Público
Público

Barroso dice que el rescate prueba la capacidad de reacción de la UE

El presidente de la Comisión Europea dice no estar seguro de que todos los Estados miembro vean urgente actuar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, ha lanzado este miércoles un mensaje a los euroescépticos, a los que ha recordado que la fórmula de salvamento a la banca española prueba que la UE hace frente a sus problemas. Según el máximo responsable del brazo ejecutivo de la Unión, el rescate del sistema financiero español muestra la 'habilidad' comunitaria para 'reaccionar rápido' ante las dificultades.

En un debate en el pleno del Parlamento Europeo que se celebra en Estrasburgo (Francia) sobre el Consejo Europeo de los próximos 28 y 29 de junio, el presidente de la CE ha sostenido que los Estados miembro deben reconocer que la UE tiene 'un problema sistémico' y ha dicho no estar seguro de que 'la urgencia' de la situación de algunos socios 'se entiende en todas las capitales'.

Ha explicado, además, que el Ejecutivo de la UE siempre ha mantenido que 'la combinación de medidas inmediatas con pasos a medio y largo plazo es parte de la respuesta global que necesitamos para salir de la crisis'. 'La UE ha demostrado una y otra vez que es capaz de tomar las medidas inmediatas cuando son necesarias', ha recalcado y se ha referido en concreto a la decisión 'unánime' del pasado sábado de los miembros de la zona del euro, la CE y el BCE de 'apoyar a España en sus esfuerzos por recapitalizar su sector bancario'.

Ha destacado, no obstante, la importancia de que más allá de estas medidas concretas se tenga una 'perspectiva a medio y largo plazo'. En este contexto, ha asegurado que hay que seguir trabajando para generar crecimiento y ha señalado: 'Hoy quiero proponer que concluyamos un acuerdo interinstitucional sobre la iniciativa de crecimiento, dado la urgencia de la situación es importante dar prioridad a cuestiones clave'.

En su opinión, un acuerdo interinstitucional 'fijaría un calendario rápido y pondría las cosas en marcha', y, además, 'enviaría un mensaje fuerte sobre la cooperación entre el PE, el Consejo y la CE y sería un mensaje fuerte sobre nuestra determinación sobre el crecimiento en la UE'.