Público
Público

Arruinan el futuro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Este miércoles 14 de noviembre, la actividad productiva y los servicios amanecen paralizados -con la excepción de los sectores esenciales que cubren los servicios mínimos- respondiendo a la convocatoria de huelga general de los sindicatos, que apoyan los dos centenares de organizaciones sociales, culturales y profesionales de la Cumbre Social. Una huelga que, por primera vez se lleva a cabo el mismo día en Portugal, Italia y España, y que se inscribe en la Jornada de Acción y Solidaridad convocada por la CES con manifestaciones y concentraciones en todos los países del viejo continente. El movimiento sindical planta cara a las políticas de austeridad y recortes que conducen a la recesión y al paro.

En España, sobran los motivos para convocar la huelga general. El Gobierno de la derecha, además de seguir con entusiasmo las medidas de Bruselas, no cesa en su empeño por desmantelar el Estado de bienestar y los servicios públicos y acabar con la arquitectura social y laboral de la democracia. Su especial sensibilidad con las élites económicas y financieras; su nula sensibilidad para con las personas que peor lo están pasando con la crisis; su posición dogmática para reducir el déficit y renunciar a la reactivación económica y a la creación de empleo; el paro que se acerca a los 6 millones, mientras se recortan las prestaciones por desempleo; el millón setecientas mil familias que ya tienen a todos sus miembros sin empleo; la tasa de riesgo de pobreza que ya está en el 27%; los recortes en educación, sanidad y dependencia; el anuncio de recortes en las pensiones públicas; o la insoportable tasa de paro juvenil, por encima del 50%, hacen de la huelga general la respuesta más justa y más digna en la actual situación.

El Gobierno quiere arruinar el futuro del país. Pretende salir de la crisis con un programa de austeridad y recortes del que solo se salvan, incluso medran, las élites económicas y financieras. Y por si fuera poco, asistimos a un gran fraude democrático del Ejecutivo que concurrió a las elecciones con un programa y gobierna con otro. El referéndum para que la ciudadanía se pronuncie sobre los recortes es imprescindible. Así no se puede seguir.

Ignacio Fernández Toxo es secretario general de CCOO

Más noticias en Política y Sociedad