Público
Público

Botella hará un estudio para tener "localizados" a los sin techo de Madrid

Las ONG temen un posible "uso político" de los datos

A. G.

Menos de un año después de que el hoy ministro de Justicia y entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, propusiera a su partido, el PP, una ley estatal para que los mendigos "salgan de la vía pública", su sucesora en el Consistorio madrileño, Ana Botella, ha anunciado que encargará un estudio que permita la "localización" de las personas sin hogar para tomar así"conciencia" del problema.

El objetivo de la alcaldesa es tener "una fotografía nocturna de lo que ocurre en las calles de la ciudad con las personas sin hogar". "Esa localización de las personas sin hogar es también una vía para que todos tomemos conciencia del problema y eso nos permita ser más realistas y más sensibles con los desafíos que tenemos en nuestra ciudad", añadió Botella.

Entre 700 y 800 personas duermen en la calle en la capital

La alcaldesa, que en 2010, siendo delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento, consideró que los mendigos dificultaban la limpieza de la ciudad, espera tener lista para el próximo mes de diciembre esa "radiografía" de los indigentes de Madrid. Aseguró, además, que, para la realización del estudio, siempre se tendrá "muy en cuenta la salvaguarda de la intimidad y los derechos de las personas sin hogar" por la "sencilla razón" de que el Ayuntamiento "respeta" su dignidad. Para llevar a cabo el estudio, el Consistorio contará con expertos universitarios y representantes de ONG. Precisamente desde el ámbito de las organizaciones que trabajan con las personas sin hogar se considera que conocer cuántos indigentes hay por las calles de Madrid y en qué condiciones es "una necesidad técnica". No obstante, recuerdan que, en los estudios similares realizados en el pasado, los datos obtenidos fueron objeto al final de "un uso político", según Jesús Sandín, presidente de la Federación de Entidades de apoyo a las Personas Sin Hogar. De este modo, advierte que en 2010, cuando se realizó el último recuento, los datos se utilizaron "para justificar una gestión política [en el sentido de que existen plazas suficientes y los indigentes no las ocupan porque no quieren] y no para mejorar una red de recursos asistenciales que es deficiente".

Sandín no se refiere sólo a la carencia de plazas, sino a que los recursos asistenciales no se adaptan a las necesidades reales de los sin techo. Esta es, a su juicio, la razón principal por la que, según estimaciones del Ayuntamiento, sigue habiendo entre 700 y 800 personas que duermen en la calle en Madrid. "La solución no son sólo más plazas de alber-gue, sino que se atiendan las necesidades", explica.

La alcaldesa asegura que respetará los derechos de los mendigos

Las ONG tienen identificados los problemas que hacen que muchos sin techo se resistan a dormir en albergues. Y es que, en estas insta-laciones, suele separarse a los mendigos de sus parejas, cuando las tienen, así como de sus perros o gatos. Muchos no quieren ir porque no pueden elegir al compañero de litera y también porque, si ocupan una plaza de emergencia (durante 15 días), no les devuelven las mantas y enseres que portan al ingresar. Algunos de los nuevos albergues, como el del Pinar de San José, están muy lejos del centro, donde estas personas tienen su "red social".

Más noticias de Política y Sociedad