Público
Público

La Audiencia de Barcelona reabre el caso del atropello en Castelldefels

Responde a la petición de las víctimas y entiende que el juez que ordenó el sobreseimiento del caso'vulneró el derecho a la tutela judicial efectiva'

EFE

La Audiencia de Barcelona ha decidido reabrir la causa por el atropello de tren el 23 de junio de 2010 en un apeadero de Renfe de Castelldefels (Barcelona), en el que murieron doce personas, la mayoría de ellos jóvenes sudamericanos que iban a celebrar la verbena de San Juan en la playa.

Esta decisión se deriva del hecho de que la Audiencia ha estimado 'en lo fundamental' los recursos presentados por los defensores de varias de las víctimas contra el auto dictado por el juez encargado del caso, que decidió el sobreseimiento de las actuaciones judiciales por entender que el siniestro se debió a una actuación 'imprudente y temeraria de las víctimas'.

En su auto, la Audiencia señala que se debe continuar con la instrucción de la causa dando 'la oportunidad a la totalidad de las partes para que propongan las diligencias que consideren convenientes'.

Entiende el tribunal barcelonés que en la instrucción del caso se produjo 'evidente vulneración al derecho a la tutela judicial efectiva', lo que lleva a la revocación del auto y a la continuación de la instrucción 'dando la oportunidad a las partes personadas para proponer diligencias'.

No obstante, la Audiencia de Barcelona no da la razón al recurso presentado por las defensas de las víctimas, que califican de rápida y poco profunda la investigación judicial. Sostiene el alto tribunal barcelonés que el juez instructor practicó 'las diligencias esenciales para determinar lo sucedido y que se han llevado a cabo con una celeridad que tampoco puede confundirse con la precipitación'.

El atropello tuvo lugar durante la verbena de San Juan, cuando varias decenas de personas cruzaron las vías para dirigirse a la playa de Castelldefels, sin utilizar los pasos subterráneos.

Un tren Altadis que circulaba en esos momentos por la zona atropelló a las personas que intentaban cruzar las vías y causó la muerte de doce de ellas. Todas las víctimas eran extranjeras, entre las que se contaban siete ecuatorianos, dos colombianos, dos bolivianos y un rumano.

Más noticias