Público
Público

El bloque nacionalista sale reforzado

Con 21 escaños, 11 más que en las elecciones autonómicas de 2010, Esquerra Republicana de Catalunya se ha convertido en la segunda fuerza política en el Parlament de Catalunya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con 21 escaños, 11 más que en las elecciones autonómicas de 2010, Esquerra Republicana de Catalunya se ha convertido en la segunda fuerza política en el Parlament de Catalunya. Ni los republicanos más optimistas podían augurar semejantes resultados, tal vez porque tampoco contemplaban el duro revés sufrido por CIU, que no sólo no ha logrado la mayoría absoluta que ha reclamado a lo largo de la campaña si no que ha visto reducido su número de escaños hasta 50, 12 menos que hace dos años. 'Ya no podemos tomar responsabilidades solos, ahora deberemos gobernar acompañados', ha declarado Artur Mas en su valoración de los resultados.

Precisamente a esta reflexión se ha agarrado el líder de ERC, Oriol Junqueras, en su comparecencia post electoral, absolutamente eufórico como nunca antes se le había visto. Lo primero que ha hecho ha sido felicitar a CIU, tenderle una mano a Mas y recordarle que los partidos que han declarado abiertamente el apoyo a una consulta soberanista deben tener un papel en el nuevo escenario político. 'Que nadie dude de que asumiremos toda la responsabilidad que nos corresponde en este momento histórico, y estaremos a la altura de lo que necesita el país. Buscaremos las fórmulas mas adecuadas, hablando con todas las fuerzas, y lo digo en plural'.

'Seremos el socio más fiable del pueblo para ir a la independencia', dice Junqueras

Con la tranquilidad de contar hasta 87 diputados (los 50 de CIU, los 21 de ERC, los 13 de ICV y los tres de la debutante CUP) que apuestan por un referéndum sobre la autodeterminación, el líder de ERC ha recordado que el pueblo se ha posicionado: 'El bloque que se presentaba para avanzar en el proceso independentista sale reforzado'. Asimismo, también ha querido resaltar la recomposición del centro izquierda catalán: 'Dentro del bloque soberanista, han salido reforzados aquellos partidos que han puesto un acento social y de compromiso en la construcción de una alternativa económica más justa y eficaz, e incluimos por supuesto a Iniciativa. Por eso una fuerza que había sido segunda (PSC) ahora es tercera'.

A medida que avanzaba el discurso, Junqueras ha ido perdiendo fuelle, tal vez para demostrar que, a pesar del subidón de la noche, no quiere desprenderse de esa etiqueta de hombre sereno, reflexivo y prudente. 'Seremos el socio más fiable del pueblo para llegar a la independencia y sólo pido a lo ciudadanos que no nos dejen solos. Hay que ser conscientes de la magnitud del reto, de las dificultades del proceso y de las trabas que intentarán ponernos para que no hagamos realidad nuestros sueños'.

Con estos resultados, Esquerra Republicana de Catalunya se resarce del tremendo batacazo sufrido en 2010, cuando Joan Puigcercós perdió 11 diputados y dejó al partido en su ratio parlamentario más bajo desde 1988: diez escaños. Aquel 29 de noviembre, la sede de Esquerra fue un auténtico funeral, con lamentos dirigidos clandestinamente a formaciones como Solidaritat Catalana o Iniciativa. La primera, liderada por Joan Laporta, debutó con cuatro diputados y se negó durante la campaña para las elecciones generales de 2011 a integrar un lista conjunta. La segunda fue la menos castigada por los años de tripartito y sólo perdió dos escaños, quedándose con los mismos que ERC.

Tras el descalabro, Esquerra empezó a meditar una revolución en el partido, pero esta no se tornó en urgente hasta las elecciones municipales de 2011, unos comicios en los que no logró frenar la sangría de votos. Al día siguiente, la dirección del partido, con Joan Puigcercós a la cabeza, presentó la dimisión. Se sucedieron los cambios: Alfred Bosch lideraría la opción republicana en las elecciones al Congreso de los Diputados y Oriol Junqueras se haría con la presidencia del partido. El primero, novelista y ensayista; el segundo, historiador. Ambos, profesores universitarios. La revolución de las letras parecía un buen punto de inicio para retomar la hoja de ruta del partido. Y prueba de ello es que la regeneración enganchó a Josep Lluís Carod-Rovira (el líder que llevó a ERC a lo más alto en 2003, con 23 escaños) rompiendo el carnet de militante de Esquerra.

