Público
Público

Brasil, Cuba, Ecuador y Perú critican las políticas europeas de ajuste

"La confianza no se construye solamente con sacrificios", dice Rouseff. "La austeridad afecta a la mayoría pero sólo beneficia a unos pocos", subraya Correa. El canciller cubano ve el Estado del Bienestar europeo &quot

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las políticas europeas basadas exclusivamente en los ajustes para salir de la crisis han sido objeto de críticas en la Cumbre Iberoamericana de Cádiz por parte de los representantes de Brasil, Perú, Cuba y Ecuador, quienes reclamaron el acompañamiento de medidas de reactivación económica.

La confianza en la economía de un país 'no se construye solamente con los sacrificios' de sus ciudadanos, ha resaltado este sábado la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien ha considerado que la austeridad 'tiene sus límites',

En su discurso en la sesión plenaria de la XXII Cumbre Iberoamericana, que se celebró en Cádiz (España), Rousseff se ha referido a las políticas de austeridad y disciplina fiscal europeas como forma para salir de la crisis económica.

La presidenta ha opinado que para superar la crisis 'hace falta que la estrategia adoptada demuestre resultados concretos para las personas, presente un horizonte de esperanza y no solo perspectiva de más años de sufrimiento'.

'Brasil viene defendiendo, no solo en el G20, que la consolidación fiscal exagerada y simultánea en todos los países no es la mejor respuesta a la crisis mundial, y puede incluso agravarla llevando a una mayor recesión', ha señalado.

La presidenta ha recordado que su país también se vio afectado por la crisis debido a la reducción de los mercados internacionales, ante lo que ha tomado medidas de estímulo económico 'sin comprometer la prudencia fiscal' y ha ampliado las inversiones públicas y privadas en infraestructuras.

'No es solo Brasil, sino toda América Latina muestra de dinamismo económico, de vigor democrático, de mayor equidad social, gracias a las políticas que privilegian el crecimiento económico como la inclusión social', ha señalado.

Opinión parecida expersó el presidente de Perú, Ollanta Humala, quien ha destacado, en su intervención en la Cumbre, que para superar la crisis es necesario establecer 'políticas serias de reactivación económica y no solo medidas restrictivas y de ajuste fiscal'.

La precarización del trabajo sólo trajo a América 'inestabilidad social y crisis políticas', ha dicho. En opinión de Humala, es necesario profundizar conceptos como la inclusión social para reducir la brecha de la desigualdad y la pobreza.

Por su parte, el canciller cubano, Bruno Rodríguz, señaló que el Estado de bienestar, del que se enorgullecía Europa, 'parece en peligro de extinción' y la supervivencia del euro, 'que fue motivo de esperanza, está amenazada'.

El ministro representa en la Cumbre Iberoamericana a su país y al presidente, Raúl Castro, quien está ausente de estas citas desde que asumió el poder en 2006, en sustitución de su hermano Fidel.

'En medio de los embates de una crisis económica global, cuya solución no se vislumbra, las políticas que se aplican en Europa no parecen dar resultados ni lidiar con las causas de los problemas', ha afirmado.

En su crítica a Europa sostuvo que el sistema de integración está atrapado 'en dilemas profundos' y que sus sistemas políticos, que alguna vez 'fueron impuestos como modelo, han perdido legitimidad'.

También sostuvo que Cuba está unida a la Península Ibérica por 'históricos y especiales vínculos' y que la difícil coyuntura actual plantea una oportunidad singular a España y Portugal para articular una política eficaz y mutuamente enriquecedora hacia América Latina, basada en la relación respetuosa entre soberanos iguales.

Además, aprovechó para criticar el propio foro en el que participaba y dijo que las Cumbres anuales no parecen ser ya necesarias, como tampoco muestran serlo las múltiples y frecuentes reuniones sectoriales, de resultados limitados.

Rafael Correa, presidente de Ecuador, ha criticado las 'políticas de austeridad que afectan a la mayoría y sólo benefician a unos pocos', y ha señalado que la deuda pública es 'en parte ficticia', porque los acreedores son los bancos centrales.

En ese sentido, ha recordado la crisis de la deuda externa que sufrió América Latina en la década de los años 90 y que para Ecuador supuso 'la mayor confiscación de dinero' de su historia, debido a los elevados intereses que tenía que pagar. 'La historia se repite ahora en Europa', ha dicho Correa, al pedir a los europeos que no cometan los mismos errores de los latinoamericanos de acumular deudas con elevados intereses.

El líder de Ecuador, país con una de las mayores colonias extranjeras en España, ha agradecido a Rajoy el reciente decreto ley que suspende en España los desahucios de viviendas de familias más vulnerables. El problema de los desahucios, resultante de la profunda crisis económica y elevado desempleo en España, es para Correa una muestra de la 'supremacía del capital sobre los seres humanos', dentro de una 'crisis sistémica' en la que la hay 'gente sin casa y casas sin gente', en alusión a la acumulación de viviendas por parte de los bancos por impago de hipotecas.

Más noticias en Política y Sociedad