Público
Público

Los barones del PSOE asumen el discurso reformista

Los líderes territoriales hacen suyo el argumentario de la necesidad de las reformas. Se muestran convencidos de la importancia de "hacer un esfuerzo" para pactar con los sindicatos

CAROLINA MARTÍN

Los secretarios regionales y los barones socialistas se fueron de Ferraz, donde habían sido convocados por la dirección nacional para coordinar posiciones sobre el pacto social, cargados de argumentos que trasladar a sus territorios en torno a las "necesarias reformas" que está impulsando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Ya sea la del sistema financiero o la de las pensiones. Todos apoyaron la agenda reformista sin excepciones.

"Los responsables autonómicos del PSOE hemos mostrado nuestra conformidad con este proceso de manera unánime", señaló el presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, elegido portavoz de los dirigentes autonómicos, al término del encuentro. Según el líder de los socialistas andaluces, el apoyo al plan de Zapatero se debe a que persigue "cambiar el modelo productivo para construir una economía más competitiva y garantizar en el futuro el sistema de protección universal". Es decir, los cuatro pilares del Estado de bienestar para los socialistas: sanidad, educación, pensiones y servicios sociales.

Citados a las 10 horas, los líderes autonómicos y los miembros de la dirección nacional del PSOE comenzaron a escuchar al secretario general con algo de retraso. Su exposición fue "muy didáctica y centrada en argumentar todas las medidas que está tomando", explicó uno de los asistentes a la reunión consultados por este diario, remarcando que el objetivo que persigue el presidente es "garantizar la estabilidad financiera del país". Un objetivo con el que se han comprometido los líderes autonómicos y que añaden al de austeridad.

Zapatero desgranó los diferentes procesos reformistas que están agenda, encaminados a ese fin. Aunque la prioridad sigue siendo frenar el déficit, que genera confianza dentro y fuera de España, varios dirigentes coincidieron en valorar la reforma del sistema financiero, especialmente de las cajas de ahorro, como clave en el discurso del secretario general. "Dijo que la reforma de estas instituciones financieras es imparable y que tratarán de establecer un modelo de capitalización para cada una".

Vara se quejó de que las entidades financieras no den crédito

Una afirmación en línea con la preocupación manifestada por varios barones en torno las diferencias que hay entre unas y otras cajas de ahorros. No obstante, señaló el secretario regional de Asturias, Javier Fernández, "nadie ha discrepado en la necesidad de reformar el sistema financiero". En el sentido de preservar el ahorro de la gente y la obra social de estas entidades.

Durante la rueda de prensa, Griñán aclaró la finalidad de esta reforma: "Garantizar un alto nivel de solvencia" que aumente la capacidad de liquidez del sistema. "Queremos que circule el dinero para que nuestras empresas puedan invertir y crear empleo", subrayó el portavoz de los líderes autonómicos.

En esta dirección fue la intervención del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que se quejó de que las instituciones financieras no den crédito. Como ejemplo, expuso las 300 viviendas que tiene listas en la comunidad para ser vendidas, pero a las que no da salida por falta de créditos, no por falta de ganas, porque tiene 400 solicitudes.

En el marco de otras reformas, la del sistema de pensiones protagonizó también buena parte de la reunión. En pleno proceso de negociación con sindicatos y empresarios, Griñán defendió que esta modificación es imprescindible para que el sistema sea sostenible en el futuro. "La reforma quiere garantizar la pensión de mis hijos y mis nietos, no la mía", subrayó, porque esa está asegurada.

El Gobierno valora "el cambio operado en la patronal con el nuevo presidente" 

El líder andaluz afirmó que el "clima ha cambiado radicalmente desde hace tres semanas" y se mostró optimista con la posibilidad de alcanzar un acuerdo. Un escenario que calificó de "muy conveniente". En este sentido, los dirigentes socialistas que participan en las negociaciones valoraron "el cambio operado en la patronal con la llegada del nuevo presidente", Joan Rosell. No obstante, apuntaron que el acuerdo es "muy difícil" y sus únicas armas son "flexibilidad y progresividad". La propuesta del Gobierno gira en torno a retrasar la edad de jubilación a los 67 años, si bien, según Fernández, trabajan sobre dos ejes: la longitud de la carrera de cotización y la discriminación por tipo de actividad.

Varios dirigentes regionales coincidieron con los miembros del Ejecutivo, ahora que comienza el último tramo de la negociación, en la necesidad de hacer "un enorme esfuerzo para conseguir el acuerdo social". El dirigente asturiano también lo vinculó con la negociación colectiva que, en su opinión, es "un elemento determinante".

A preguntas de los medios, Griñán explicó que en este ámbito han coincidido en que "es fundamental fortalecer los agentes sociales".

El erigido portavoz de los socialistas relacionó la reforma de las pensiones con la evolución demográfica española, que para 2030 prevé tres millones más de pensionistas y menos población activa. Sin embargo, esta tendencia se viene observando desde hace años. En la reunión se dio una razón más que justifica la reforma. "La venta de deuda se hace a 15 años y el que compra lo hace previendo el escenario a futuro", explicaron. Por tanto, para generar confianza hay que trabajar al menos a quince años vista.

Más noticias de Política y Sociedad