Público
Público

Cascos recupera la teoría de la conspiración: "Hay una camarilla policial dedicada a fabricar pruebas contra el PP"

El ex vicepresidente del Gobierno califica al juez Garzón de " anormalidad democrática".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francisco Álvarez Cascos, ex ministro de Fomento y ex secretario general del PP durante la etapa en la que germinó la trama de corrupción liderada por Francisco Correa juzgada en el caso Gürtel, ha restado toda credibilidad a los más de 50.000 folios del sumario que instruye el juez del Tribunal Superior de Justicia de Madrid Antonio Pedreira y ha acusado a 'los policías que investigan al PP' de ser una 'camarilla' que 'está falsificando papeles y preconstuituyendo pruebas' contra el partido.

'Algunos se hicieron famosos por falsificar los papeles de Laos', ha subrayado en referencia al caso Luis Roldán

La vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, exigió a Álvarez Cascos que 'presente pruebas' de sus 'gravísimas' acusaciones o 'rectifique'. 

Entre esas supuestas pruebas preparadas ha aludido al viaje que realizó junto a su esposa a Lanzarote en 2003 y que, según refleja el sumario, fue sufragado por los cabecillas de la red corrupta. Cascos no ha ofrecido ni un solo dato que contradiga la acusación, aunque sí ha justificado la concesión de contratos a Francisco Correa en  que las ofertas que presentaba eran 'más atractivas' económicamente que las de otras empresas y que 'no había quejas de su servicio'.

'Hasta ahí puedo dar fe de que eso es lo que conocimos los que en ese momento estábamos en el PP. Si luego Correa se metió en otras andanzas, en otros ámbitos de tipo institucional o municipal, yo lo ignoro', ha reconocido antes de recalcar que 'en absoluto' los dirigentes del PP tuvieron 'sombras de duda' sobre 'la conducta', 'los comportamientos' o 'los métodos irregulares o delictivos de esa trama'.

Cascos ha recuperado la teoría de la conspiración, que los propios conservadores despreciaron, contra el PP. El partido, asegura, 'se enfrenta a una operación donde está clarísima la intencionalidad política de los promotores. Ni partidos, ni empresas, ni clubes, ni medios de comunicación tienen medios especiales de investigación, ni policía, ni agentes tributarios... Queremos confiar en la imparcialidad de instructores, policías, de fiscales. Eso no se da en estos momentos en el proceso instruido contra el PP'.

El ex ministro subraya que la instrucción del caso Gürtel 'está viciada en su origen' por culpa de Garzón

Sin decirlo de forma explícita, Cascos ha situado en el centro de la conspiración al juez Baltasar Garzón —primer juez instructor del caso Gürtel—, quien tiene una 'animadversión pública y proclamada' hacia el PP, lo que permite sospechar de su 'imparcialidad y ecuanimidad'. La instrucción del caso Gürtel 'está viciada en su origen' por culpa del juez Garzón, al que el ex ministro ha definido de 'anormalidad democrática de la que debería tomar nota el Consejo General del Poder Judicial'. 'Es el único personaje que, en un mismo año, ha formado parte de los tres poderes: el ejecutivo, el legislativo y el judicial', ha denunciado.

'Algunos se hicieron famosos por falsificar los papeles de Laos'

Por todo ello, tanto el PP como las personas del partido afectadas en la instrucción del caso Gürtel 'tienen toda la razón para no considerarse juzgados con ecuanimidad'. Entre ellos Luis Bárcenas, que ayer dimitió de forma definitiva como tesorero del PP y presentó su 'baja temporal' como militante del partido por las decenas de pruebas que le vinculan con la trama corrupta.

Al respecto, Cascos ha reconocido que es amigo de Bárcenas 'desde hace más de diez años' y que, por eso, nunca hablará mal de él. ''Es mi amigo. A los amigos y a las personas que pueda ayudar las ayudaré siempre y, como estoy convencido de su inocencia, estoy seguro de que sabrá defenderse y que saldrá airoso del envite durísimo al que está siendo sometido', ha augurado para zanjar: 'No me consta ni una sola de las irregularidades que se le imputan'.

En una entrevista concedida a la cadena Onda Cero, Álvarez-Cascos ha reconocido que le hace 'gracia' que 'la estrategia de acoso' que sufren los conservadores esté liderada por el PSOE, 'con lo que tiene encima como partido'. 'No a todos los políticos se les juzga con el mismo rasero', se ha lamentado.

A Cascos le hace 'gracia' que 'la estrategia de acoso' al PP esté liderada por el PSOE, 'con lo que tiene encima como partido'

Francisco Correa, presunto jefe de la trama corrupta, contó al juez Antonio Pedreira cómo en el primer tercio de los 90 las empresas del conglomerado Gürtel se instalaron en la órbita del PP, hasta trabajar casi en exclusiva para el partido, y cómo lo lograron gracias a Luis Bárcenas y a otros dirigentes de la formación conservadora, entre ellos Francisco Álvarez Cascos.

Cascos se ha negado a realizar una sola crítica a su formación: 'Las criticas tienen que ser oportunas, ahora no creo que sea el momento ni yo estoy en una circunstancia que me permita lanzar críticas', ha señalado. Aun así, no ha desaprovechado la ocasión para recordar a los conservadores que 'tenemos que ser más exigentes'. 'Hay algo que a veces se ignora o no se quiere reconocer, porque claro, le quita morbo y probablemente intensidad, y es que no hay ideologías redentoras ni estatutos redentores. La maldad o el vicio está en las personas y a partir de ahí tiene que ver actitudes o respuestas por parte de los partidos', ha insistido.

El vicepresidente del primer Gobierno de José María Aznar se jactó el pasado 31 de marzo en una entrevista en la Cope de que existe 'una marea creciente de personas' que cree oportuno que regrese como candidato en Asturias.

Más noticias en Política y Sociedad