Público
Público

A la búlgara... pero convencidos

Los delegados del PSOE salen satisfechos y sin mostrar fisuras del cónclave que rubrica el giro a la izquierda del partido

JUANMA ROMERO

Lo siento. Si espera encontrar en esta crónica voces de militantes socialistas cabreados, si quiere encontrar una fisura potente entre los asistentes al 37 Congreso pare de leer. No hubo ayer forma de hallarlos. Ni siquiera una sonrisa torcida, un cuchicheo envenenado. Nada. No había forma de sacarles del tiesto de la venerada unidad, la venerada cohesión y el venerado motor de cambio. El PSOE ha logrado apretar mucho sus filas, mucho. Sellar un cónclave con un público entregado. A la búlgara, pero con la milicia convencida. Sirva un dato: José Luis Rodríguez Zapatero sólo obtuvo 14 votos en blanco. El resto, 941, a favor.

Los diez sondeados por Público machacan una palabra: “Normalidad”. Todo según lo previsto. “Éste ha sido un congreso de consolidación del liderazgo del presidente, de búsqueda de nuevas ideas”, sostiene Ángel Ramírez, delegado por Málaga. Su compañero Rafael Pacheco –invitado al cónclave, aunque es senador por Cáceres–, remarca la “diferencia con lo de hace 15 días”. Léase congreso del PP. “No se puede pensar en socialismo sin pensar en cambio”.

Ferraz ha conseguido aplacar por el momento la impaciencia de una militancia más exigente. “Es una piedra clave y un mandato al Gobierno. Debe cumplirlo y debemos hacernos fuertes”, insiste el murciano Antonio Gomáriz. Carmen Ferrer, delegada por Ibiza, habría ido “más lejos en aborto o laicidad”. “No me habría andado con tanta sutileza, pero entiendo que es normal”. Ainhoa García, de 26 años y edil de Torrejón de Ardoz (Madrid), irradia una satisfacción sin matices: “Se han cumplido todas mis expectativas. Me enorgullece que hayamos avanzado en aborto, eutanasia, cambio climático... Ya tocaba”. Otro joven, Raúl Perales, coincide: “He visto apuestas claras. El partido ha ido todo lo lejos que queríamos las Juventudes [JSE]. Este Gobierno es de izquierdas”. Y completa: “Todo joven que quiera transformar la sociedad, que crea en la política y persiga las utopías ha de ser de izquierdas”.

El congreso se ha convertido en un espejo para algunos. El horizonte. Lo explicaba ayer a Público el ecuatoriano Raúl Patiño, dirigente de la gobernante Alianza PAIS, invitado por Ferraz. “Me impresiona el debate democrático intenso, la inquietud por los ciudadanos, no por el partido”.

Pocas imágenes bastarían para sintetizar esa unidad. La ovación cerrada a la dirección. La muralla de delegados que estos días hacía pasillo a un Zapatero henchido de liderazgo. Las fotos constantes con él, con la estrella triunfante. La sonrisa entusiasta. “Supimos elegir secretario general en 2000, ¿eh?”, inquiere Ainhoa. Para Pacheco, “ha cuadrado el círculo con su dirección”. Él, extremeño, interpreta lo de la “Ejecutiva bebé” del rebelde Juan Carlos Rodríguez Ibarra. “Estoy con él en que el partido tiene que tirar de los veteranos, y también abrir la puerta a gente como Pajín”.

El jefe Zapatero es adorado. “Estuve en el congreso de 2000”, recuerda Gomáriz. “No pensé que sería presidente tan rápido. Sí vi que era el único que podía llegar a hacerlo. Aquello fue pura democracia. Hubo morbo, tensión”. ¿Y en 2012? “Podría haberlo si se va”, replica su compañera Carmen Porras. “Veremos cómo evoluciona todo”.

La política, tanta política, casa con desfogue. “Hay que disfrutar de Madrid, que Gallardón, aunque esté mal decirlo, la tiene preciosa”, sonríe Ángel Ramírez. Gomáriz confiesa que se corrió una juerga “guapa y buena” en las fiestas del Orgullo Gay el sábado. A Chueca también fue Raúl, el tiempo justito para estar “presentable” en la clausura. “Los buenos nos fuimos al fiestón del Orgullo”, le lanza Daniel Méndez, líder de las JSE de Madrid, a su colega César Luena, diputado por La Rioja. “Claro, fuimos a convencer a los del Bernabéu, que muy rojos... pues va a ser que no son”.

 

Murcia es un agujero negro para el PSOE. Por eso Carmen saluda que se haya matizado la política de agua del Gobierno. “Sale un compromiso mayor”. Cree que su partido ha “fallado en comunicación” en la región.

Si le mencionas Pajín a Raúl, estalla la devoción de fan: “Estamos orgullosísimos de ella. ¡Santa Leire, no, vaya! Pero es un referente, la política diez”. Para Raúl, no es lo mismo: “La izquierda dialoga, llena de ideas”.

Los blogueros del congreso la han rotulado como “reportera estrella”: no ha parado de hacer entrevistas con su Nokia N95, “más frescas y cómplices que las que hacéis los periodistas”, dice. ¿Sufrirá Zapatero por la crisis? “Un Gobierno que trabaja no se desgasta”.

Roldán, viceministro ecuatoriano, se ha quedado “fascinado” por la “apuesta por la diversidad y la renovación ideológica”. Eso sí, no le ha gustado la actitud del PSOE con la directiva de retorno, “un duro golpe”.

 

Más noticias de Política y Sociedad