Público
Público

El alcalde de Valladolid también ataca a Cospedal

El regidor del PP acusa de "incoherente" a su secretaria general por el ATC

MIGUEL Á. MARFULL

La desautorización pública a la secretaria general del PP a raíz de su opinión contraria a la instalación del almacén temporal centralizado (ATC) en Castilla-La Mancha, tuvo ayer un nuevo protagonista en la voz de uno de los pesos pesados del partido conservador en Castilla y León.

El alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, criticó la "incoherencia" de Cospedal en materia nuclear en los mismos términos en que censuró la actitud del presidente catalán José Montilla. El edil reprochó a la secretaria general de su partido "que diga no a que se ubique [el cementerio] en Castilla-La Mancha, pese a que el PP dice sí a la energía nuclear". "No es de recibo decir sí a la energía nuclear pero no a un depósito de residuos", coronó su argumento el alcalde conservador. No es la primera vez que los reproches a Cospedal a cuenta de la futura instalación del almacén de residuos trascienden las fronteras de la comunidad autónoma en la que la número dos de Rajoy preside este partido, Castilla-La Mancha.

Después de que el Ayuntamiento de Yebra (Guadalajara) se postulase para albergar el almacén contra las órdenes de Cospedal, la responsable regional del partido anunció un expediente al alcalde del PP en una decisión que fue inmediatamente corregida por el responsable municipal del partido de Rajoy, Javier Arenas.

Fue la primera muestra de irreverencia política contra Cospedal en relación con este debate, pero no sería la última, ya que otros municipios de su región se han ofrecido para albergar el almacén nuclear que ella rechaza en su territorio.

El cementerio ha provocado así una reacción de contradicciones en cadena por parte del PP, cuyos representantes han votado en distintas instituciones a favor, en contra o se han abstenido, según el lugar donde se celebrara el debate sobre la conveniencia de acoger este complejo.

El foco del incendio nuclear del PP, abierto ya a otras comunidades, se inició en Castilla-La Mancha y allí volvió a manifestarse ayer. En el pleno de la Diputación de Cuenca -uno de los municipios aspirantes, Villar de Cañas, pertenece a esta provincia- el PP se abstuvo en la votación de una moción contra el cementerio. Hace menos de un año, en la misma institución, los conservadores habían votado en contra.

En esta comunidad, las Cortes regionales debatirán el próximo lunes la cuestión. La portavoz conservadora en el parlamento autonómico, Ana Guarinos, rechazó adelantar su postura. ¿Tiene? "Por supuesto que tiene opinión; ayer [el jueves] la manifestó claramente la presidenta regional del PP". María Dolores de Cospedal, sin embargo, no dijo una palabra al respecto sobre la presencia del vertedero nuclear en Castilla-La Mancha. Al menos no en público. Sí se pronunció en contra el 19 de enero, cuando aseguró que "el PP de Castilla-La Mancha considera que no deben instalarse almacenes nucleares, temporales o no, en la región, en ninguna de sus provincias ni en ninguno de sus municipios".

Guarinos tradujo esta misma declaración de su jefa de filas a otros términos, reduciendo a Guadalajara el mapa regional: "Cuando inicialmente se habla de Castilla-La Mancha, todo estaba centrado en Guadalajara; no se había planteado la más mínima posibilidad de que hubiera un municipio de otras provincias".

Las distintas interpretaciones del PP sobre el mismo asunto, y las diferentes posturas defendidas sobre la localización del cementerio, se vivieron también en Castilla y León, donde varios municipios aspiran a albergar el almacén de residuos. Los conservadores votaron en contra de declarar a Valladolid "libre de cementerios nucleares", como defendió el PSOE en la diputación de esta provincia.

Más noticias de Política y Sociedad