo, Aguirre volvió a argumentar ayer que Camps no se ha enriquecido con la política. Pero lo estropeó de nuevo cuando le preguntaron si lo llevaría en sus listas. La presidenta eludió responder.

El número 3 de la lista socialista a la Asamblea de Madrid, Juan Barranco, no perdió la ocasión para reprochar la actitud de Aguirre: "Corresponde con la frivolidad con la que suele tratar temas importantes", afirmó mientras pedía a los ciudadanos que lo tuvieran en cuenta el 22-M.

En su opinión "banalizar sobre imputaciones de cohecho o tráfico de influencias con diez cabezas de lista del PP de Madrid es demostrar una vez más esa línea habitual, a la que nos tiene acostumbrados, de ver la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio".

La portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Maru Menéndez, también lamentó que la dirigente conservadora calificara de ese modo lo que son delitos "muy graves" simplemente porque lo estaba comparando con los casos de su consejero Alberto López Viejo, su ex portavoz adjunto del PP Benjamín Martín Vasco o el diputado Alfonso Bosch, que tienen "fianzas millonarias".

Más noticias de Política y Sociedad