Público
Público

Andalucía pide a la RAE que redefina eutanasia

Quiere que se describa como un acto que «produce la muerte de forma directa»

Raúl Bocanegra

El comité de Ética de Andalucía, presidido por la consejera de Salud, María Jesús Montero (PSOE), planteará modificar la definición de eutanasia que aparece ahora en los diccionarios de la Real Academia de la Lengua (RAE) por “altamente imprecisa”. El comité analizó ayer un primer borrador sobre la futura ley andaluza de muerte digna, que entrará en vigor el año próximo, y regulará con precisión casos como el Inmaculada Echevarría, que pidió ser desconectada de un respirador, lo que precipitó su muerte.

La definición que da la RAE sobre eutanasia es esta: “Acción u omisión que, para evitar sufrimientos a los pacientes desahuciados, acelera su muerte con su consentimiento o sin él”. Y lo que propone el comité andaluz es que se precise el término para que se refiera exclusivamente a “las actuaciones que producen la muerte de los pacientes de forma directa mediante una relación causa-efecto única e inmediata”. La inyección letal, por ejemplo.

El comité quiere también que la definición aluda a otros tres requisitos. El primero: “Que las actuaciones se realicen a petición expresa del paciente, reiterada en el tiempo, e informada”. El segundo: que se lleve a cabo “en un contexto de sufrimiento, entendido como “dolor total”, debido a una enfermedad incurable que el paciente experimenta como inaceptable y que no ha podido ser mitigada por otros medios, por ejemplo mediante cuidados paliativos”. Y el tercero: que se lleve a cabo “por profesionales sanitarios que conocen a los pacientes y mantienen con ellos una relación clínica significativa”.

El escritor y académico de la Lengua Álvaro Pombo explicó a Público que el diccionario de la RAE no es enciclopédico, sino de uso. Aun así, se mostró partidario no de eliminar la definición actual, sino de ampliarla. “Se ha tecnificado la palabra. No es la idea de la buena muerte  sin más”, manifestó. El procedimiento para el cambio es largo, pero Pombo consideró conveniente que en la próxima edición del diccionario (previsto para su publicación en un par de años), estuviera ya incluida. Eutanasia proviene del griego eu-thanatos, que significa buena muerte.

Lo que pretende la consejera Montero es clarificar y enriquecer el debate: “El derecho a la muerte digna no significa responder al binomio eutanasia sí, eutanasia no”, dijo ayer.

Más noticias de Política y Sociedad