Público
Público
Únete a nosotros

Los ángulos ciegos de la Transición

Varios expertos ponen el acento en los claroscuros del paso de la dictadura a la democracia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El tránsito del franquismo a la democracia todavía tiene “sombras” que necesitan luz. Así se puso ayer de manifiesto en las jornadas sobre La memoria de la Transición organizadas por el Colectivo contra el Olvido en la Universidad de Valladolid. La única voz discordante partió de Santiago Carrillo, ex secretario general del PCE, quien, al finalizar la jornada, habló así: “En la Transición se hizo cuanto se podía y se debía, por lo que creo que está bien hecha”.

La tarde comenzó reivindicativa con Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) y quien trazó un diagnóstico crítico: “La Transición se vende como modélica, pero era un país en vilo, angustiado pensando que podía volver la dictadura”.

Y en esa idea abundó Andoni Txasco, de la Asociación de Víctimas del 3 de marzo, que reivindica justicia por los obreros asesinados en Vitoria en 1976. Tres décadas después , se quejó Txasco, aquellos hechos “siguen impunes, sin justicia y sin conocer la verdad”.

En un relato extremecedor, Andoni Txasco relató el rosario de inútiles intentos por reabrir el caso de los sucesos de Vitoria : “Nadie quiere descubrir esos hechos”. A su juicio, la Ley de Memoria ha terminado siendo “un fiasco”: “Cinco familias de los fallecidos hemos reclamado ayudas. Para dos ya hemos recibido la autorización, mientras que para las otras tres nos dicen que no”.

También alejado de la visión edulcorada de la Transición, el letrado Alejandro Ruiz afirmó que “la violencia política e institucional es un ángulo ciego de la Transición”. Ruiz sobrevivió a la matanza de Atocha, perpetrada por ultraderechistas en enero de 1977 contra un despacho laboralista. Murieron cinco abogados de CCOO.

“Hay estafadores de la historia que quieren alterar la verdad para eliminar sus responsabilidades”, terció Fernando Ledesma, ministro de Justicia con Felipe González.

La sorpresa la dio Santiago Carrillo, convencido de que los pactos que sustentaron la Transición fueron correctos: “Se hicieron bien, porque si no hubiese sido así, a estas alturas de la historia no estaríamos en un régimen democrático”.

Más noticias en Política y Sociedad