En el recorrido directo que la calle Pelai ofrece al transeúnte para desplazarse de Plaza Catalunya a Plaza Universitat (y viceversa) asoma discreto el Hotel Catalonia, el lugar elegido por Esquerra para seguir la noche electoral. Ebullición, turismo, aparente tarde de domingo en el centro barcelonés. Hasta que a las siete de la tarde Oriol Junqueras entraba por su puerta y deslizaba una sonrisa traviesa, pícara. Sin mediar palabra, accedía al reservado donde se encontraba el comité de campaña. Una hora más tarde TV3 daba respuesta a la mueca del líder de ERC. La encuesta a pie de urna del canal autonómico otorgaba al partido republicano de 20 a 23 escaños, convirtiéndola en segunda fuerza del Parlament de Catalunya.

La portavoz de ERC, Anna Simó, valoraba a los pocos minutos de la publicación de la encuesta la elevada participación en estos comicios (más de diez puntos por encima respecto a las autonómicas de 2010 y la más alta desde 1988): 'La gente quiere más democracia que nunca y, en un día donde el mundo nos observaba, los catalanes han hecho un gran papel'. También se mostraba 'extremadamente prudente' con los primeros datos, aunque, paradójicamente, en algún lugar cercano a la sala de prensa, abarrotada con más de 100 medios acreditados, 15 de ellos internacionales, estallaban algunos aplausos.

Esquerra ha realizado una campaña donde ha evitado el cuerpo a cuerpo con Mas

Con el escrutinio en marcha, la jornada en la sede de Esquerra recordó por momentos al desenlace de la Fórmula1, con intercambio de posiciones y objetivos a priori inalcanzables. También adelantamientos imposibles, como cuando el PP se situó por encima del partido republicano para ser nuevamente superado unos minutos después. Al final, como en la cabeza de Fernando Alonso, la frustración se fue apoderando poco a poco del Hotel Catalonia, cuyos gritos en cada actualización de escrutinio debían ser cuidadosamente verificados, pues los goles del Barcelona ante el Levante confundían en ocasiones los motivos de la alegría. Pero al contrario que en Interlagos, la sede de ERC registró un giro final que desató por completo a los militantes y simpatizantes del partidos reunidos en el recinto hotelero. Con el 95% escrutado, llegó la explosión de júbilo. El PSC perdía su escaño en beneficio de ERC y ésta se convertía, como el rostro risueño de Junqueras advertía tres horas antes, en la segunda fuerza política catalana.

Esquerra ha realizado una campaña donde ha evitado el cuerpo a cuerpo con Artur Mas. Precisamente por ese motivo, el partido republicano ha insistido en la idea de que serán garantía de que el proceso iniciado por CIU llegará a buen puerto. Está por ver cómo encajarán las piezas y qué facilidades dará el presidente de la Generalitat para que ERC se abrace a su política de recortes en pos de un proceso nacional. Joan Tardá, diputado del Congreso de los Diputados por ERC, especulaba en un corrillo junto a militantes de la dificultad del escenario que se avecina. Y demasiado reciente es la experiencia de ERC como compañera de viaje de PSC o Iniciativa. Tras los errores del tripartito, el partido republicano parece haber adoptado un discurso más moderado, con el que parece haber capitalizar el anhelo independentista pero también el de una reforma social. Llega el momento de demostrar si ERC tenía preparado un papel importante en esta película o si se queda en un cameo.

Cuando el escrutinio avanzaba hacia el 80%, el ex presidente de ERC, Joan Puigcercós, aparecía en la sala de prensa para afrontar una papeleta inédita: atender en inglés a los medios extranjeros Al-Jazeera, Reuters y la Radio Nacional Francesa. Con un acento académico, se refirió a lo acontecido en estas elecciones como algo histórico, mientras repetía a modo de pirueta lingüística varios 'Freedom from Catalonia'. En la intervención también hizo hincapié en la idea de que la jornada era la 'Left Republican party', desconocemos si por equivocación a la hora de traducir el nombre de su partido o para destacar sinuosamente la entrada al Parlamento de la CUP, como ha insinuado posteriormente Junqueras en su discurso final.

Más noticias en Política y Sociedad