Público
Público

Alonso cree que es compatible conjugar una financiación justa con medidas contra la desaceración

El portavoz del PSOE en el Congreso responde a las advertencias de Montilla sobre un posible retraso en las negociaciones sobre la financiación autonómica 

AGENCIAS

El portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha subrayado hoy que "es posible" hacer un sistema de financiación justo y atender a la vez las dificultades que surjan como consecuencia de la desaceleración de la economía.

Alonso se ha referido de esta forma, en declaraciones a la Cadena Ser, a lo expresado en un artículo periodístico por el presidente de la Generalitat , José Montilla, donde asegura que es inaceptable que se perpetúe la situación de injusticia en la financiación con Catalunya.

"Cualquier ciudadano, con independencia del territorio en el que viva, tiene que recibir prestaciones sociales básicas en condiciones de igualdad", ha señalado Alonso, para añadir que, al mismo tiempo, van a garantizar que haya un nivel todavía más alto de cohesión territorial.

Al respecto, ha comentado que es posible conjugar estos criterios con un sistema de financiación justo y que además ese sistema de financiación es perfectamente compatible con atender al proceso de desaceleración económica que está sufriendo el mundo.

Por otra parte, el portavoz socialista en el Congreso ha hecho hincapié en que los socialistas van "a seguir diciendo no al Plan Ibarretxe por entender que "es manifiestamente inconstitucional".

Tras recordar que el Estado de las Autonomías es un sistema político que ha funcionado bien, Alonso ha apuntado que si hacen falta más reformas estatutarias se harán siempre que "estén dentro de los límites de la Constitución".

"Cualquier planteamiento inconstitucional no va a ser asumido por el PSOE", ha advertido.

En otros aspectos, Alonso también recordó que la iniciativa de reformar la Ley de libertad religiosa "no va contra nadie ni debe confrontar una creencia religiosa con otra", ya que en un Estado aconfesional se debe gobernar desde el respeto a las creencias religiosas e ideologías que cada ciudadano tenga en su vida privada.

Más noticias de Política y Sociedad