Público
Público
Únete a nosotros

El apoyo de los compañeros de clase

Cinco niñas del mismo centro educativo donde estudia la afectada acudieron con la cabeza cubierta con el hiyab "en solidaridad" con Najwa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'El tema ya va a tener trascendencia internacional. Nos han grabado de la televisión Al Jazeera', señaló ayer Mohamed Said Alilech, presidente de la Asociación de Jóvenes Musulmanes y uno de los portavoces de la familia de Najwa. Efectivamente, el redactor en España de la cadena de televisión árabe, Aïman Zoubir, estuvo ayer durante todo el día en Pozuelo de Alarcón (Madrid) preparando un reportaje sobre la polémica de velo sí, velo no.

'Hay ciudadanos de origen marroquí implicados y nosotros tenemos mucha audiencia en Marruecos. La noticia también la están emitiendo en la televisión marroquí y en páginas web de este país. Es un tema que interesa mucho', señaló Zoubir.

Por la mañana, cinco niñas del mismo centro educativo donde estudia la afectada acudieron con la cabeza cubierta con el hiyab 'en solidaridad' con Najwa. 'No lo hacemos por religión, sino para apoyarla, para que no se sienta sola', señalaron las menores, aunque nada más cruzar la puerta se quitaron el pañuelo de la cabeza. Antes de eso, una aseguró: 'No pasa nada por llevar velo, no contagia a nadie, que yo sepa'.

Al lado de las chicas, se encontraba a primera hora el padre de Najwa, que aseguró que su hija había entrado en una 'depresión profunda' y que él iba a evaluar, después de que hubiese pasado la noche hospitalizada por un ataque de ansiedad, si había 'que ingresarla en un centro psiquiátrico'. 'Ya no come, ni bebe, ni nada', reiteró su progenitor, que llevó al instituto un papel del médico para justificar la ausencia de la chica.

'No pasa nada por llevar pañuelo, no contagia a nadie', afirma una alumna

La puerta del instituto Camilo José Cela se convirtió ayer en un ir y venir de adolescentes expectantes por las decenas de periodistas que hacían guardia. Los profesores pidieron una y otra vez 'respeto' con los menores, y uno llegó incluso a gritar por la ventana: '¡Nos estáis distrayendo!', al ver a los alumnos más pendientes de lo que ocurría fuera a través del cristal que de lo que se explicaba dentro.

A media mañana, la Policía Local de Pozuelo pidió los datos a todos los que esperaban a los alrededores del colegio. 'Es que en el centro hay menores', dijeron como toda explicación. El comunicado que repartió el director del instituto al término del Consejo Escolar insistía en lo mismo: 'La dirección del centro recuerda que la mayoría de nuestro alumnado es menor de edad y el instituto no tiene autorización de sus responsables legales para permitir que se les entreviste y se les tomen imágenes'.

'A mí me da igual', repetían una y otra vez los estudiantes cuando se les preguntaba por la polémica. A la hora del recreo, bocadillo en mano, una minoría sí que discutía el tema. 'Que se quite el velo', decía uno. '¿Qué más te da?, que se lo ponga, no molesta a nadie', contestaba otra. 'Pues entonces yo me pongo una gorra, el reglamento tiene que ser igual para todos. O todos o ninguno', se empeñaba el primero. '¡Pues entonces, nos ponemos todos la capucha!', se envalentonaban en un grupo. 'El reglamento estaba primero, antes de que llegara ella; que se quite el pañuelo', insistía otra chica.

Después de la decisión del Consejo Escolar de no cambiar el reglamento, la familia de Najwa espera contar con el apoyo y la presión de la comunidad musulmana para que la medida no salga adelante.

De momento, ya tienen de su lado a la Unión de Comunidades Islámicas de España, cuyo presidente, Riay Tatari, envió la semana pasada una carta al director del instituto, Eduardo de Bergia, expresándole su malestar por lo ocurrido. Ayer también habló Esteban Ibarra, presidente de Movimiento contra la Intolerancia, que denunció la discriminación y la presión que está recibiendo la menor desde que saltó la polémica.

Más noticias en Política y Sociedad