Público
Público

CiU presiona en víspera de la bilateral de financiación

Mas y Duran i Lleida cuantificaron en 5.230 millones de euros la inversión extra en Catalunya con la aplicación del Estatut

FERRAN CASAS

CiU no está dispuesta a aceptar que ni Zapatero ni el tripartito catalán obren algún tipo de rebaja a la previsión del Estatut en materia de financiación autonómica. En vísperas de la reunión de la comisión de asuntos financieros Estado-Generalitat que el miércoles se reúne en Barcelona para abrir la negociación formal, la federación solemnizó su exigencia. Ni Artur Mas ni Josep A. Duran presentaron propuestas nuevas pero si cuantificaron lo que, según ellos, la aplicación “estricta” del Estatut supone: 5.230 millones de euros más para Catalunya por año.

La cifra es la resultante del aumento de recaudación por la cesta de impuestos (ya tasada en el Estatut) sin recortar lo que ésta recibe del fondo de suficiencia. La Generalitat recordó, sin embargo, que siempre que el Estado ha revisado el sistema (y por tanto mejorado la financiación de Catalunya) ha recortado lo que se recibía del fondo. Una delegación de CiU se reunirá hoy con Castells para conocer su posición antes de la reunión con el Estado. El número dos de Castells, Martí Carnicer, lamentó que la “postura extrema” de CiU la sitúe fuera de lo que prevé el Estatut, dejando a entrever que la tan anhelada unidad catalana puede estar en riesgo en un momento clave.

En palabras de Mas, que defendió cómo CiU negoció el modelo actual en el 2001 y el del Estatut, la solidaridad “no puede seguir lastrando el crecimiento de Catalunya”. Al líder nacionalista le arropó, además de Duran, el ex president Jordi Pujol, ex consellers de Economía y la cúpula de CiU al completo.

Por otra parte, el portavoz de Esquerra en Madrid Joan Ridao criticó la actitud de Zapatero en el debate de la financiación. Le acusó de actuar “como un vendedor de mantas” con los territorios actuando con una “demagogia impresentable”.

Más noticias de Política y Sociedad