Público
Público

Chacón reconoce que los piratas tienen el 'Vega 5'

La ministra rompe el silencio del Gobierno sobre la situación del pesquero

IÑIGO ADURIZ

Apenas dedicó una escueta frase al asunto, pero la ministra de Defensa, Carme Chacón, se convirtió ayer en el primer miembro del Gobierno que reconoció que los piratas somalíes están detrás de la desaparición, el pasado 30 de diciembre, del buque mozambiqueño Vega 5 en el que trabajan dos ciudadanos gallegos.

Chacón pronunciaba su discurso con motivo de la celebración de la Pascua Militar, cuando advirtió de que el "problema de la piratería persiste porque sus raíces están tierra adentro y se alimentan de la situación de inestabilidad que vive Somalia". Fue entonces cuando la ministra consideró que esa situación la "atestiguan" las 28 naves "afectadas" y sus 650 tripulantes, "entre ellos dos españoles".

En la embarcación, contratada por Pescanova, trabajan dos gallegos

Se refería al capitán y al contramaestre del Vega 5, ambos gallegos. Chacón rompía así el silencio mantenido por el Ejecutivo desde que el pasado lunes se conociera la desaparición del buque, que trabaja para el Grupo Pescanova. El Ministerio de Asuntos Exteriores se negó desde entonces a considerar lo ocurrido como un secuestro, pese a que tanto la operación Atalanta de lucha contra la piratería en el Índico como el Gobierno mozambiqueño sostienen que detrás de la desaparición están los piratas.

Ayer, incluso, fuentes de Defensa intentaron matizar las palabras de la ministra, al señalar que con sus palabras se refería a que "todos los indicios apuntan a que se trata de un secuestro, aunque no se tiene certeza".

Fue visto el miércoles a 260 millas de las costas de Somalia

Por el momento, todas las autoridades consultadas mantienen la cautela al respecto. Y es que, según recalcó un portavoz de la operación Atalanta, el principal objetivo es "garantizar la seguridad" de los 24 tripulantes que viajan a bordo de la embarcación que, según los primeros indicios, habría sido secuestrada el día 30 mientras faenaba en las costas mozambiqueñas cerca del archipiélago de Bazaruto.

Pese a que esa zona está situada a cientos de millas al sur del perímetro en el que la Atalanta realiza su vigilancia, los efectivos de la misión de la UE siguen desde el día del rapto el rastro del buque. El portavoz de la operación aseguró también que el pesquero fue visto por última vez en la mañana del miércoles a la altura de Kismaayo, a 260 millas de la costa somalí.

Más noticias de Política y Sociedad