Público
Público

Aznar hace campaña a costa de las víctimas

Duda de que Zapatero deba ser candidato tras "engañar a su país" en terrorismo

LUIS CALVO

Una imagen dibuja mejor que ninguna el espíritu que inspira el Congreso de Víctimas del Terrorismo que se celebra ayer y hoy en Madrid: el público levantado aplaudiendo a rabiar el discurso contra Zapatero de Aznar. Todos los ponentes fueron aclamados cada vez que se acometía contra el Gobierno, pero al ex presidente los aplausos le siguieron desde que entró en la sala. Todos sabían que no les iba a decepcionar y no lo hizo.
Aznar aseguró que estaba retirado de la política activa y acudía en calidad de "víctima del terrorismo". Fue consecuente: hizo lo mismo que todas las víctimas que hablaron. A los pocos minutos ya cargaba feroz contra el presidente Zapatero.

Dudó incluso de su capacidad moral para ser candidato. Según él, en cualquier país "se abriría un inmenso debate" si un candidato "reconociese que ha mentido a ese país". "Me asombra que aquí no haya sido así", recalcó.

Silencio sobre el 11-M

Aunque algunos ponentes habían hablado sobre los "puntos negros del 11-M" , Aznar evitó, tras su comentario, referirse a la gestión del atentado por su Gobierno. Conviene recordar que, entonces, el propio presidente llamó a periódicos para reiterar que la única responsable había sido ETA. Sólo fue uno de los puñales que tenía preparados contra el Gobierno. Ya antes de su ponencia, fuentes de FAES comentaban que Aznar venía cargado de titulares.

Igual que los otros ponentes, criticó, sin citarles, la ausencia del presidente y sus ministros: "Les sobra arrogancia y les falta coraje. Les sobra sectarismo y les falta talento".

Guardaba aún una crítica más. Aznar responsabilizó al Gobierno de la presencia de ETA en las instituciones. Hay 9 diputados y 450 concejales, recalcó, "no porque no haya una ley que lo impida, sino por que no se ha aplicado".

Las víctimas poco antes le habían preparado el camino. Sólo una de ellas evitó cualquier ataque a Zapatero. El resto repetían sin cesar el discurso del PP. Cada vez que se hablaba del 11-M era para echar en cara al Gobierno el triunfo electoral. "Quienes se han beneficiado del atentado están bajo sospecha", aseguró María Angeles Dominguez, presidenta de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M. Se acordaron hasta de Gallardón, aquel que, según otra ponente, "defendía a la misma fiscal que increpaba a las víctimas".

Más noticias de Política y Sociedad