Público
Público

Blanco hurga en la herida del PP: María San Gil

Reprocha a Rajoy que llame "político ejemplar" al imputado Fabra y no a la ex dirigente vasca

ÁNGEL MUNÁRRIZ

Cuando Mariano Rajoy dijo que Carlos Fabra, presidente de la Diputación de Castellón, “es un ciudadano y un político ejemplar para el PP”, probablemente sabía que el precio de regalar el oído al poderoso dirigente valenciano, en un contexto de turbulencias internas en su partido en el que ningún apoyo sobra, le costaría escuchar las críticas maliciosas del resto de fuerzas. Pero lo que es difícil que intuyera el presidente del PP es que, en su respuesta, el PSOE elaboraría un retruécano político para, a la vez que reprocharle su connivencia con un cargo público imputado por diversos delitos, hurgar en la herida abierta por donde más sangra el PP: María San Gil.

“Hay que ver lo que ha dicho Mariano. Bien podría decir que María San Gil es una ciudadana ejemplar, como todos los demócratas que luchan contra el terrorismo en Euskadi”, dijo este domingo José Blanco, vicesecretario general del PSOE, en la clausura del congreso socialista andaluz. Escuchaba sus palabras, entre los invitados, Rodolfo Ares, secretario de Organización del PSE.

Blanco reprochó al líder del PP que dijera que “Carlos Fabra es un ciudadano y un compañero ejemplar, cuando es una persona que está siendo investigada por cohecho, tráfico de influencias y malversación”. La diferencia entre PSOE y PP es, a juicio de Blanco, que el “compañero ejemplar” en las filas socialistas es, por ejemplo, Manuel Chaves, elegido el sábado por quinta vez secretario general de los socialistas andaluces y al que expresó su apoyo para que vuelva a presentarse en 2012 a la Presidencia de la Junta de Andalucía.

Blanco, en su línea, regó su intervención en Granada de gestos de desconfianza hacia Rajoy y su supuesta moderación del discurso. O, más bien, lo salpicó de críticas a “Rajoy”, que en el imaginario del socialista se identifica con las posiciones más extremistas y la línea dura del partido, mientras que “Mariano” encarnaría el discurso centrista. “Mariano podrá demostrar que se separa de Rajoy en su próxima reunión” con el presidente del Gobierno, dijo.

Al hilo de las manifestaciones realizadas por Rajoy en FAES, en las que tildaba de “artificiales” los debates planteados en el 37 Congreso Federal del PSOE, como el aborto y la eutanasia, Blanco dijo que el líder del PP “vuelve a asomar la patita”, en referencia a las posiciones más intransigentes. “Cuando hay debates que suponen reconocer más derechos, igualdad y libertad, el PP asoma la patita con su discurso antiguo, arcaico, antisocial y antifeminista”, afirmó el número dos del PSOE.

El otro gran campo en el que ahora se dirime si el PP ha cambiado su tono de la oposición es, a juicio de Blanco, el empeoramiento de la situación económica, al que el dirigente socialista se refiere abiertamente como “crisis”. “No podemos aceptar la receta de la derecha de generar alarma social para luego justificar los recortes”.

Intentando trasladar al espectro conservador la responsabilidad de la crisis, Blanco reclamó a Rajoy que “reconozca que se ha equivocado apoyando tanto” al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, al que culpó de la crisis financiera en su país y del alza del petróleo.

Impregnada de la esencia de Zapatero


1. Un respaldo casi unánime

La Ejecutiva del PSOE andaluz fue aprobada con 542 votos a favor y 41 en blanco, lo que supone un respaldo del 92,6% de los 585 delegados que votaron. Otros 102 se abstuvieron.

2. Más mujeres que hombres

El nuevo equipo, integrado por 19 mujeres y 18 hombres, queda encabezado por Chaves, que sitúa como presidenta a Petronila Guerrero, presidenta de la Diputación de Huelva.

3. Participación inmigrante

Una de las dos nuevas secretarías, Cooperación e Integración, similar a la impulsada por Zapatero, estará dirigida por el economista marroquí Si Lahbib Chebbat.

Más noticias de Política y Sociedad