Público
Público

Carod y Puigcercós rebajan las tensiones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La temperatura entre Josep-Lluís Carod-Rovira y Joan Puigcercós desciende unos grados. Después del golpe de efecto que el secretario general dio el lunes dejando la Generalitat sin el plácet del presidente del partido y de las declaraciones de éste el martes, ayer los dos evitaron profundizar en polémicas e incluso brindaron en público en la despedida de Joan Ridao del Parlament.

Los afines a Carod y a Puigcercós mostraban ayer voluntad de rebajar hostilidades en público aunque asumían que difícilmente habrá 'marcha atrás' en la carrera por liderar el partido, que se dirimirá en el congreso de junio. Puigcercós no dejó su tono de los últimos días ante la prensa y pidió 'tranquilidad para afrontar los retos que tiene planteados Esquerra'.

Apoyos al secretario general

El secretario general afirmó que después de los malos resultados del 9-M la bronca interna 'no beneficia a nadie'. Puigcercós, que el martes recibió apoyo público de las influyentes juventudes del partido, obtuvo ayer el del conseller de Innovación de la Generalitat, Josep Huguet. Dando pistas de cual podría ser la salida para no poner a la militancia en un brete afirmó que, a su entender, Carod podría seguir siendo presidente de Esquerra y Puigcercós debería ser candidato a la Generalitat en el 2010.

El congreso de Esquerra se convocará en el consejo nacional del 29 de marzo. El cónclave se prevé tenso porqué deberá aprobar las normas del congreso republicano y los dos sectores mayoritarios y las dos minorías críticas querrán llevar el agua a su molino. Los afines a Puigcercós controlan el máximo órgano entre congresos.