Público
Público

Empleo Las oposiciones para conductor de autobús en Sevilla, plagadas de irregularidades

Un "error" en la confección de la prueba teórica del concurso público de Tussam ha obligado a anular 17 de las cien preguntas del examen. Este viernes se comunica si se considera válida la prueba y los sindicatos amenazan con demandar.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un autobús de Tussam | Europa Press

M.R. terminó 2016 con un flamante carnet de conductor de autobús y la determinación de conseguir un puesto fijo. Se apuntó a una academia, recopiló todo el temario y ha estado hincando codos los dos últimos años para conseguir una de las 200 plazas que la sociedad Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam) ha ofertado en un concurso de oposición para conformar una bolsa de empleo.

El domingo pasado se presentaron 1.159 aspirantes en un ambiente de calor sofocante. "Empezamos con retraso, a las 10.20 horas. Apagaron el aire acondicionado y, al repartir el cuadernillo del ejercicio teórico, nos comunicaron sobre la marcha que se eliminaban 17 de las 100 preguntas porque no correspondían al temario", comenta con disgusto este opositor sevillano. 

Esa no fue la única "sorpresa" con la que se encontraron los convocados. "Los dos psicotécnicos parecían más encaminados a la búsqueda de un lumbreras para la NASA que a un conductor de autobús", dice con ironía otra compañera en referencia a los 20 minutos que tenían para contestar las 46 preguntas de esta prueba. Este "apuro" acentuó la picaresca y algunos decidieron descubrir los pliegos antes de tiempo. "Me quejé a una de las controladoras de que un chico de mi fila se adelantó en dos ocasiones y comenzó a responder las pruebas antes de tiempo, lo que le daba ventaja. La chica se encogió de hombros y me respondió que no podía hacer nada, que estaban desbordados", afirma. "¡Y no sólo eso! Se suponía que los móviles y otros dispositivos con conexión a Internet estaban prohibidos, pero más de uno se coló en el aula", añade.

La falta de vigilancia se extendió al descanso. "Teníamos unas pulseras rojas para identificarnos pero, como no había control de acceso, hubo compañeros que se las cambiaron con otros que entraron en el recinto más tarde y los sustituyeron en la segunda parte", cuenta A.R., otro aspirante.  La Agrupación Sindical de Conductores (ASC) respalda este testimonio. "A mitad de la  prueba se permitió la apertura de las puertas traseras de incendio de la sala que daban a los aparcamientos permitiendo la salida de los opositores y la entrada de personas no identificadas”, indican fuentes del sindicato.

Una convocatoria polémica

La ASC interpuso en mayo una papeleta de conciliación ante el Sistema Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla) contra las bases de este concurso oposición. Consideraban algunas de las funciones que se incluían no estaban recogidas en el convenio, como la obligación de “conducir el autobús de manera eficiente, responsable, segura y económica” o “atender e informar adecuadamente a los clientes mediante técnicas de atención y comunicación oportunas”. 

El conflicto no se resolvió y la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) inició una campaña en change.org para recoger firmas contra lo que el sindicato calificó como "convocatoria injusta". "Nos encontramos con muchas modificaciones y temarios nuevos, complicados de encontrar. No se puede jugar con el esfuerzo e ilusiones de quienes se preparan para estas plazas durante años", rezaba el texto. Desde el CSIF denunciaban que hacer cambios a un mes del examen suponía una vulneración de los derechos de los aspirantes.

Protestas a las puertas de Tussam

El pasado martes se reunió el tribunal de las oposiciones para ver si se repite el examen teórico o se considera válida la prueba. La decisión de comunicará mañana.

El delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha lamentado los fallos en las oposiciones y considera que la anulación de de esas 17 preguntas “no supone perjuicios para ninguno de los aspirantes".

Los sindicatos discrepan y argumentan que hay razones de sobra para considerar irregular el proceso. "La empresa gestora de las pruebas no facilitó el listado de asistencias ni de incidencias al tribunal, hubo poco personal y caos a la hora de recoger los documentos acreditativos, las cajas que contenían los exámenes fueron abiertas antes del sorteo y no se permitió al tribunal revisar el contenido del examen antes de realizarse", denuncia la Asociación Sindical de Conductores.

En vista de la posibilidad de que el examen no se repita, CSIF ha pedido permiso ante la Delegación de Gobierno y  anuncian su intención de realizar una concentración a las puertas de Tussam el próximo lunes 2 de julio. La sección sindical de esta organización en la empresa municipal advierten que el 3 presentarán una demanda judicial si no se repite el examen teórico.