Público
Público

Aguirre se resigna a repetir como candidata en 2011

La presidenta de la Comunidad de Madrid no da un sí público a Mariano Rajoy

MARÍA JESÚS GÜEMES

Justo antes de que comenzara una conferencia de Alberto Núñez Feijóo se podía ver en un rincón escondido, charlando animadamente y entre risas, a Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón.

La presidenta de la Comunidad era la protagonista del día. El líder del PP había comentado en una entrevista en La Razón que le iba a pedir que repitiera como candidata a las elecciones autonómicas de 2011. Aguirre tenía que responder a su jefe de filas pero se negó a darle un sí público y rotundo, similar al de Gallardón, que el viernes pasado aceptó cumplir con los deseos del líder de la oposición.

Aguirre dijo que le parecía "un honor" que Rajoy pensase que lo estaban haciendo "bien" y que se lo ofreciera pero también recordó que aún "quedan dos años de trabajo para cumplir los compromisos electorales". Como apunte final manifestó su "gratitud" y destacó que confiaba en que los madrileños vuelvan a votar al PP "si el Comité Electoral Nacional decide atender la petición del presidente".

Con estas palabras -que se sumaban a las de por la mañana, cuando reconoció que si aceptaba "sería tripitir-", la líder del PP de Madrid dejaba entrever que se resigna a que ese sea su destino. Además, aprovechó para recalcar que son los órganos competentes del partido los que adoptan esa decisión. Para muchos, esto último, sonó a bofetada a Gallardón quien anunció que lo hacía tras acordarlo con Rajoy. Los que rodean al presidente nacional del PP dicen que no tienen constancia de que haya existido una conversación privada con Aguirre y desmienten la existencia de cualquier tipo de pacto secreto.

En el círculo de la presidenta de la Comunidad de Madrid confirman que no ha sido un tema tratado a puerta cerrada. Destacan que, a diferencia de Gallardón, desde el XVI Congreso Nacional de Valencia Aguirre ha dicho "mil veces" que su intención era volver a presentarse al cargo. Destacan que incluso está documentado: "Lo dijo en el programa 59 segundos en noviembre". También insisten en que cuando la presidenta dice que queda tiempo no va con "segundas" y que es porque ella sabe bien cómo funciona el partido a nivel interno. Tiene la confianza de Rajoy pero además debe someterse a todo un proceso y a una disciplina de partido que, aseguran, ella respeta enormemente.

Entre los gallardonistas creen que Aguirre está "molesta" porque no ha podido convertirse en alcaldesa. Es cierto que comenzó su carrera como concejala y que su ambición municipalista siempre ha existido pero en su círculo desmienten que ese fuera su objetivo para la próxima convocatoria electoral. Recuerdan que ella presume mucho de ser la única presidenta autonómica y que obtiene grandes resultados. Este lunes Aguirre recordó que en las últimas autonómicas obtuvo un respaldo "extraordinario" del 53,3%.

En las filas conservadoras se dispararon los comentarios. Algunos creen que a Aguirre no le quedaba más remedio porque el liderazgo de Rajoy se ha consolidado. Otros la ven "muy debilitada" tras los escándalos de corrupción y espionaje. Y hay quien piensa que son los "efectos colaterales" de las europeas.

También se dice que el anuncio de Gallardón lo ha precipitado todo. Pero en la sede nacional saben que es Rajoy quien quiere tenerlo todo atado aunque queden dos años. Sus colaboradores explican que lo hace por trasladar a los ciudadanos "seguridad y certidumbre" pero mucha gente en el partido está convencida de que lo que quiere Rajoy es tranquilidad interna.

"Ni confirmo ni desmiento" es lo más parecido a una confirmación en boca de un político. Y eso fue lo que dijo el lunes el secretario general del PSOE de Madrid, Tomás Gómez, sobre la posible candidatura para la Alcaldía del ministro de Educación, Ángel Gabilondo, desvelada por Público.

Una actitud similar adoptó Gabilondo. Durante su intervención en un chat de El Mundo, dijo: "Tengo la satisfacción de haber asumido recientemente el Ministerio de Educación. Es a lo que me dedico y lo que me ocupa. Es mi verdadero compromiso con el presidente del Gobierno, con el Gobierno, con el proyecto y con los ciudadanos. Cualquier otra posibilidad o debate no sería en este momento oportuno por respeto a esta dedicación, a esa responsabilidad, a los socialistas de Madrid y a los ciudadanos".

Gómez sí insistió, tras reunirse con la Ejecutiva regional, en que la proclamación del candidato debe adelantarse a "finales de octubre o principios de noviembre", porque Madrid es una ciudad que "no tiene parangón" y es "una cuestión de Estado". Desde la Ejecutiva federal, Leire Pajín dijo que la decisión se adoptará "de forma conjunta".

Más noticias de Política y Sociedad