Público
Público

Cientos de personas reciben a pedradas al principal sospechoso de la muerte de Mari Luz

El acusado y su hermana llegaron a la Audiencia Provincial de Huelva entre gritos de "asesino"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

 

 

Unas 600 personas recibieron en la tarde de hoy con lanzamiento de piedras, tirando vallas y al grito de 'asesino' al principal acusado por la muerte de la menor de cinco años Mari Luz Cortés, y a su hermana a la llegada a la Audiencia Provincial de Huelva desde la provincia de Cuenca, de donde partieron hacia las 9.00 horas.

La llegada a la Audiencia Provincial se produjo en torno a las 17.10 horas de hoy bajo unas medidas de seguridad extremas compuestas por numerosos efectivos de los antidisturbios de la Policía Nacional y escoltado por varios furgones policiales, por cuanto a su llegada le esperaban más de 600 personas al grito de 'asesino' y 'criminal'.

Una vez en el Palacio Provincial de Justicia, tanto el acusado como su hermana han pasado a disposición del Juzgado de Instrución número 1 de Huelva, que será el encargado de dictaminar su ingreso o no en prisión preventiva. La mujer del sospechoso quedó ayer en libertad con cargos.

Los vecinos de El Torrejón esperaban desde primera hora de esta mañana ante la Audiencia Provincial de Huelva la llegada de los detenidos, que están acusadas de un delito de 'homicidio imprudente'. 

Periodistas heridos 

Un cámara que trabaja para una productora del canal televisivo Cuatro y una redactora de Onda Cero Huelva resultaron heridos al recibir el impacto de objetos contundentes durante la avalancha que se produjo frente a la Audiencia.

Así, el cámara necesitó asistencia sanitaria y tuvo que ser trasladado en ambulancia a un centro médico cercano tras recibir el impacto de una piedra en la cabeza, mientras que la redactora de Onda Cero recibió un golpe en la boca procedente de un objeto no identificado por el que no tuvo que recibir asistencia.

En busca y captura 

 

El sospechoso tenía pendiente de cumplir la condena de dos años y nueve meses de cárcel que le impuso en 2002 el juzgado penal 1 de Sevilla por el abuso sexual de su hija de 5 años, pena que aún no se había podido ejecutar porque el acusado estaba en paradero desconocido.

Además, fue condenado en diciembre de 2004 por el juzgado penal 4 de Sevilla a dos años de cárcel por abusar sexualmente de una niña de 9 años, a la que sorprendió en la escalera de su vivienda.

Por este hecho, se le condenó a 21 meses de cárcel por abuso sexual y a otro año por falsedad en documento oficial, pues falsificó un supuesto parte médico en el que se acusaba de los abusos al profesor de gimnasia de la niña en el colegio público Almutamid de Sevilla.

Fuentes judiciales han informado que el acusado estaba en situación de búsqueda y captura, ya que cuando la condena fue confirmada por la Audiencia provincial abandonó su domicilio y no pudo ser localizado.

Más noticias en Política y Sociedad