Público
Público

Aguirre reta a Bárcenas a que tire de la manta

Le pide "de rodillas" que haga pública la información que tenga sobre ella con "mucha claridad y precisión". Indignación en las filas conservadoras porque el tesorero le "marca los tiempos" a Ra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Luis Bárcenas se está convirtiendo en una pesadilla para el PP. Pero Esperanza Aguirre no va a permitir que el tesorero le quite el sueño.

'Le pido de rodillas que toda la información que tenga sobre mí la haga pública cuanto antes y, además, con mucha claridad y con mucha precisión', dijo ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid de forma provocadora.

De este modo, la líder del PP de Madrid salía al paso de una información publicada por El Mundo, en la que se decía que Bárcenas responsabilizaba de su situación a Aguirre y a su mano derecha, Ignacio González. El senador por Cantabria les atribuía algunas de las filtraciones que le habían perjudicado y amenazaba con desvelar aspectos comprometedores sobre ellos.

Los que rodean a la presidenta del PP de Madrid, niegan que, con su respuesta de ayer, Aguirre le estuviera dando credibilidad a unos rumores. Y explican que simplemente atendía a los medios de forma'desenfadada'. 'Ella tiene la sana costumbre de contestar a los periodistas', recordaban desde su entorno, evidenciando aún más el silencio que guarda Rajoy frente al caso Gürtel.

El equipo de Aguirre piensa, además, que es lógico que salga a defenderse porque 'la dirección nacional no hizo nada por desmentirlo desde el primer momento'. En el Gobierno regional se sienten molestos porque se 'intenta desviar el tiro' hacia ellos o hacia Aznar.

Aunque en el PP de Madrid hay personas que piensan que Aguirre está 'nerviosa' y que con lo dicho no hace otra cosa que 'retroalimentar' la historia, ella se confiesa 'absolutamente tranquila'. Asegura que no teme nada. Al igual que el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, quien ayer también mantenía que quien tenga 'algo que decir', lo haga 'públicamente'. A algunos dirigentes conservadores les cuesta creer que Bárcenas haya ido hablando mal de sus compañeros y que esté chantajeando al PP. Quienes le conocen bien defienden que es 'muy prudente' para hacerlo. Para el portavoz del Grupo Popular en el Senado, Pío García-Escudero, el comportamiento que se le atribuye a Bárcenas 'no cuadra' con su forma de ser. Otros, sin embargo, piensan que puede estar 'rabioso' por toda la tensión que padece. 'Querrá morir matando', recalca un miembro del PP.

En las filas de Rajoy se confiesan cada vez 'más perplejos' por el cariz que está adquiriendo esta situación y creen que se está 'embarrando demasiado'. Una entrevista del tesorero del PP, publicada ayer en ABC, no hizo otra cosa que avivar aún más esa sensación. Primero porque a todos les sorprendió que Bárcenas quisiera dar ahora a conocer públicamente su versión de los hechos y, segundo, por su tono desafiante. 'Parece que el que manda es él y no Rajoy. Le está restando autoridad', concluía un diputado tras su lectura.

Fuentes del PP consideran que le está 'marcando los tiempos' al líder del PP y no ven lógico que, teniendo en cuenta el daño que le está causando al partido, sea él quien diga que no está 'en el momento mediático ni procesal' para quitarse de en medio. A muchos les llamó también la atención el detalle de que Bárcenas no se refiriera en ningún momento a Rajoy como 'presidente' y que se 'pavoneara tanto' de que cuenta con su confianza, envenenando aún más la responsabilidad política que le corresponde al presidente del PP por haberlo ascendido a tesorero hace un año.

La frase 'yo le debo mucho al partido y el partido me debe mucho a mí' les sonó a película siciliana. Y el resto, 'un aviso a navegantes'. Eso sí, nadie duda de que, si el tesorero habla, los cimientos del PP se tambalearán.

Desde el círculo de Rajoy reconocen que la brecha que se está abriendo es cada vez mayor. Y destacan que las bases del partido están cada vez más molestas. 'A donde quiera que vaya Rajoy, le preguntan por este tema. Tiene mucha presión encima, tiene que ir dando explicaciones por mítines y pueblos, lo que le resulta tremendamente incómodo', destacan en la sede nacional.

Pero el proceso va para largo. Ayer se conoció que Francisco Monterde, magistrado instructor de la causa contra Bárcenas y el diputado Jesús Merino, había decidido 'incoar diligencias previas' antes de decidir si les cita a declarar como 'imputados provisionales' sin necesidad de pedir el suplicatorio. En el PP indicaron que se trataba de 'un trámite mas'.

Más noticias en Política y Sociedad