Público
Público

Blanco comprueba que no es profeta en su tierra mientras decide si compite en las primarias

El exministro sufre un choque con sus compañeros en la reunión del Comité Nacional de los socialistas gallegos. Sigue sin desvelar si competirá contra Pachi Vázquez por la candidatura presidencial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El runrún de que José Blanco puede pujar por la candidatura de los socialistas gallegos a la Presidencia de la Xunta de Galicia sigue sin despejarse. Este sábado el Comité Nacional del partido puso en marcha el proceso interno de primarias que desembocará en la elección, el 6 de octubre, del contrincante de Alberto Núñez Feijóo, y el exministro no quiso desvelar sus intenciones. Pero también pudo comprobar que, si se decide, no tendrá fácil el camino, por la fragmentación que el PSdeG vive desde tiempo atrás y la competición por el primer puesto en las listas.

Las ganas de Blanco por hacerse notar en la reunión emergieron desde el primer minuto. Él fue el que primero intervino ante el máximo órgano de dirección de los socialistas gallegos tras el discurso inicial del secretario general, Manuel Pachi Vázquez. El exministro, al que varios dirigentes del partido empujan para que se presente en las primarias, apeló a la 'unidad' del PSdeG, destacó que existe una posibilidad de alternancia en Galicia por el desgaste de Feijóo y del PP y animó a sus compañeros a 'vencer la resignación', que se consigue con 'ilusión, proyecto y liderazgo', y no cayendo en debates 'estériles'. El antes todopoderoso hombre del PSOE, hombre de la máxima confianza de José Luis Rodríguez Zapatero durante 11 años (2000-2011), tuvo que soportar la regañina de la presidenta del Comité Nacional y alcaldesa de Silleda, Paula Fernández, quien le pidió que se ciñese a los 'tres minutos fijados por intervención'. Blanco entonces replicó quejoso, aunque con tono 'conciliador', que 'tanto militantes como gallegos tendrán tiempo de escuchar' su posición sobre las primarias 'hasta octubre', según relataron algunos de los presentes en el encuentro, informa Europa Press. 

El hombre fuerte de Zapatero interviene en primer lugar y pide 'vencer la resignación'

Tras el ex número dos de Zapatero, tomaron la palabra un total de 37 dirigentes, como Ismael Rego, Mar Barcón, Francisco Cerviño, Gonzalo Caballero, Guillermo Meijón, Xaquín Fernández Leiceaga, Eladio Osorio, Francisco Rodríguez o el exalcalde de Santiago Xosé López Bugallo. Este precisamente agradeció al exministro 'haber manifestado su disponibilidad al servicio de Galicia', un subrayado que fue interpretado por los asistentes como un 'avance de la intención' de Blanco de competir por la candidatura presidencial, según los testimonios recogidos por Ep. Otros miembros del Comité Nacional como el líder de los socialistas lucenses, José Ramón Gómez Besteiro; el regidor de Lugo, Xosé Clemente López Orozco o el diputado autonómico Ismael Rego expresaron públicamente su apoyo al ex vicesecretario general del PSOE para aspirar a la Presidencia de la Xunta.

Blanco ya comprobó en marzo que su anterior ascendente no servía para barrer en un congreso regional. Él promocionó a la exministra de Medio Ambiente Elena Espinosa para luchar por el liderazgo del PSdeG contra Vázquez. Espinosa perdió, aunque por estrecho margen, 33 votos.  

Hay, no obstante, un obstáculo más en el camino de Blanco: la resolución de la operación Campeón, un caso en el que permanece imputado por el Tribunal Supremo. Si quedara absuelto y libre de todas las cargas, podría decidirse a batirse contra Vázquez. Aun en ese supuesto, tendrá que estar muy pendiente del calendario. El Comité Federal del PSOE tendrá que dar el visto bueno a las primarias gallegas el 8 de septiembre. Del 9 al 24 de septiembre podrán presentarse oficialmente las candidaturas y el 6 de octubre se abrirán las urnas. 

El ex número dos tiene pendiente que el TS resuelva su imputación

Vázquez, muy enfrentado a Blanco y al sector aglutinado en torno al alcalde de Vigo, Abel Caballero –en el que se incluye a la diputada Carmela Silva, retirada de la política por enfermedad–, garantizó un proceso 'transparente y democrático' y pidió expresamente a todos los compañeros presentes en la reunión que las primarias 'no les despisten' del principal problema de la sociedad y que 'no ocupe un solo renglón del poco espacio' de que el PSdeG disfruta en los medios. El líder de los socialistas gallegos defendió un cambio de modelo, una alternativa a los recortes del PP de Mariano Rajoy y de su 'cómplice necesario', Feijóo, con una apuesta por un proyecto de 'crecimiento' que releve al 'sufrimiento' que están padeciendo los ciudadanos.

Al enfrentamiento entre el sector de Vázquez y el de Blanco-Caballero se une un tercer nombre en discordia, Francisco Caamaño, exministro de Justicia y secretario general de los socialistas coruñeses. Caamaño, que apoyó a Carme Chacón en el 38º Congreso Federal del PSOE del pasado febrero (los otros dos grupos respaldaron a Alfredo Pérez Rubalcaba), ya declaró a este diario el mes pasado que no descartaba pujar por la candidatura presidencial

Más noticias en Política y Sociedad